El comercio electrónico se acelera

Las órdenes desde el confinamiento a raíz del COVID-19 catapultan el crecimiento del comercio electrónico en 3 o 4 años hacia el futuro, ofreciendo oportunidades para que firmas dueñas de marca y co-empacadores trabajen en su estrategia en este campo.

Anne Marie Mohan, Editora de la revista Contract Packaging
Anne Marie Mohan, Editora de la revista Contract Packaging

Al igual que una piedra arrojada a un estanque, los efectos de la pandemia de COVID-19 se han extendido hacia afuera, causando cambios de gran alcance en casi todos los aspectos de la vida. En la industria de alimentos y bebidas, los pedidos desde el confinamiento en los hogares han provocado un cambio en los tipos de productos más demandados y la forma en que los consumidores obtienen esos artículos.

Según un informe de Adobe Analytics de junio 2020, los primeros seis meses de este año generaron $ 368.800 millones en ventas en línea, una diferencia de $ 77.000 millones en el gasto esperado. Si bien los pedidos de compras de comestibles en línea han disminuido un poco desde su punto máximo (Adobe informó una disminución del 18% en las ventas diarias promedio en junio), la mayoría de los expertos coinciden en que es improbable que las tasas de compras de comercio electrónico caigan a sus niveles previos a la pandemia.

"Estamos viendo señales de que las tendencias de compra en línea formadas durante la pandemia pueden ver una adopción permanente", dijo Taylor Schreiner, Director de Adobe Digital Insights, en un comunicado.

Del mismo modo, al comentar sobre un estudio de eMarketer, el analista principal Andrew Lipsman dijo: "Ciertos comportamientos de comercio electrónico como las compras de comestibles en línea y hacer clic y recolectar han catapultado permanentemente tres o cuatro años en el futuro en solo tres o cuatro meses".

Como resultado, las empresas de bienes de consumo empacados (CPGs) ​​tienen que acelerar, si no construir desde cero, sus estrategias de comercio electrónico para no quedarse atrás. Por ejemplo, en mayo, PepsiCo lanzó dos sitios directos al consumidor (D2C): PantryShop.com y Snacks.com, que ofrecen una variedad de sus productos de alimentos y bebidas.

Gibu Thomas, vicepresidente senior y jefe de comercio electrónico de PepsiCo afirmó al respecto: “En estos tiempos inciertos, a medida que más y más consumidores están utilizando canales de comercio electrónico para comprar alimentos y bebidas, PantryShop.com y Snacks.com ofrecen a los compradores otra alternativa para facilitar y acceso rápido a los productos que aman".

Los productos disponibles en estos sitios comprenden cajas de una variedad de productos PepsiCo. Para un co-empacador, un trabajo como reempacar productos PepsiCo en multiempaques recae directamente en su dueño principal, al igual que muchas otras capacidades necesarias para el éxito del comercio electrónico, como la cadena de suministro y la logística, la disponibilidad en almacén, las capacidades de aplazamiento del embalaje, la flexibilidad, y agilidad.

COVID-19 no tiene un lado positivo, especialmente para aquellos cuya salud se ha visto directamente afectada. Pero para las firmas dueñas de marca y los co-empacadores, ha representado oportunidades para nuevas asociaciones y para servir a los consumidores con los productos que desean y necesitan, cuándo y dónde los necesitan. Y, en estos tiempos, lo que está en juego no podría ser mayor.

>>> Lea más sobre el impacto del COVID-19 aquí:

Percepciones de fabricantes de productos de consumo empacados en Latinoamérica sobre impacto de COVID-19

Impacto de COVID-19 en la industria de empaque: Expectativas distintas ante una misma realidad

Cambiantes escenarios para la industria de maquinaria de envasado en México

Webinar de EXPO PACK México 2020: Crecen los empaques en el mundo a pesar de la pandemia

Más en Comercio electrónico