¿Podrían los fabricantes originales de equipos convertirse en cofabricantes?

Firmas dueñas de marca piden ayuda a los fabricantes de maquinaria de empaque mientras buscan formas de ser más ágiles frente al comercio electrónico

Panel de firmas dueñas de marca durante la Reunión Anual de PMMI, este noviembre en Cincinnati
Panel de firmas dueñas de marca durante la Reunión Anual de PMMI, este noviembre en Cincinnati

Una de las sesiones más populares en la Reunión Anual de PMMI (PMMI Annual Meeting) es el panel de empresas dueñas de marca, ya que les da a estas empresas la oportunidad de hablar con franqueza sobre los problemas que enfrentan en la planta y en las líneas de envasado. Como parte de eso, también discuten formas en las que sienten que los fabricantes de máquinas pueden ayudar.

El panel de este año, que tuvo lugar durante la reunión de PMMI en Cincinnati, Estados Unidos en noviembre, no fue diferente. Los fabricantes de maquinaria para empaque escucharon a representantes de Colgate-Palmolive, Procter & Gamble (P&G) y The Scotts Miracle-Gro Company, quienes hablaron sobre los desafíos relacionados con las instalaciones de equipos, la necesidad de una mayor automatización y una fuerza laboral de alta tecnología, así como también cómo la tecnología, tendencias como la Industria 4.0, y los hábitos de compra de los consumidores en constante cambio, tendencias que están generando la necesidad de una mayor flexibilidad en la fabricación.

Juan Herrera, gerente de operaciones en Colgate-Palmolive, inició la conversación describiendo su mayor desafío, que es el equipo instalado en el sitio después de la prueba de aceptación de fábrica (FAT, por su sigla en inglés). "Cuando instalamos equipos nuevos, lleva seis meses alcanzar la eficiencia que deseamos, pero no podemos permitirnos esperar tanto".

Herrera señaló un ejemplo de hace varios años cuando la compañía estaba instalando una nueva llenadora que, al trabajar a través de la FAT con el proveedor del equipo, cumplió con todas las tasas de eficiencia definidas. “Pero cuando entramos en las pruebas internas en nuestra planta, las tasas que esperábamos alcanzar eran 10% más bajas. Nos tomó alrededor de cuatro meses encontrar una solución para llegar a las tasas que habíamos definido”, dijo.

 Herrera les pide a los fabricantes originales de equipo que prueben el equipo en circunstancias más realistas durante la prueba de aceptación de la fábrica, FAT, como dejar que la máquina funcione durante ocho horas como si estuviera en el piso de la planta.

 Bryan Mahoney, director de empaque y dispositivos en Scotts Miracle-Gro, estuvo de acuerdo en que debería haber una colaboración más directa con los proveedores durante esta prueba, pero esa cooperación debe continuar una vez que la máquina se implemente en la planta. Mahoney señaló que muchas veces la nueva automatización se integra con las líneas maduras existentes, lo que significa que hay una nueva pieza de equipo que intenta trabajar en sincronía con algo que tiene 30 años.

"El desafío es que no tenemos la experiencia interna, por lo que nos apoyamos en los fabricantes para que nos ayuden allí", dijo Mahoney. Desafortunadamente, muchas veces el proveedor de la máquina está fuera del circuito en este punto y los operadores de la planta dudan en pedir ayuda para optimizar el equipo. Los fabricantes de maquinaria de empaque deben ser más accesibles y comunicarse de manera proactiva con la planta para preguntar cómo van las cosas después de instalar el equipo. "Si pienso en los proveedores de envases, no pasa un día en que no reciba una llamada de ellos preguntando sobre el material de empaque. No creo que eso suceda con los fabricantes de equipos originales", dijo Mahoney, señalando que cualquier tipo de alcance de la oferta del fabricante de máquinas para ayudar a optimizar la productividad y el tiempo de actividad sería apreciado.

 Este será un problema aún mayor a medida que los fabricantes adopten tecnologías de la Industria 4.0 que digitalizan datos. "A medida que avanzamos a plataformas inteligentes y agregamos más robots, necesitaremos más personas que entiendan la inteligencia artificial, el aprendizaje automático y el software robótico", dijo Jay Joyner, gerente de ingeniería de P&G, ingeniería global de suministro de productos e innovación en la cadena. “Estas habilidades no son fáciles de localizar e incorporar a nuestra empresa. Entonces, para mí, [el mayor desafío] es la brecha de habilidades dentro de nuestro equipo de ingeniería y cómo complementar eso. Una vez que tenemos dispositivos inteligentes, redes, computación en la nube y computación perimetral, hay muchas piezas que se deben unir para hacer que un sistema funcione para ser "inteligente" y necesita un montón de habilidades diferentes. Encontrar personas con esas habilidades es muy difícil ".

Joyner dice que P&G actualmente tiene tres proyectos piloto en sitios de fabricación que se centran en la digitalización de proveedores a clientes. Como parte de ese esfuerzo, están colocando sensores inteligentes en equipos antiguos para recopilar datos de fabricación para realizar análisis. También están trabajando con vehículos guiados automáticos (AGV), robots móviles automatizados (AMR) y robots colaborativos (cobots), y se han asociado con empresas de otras industrias, como la automotriz, para aprender de ellas.

Los fabricantes de equipos originales también pueden ayudar en el camino hacia lo digital. Especialmente cuando se trata del comercio electrónico.

¿Fabricantes originales de equipo como coempacadores?

Según Joyner, las líneas de fabricación de P&G no están configuradas para satisfacer las necesidades del comercio electrónico, que vienen en forma de personalización. Eso significa que se necesita un gran esfuerzo para ver la fabricación de manera completamente diferente. Pero todavía estamos en las primeras etapas, y se están buscando socios para ayudar. "Necesitamos empresas fabricantes de equipos para que nos traigan ideas de lo que podemos hacer de manera diferente", dijo Joyner.

Mahoney agrega que está buscando más que ideas cuando se trata de comercio electrónico. De hecho, sugirió que los fabricantes originales de equipo podrían actuar como fabricantes y empacadores por contrato.

"El comercio electrónico es el 3% de nuestro negocio, pero está creciendo. Es difícil encontrar coempacadores para hacer un par de cosas económicamente. Pero algunos fabricantes tienen el equipo que, para el comercio electrónico, podríamos probar y aprender”, dijo Mahoney. "Si un fabricante de equipo original tiene líneas piloto en las que podemos fabricar 500 o 1,000 unidades, esa es una gran oportunidad para ayudar a las firmas dueñas de marca a dar el primer paso para probar y aprender, y luego el fabricante original de equipo está allí para el viaje a medida que escala".

Las empresas dueñas de marca están reaccionando al efecto de Amazon, donde los negocios se mueven tan rápido y las necesidades cambian cada tres meses. Por lo tanto, incluso si los fabricantes de equipo original no están listos para convertirse en cofabricantes, al menos deberían comenzar a pensar en desarrollar soluciones amigables para el comercio electrónico que les brinden a los clientes la posibilidad de personalizar, dijo Herrera.

Los fabricantes de equipos originales están pensando en formas de agregar más flexibilidad, lo que se reflejó en una pregunta de un miembro de la audiencia que preguntó si alguno de los panelistas consideró la Máquina como un servicio (Machine-as-a Service, MaaS), en la que la empresa dueña de marca no tiene que comprar el equipo directamente, sino más bien, paga según la producción de la máquina.

"Lo hemos logrado", dijo Herrera, "y tiene sus beneficios y desafíos. La eficiencia y la producción son sencillas, pero el desafío es el compromiso, especialmente si tiene personas allí que no son parte de su empresa ".

Joyner estuvo de acuerdo, señalando que es una situación difícil tener empleados y contratistas trabajando juntos, ya que esto dificulta la gestión de las operaciones.

Otra pregunta de la audiencia fue sobre el costo incremental asociado con el tipo de colaboración que las empresas dueñas de marca solicitan a los fabricantes originales de equipo para apoyar las pruebas de aceptación de la fábrica y las nuevas empresas. "Estoy interesado en saber cómo cada una de sus compañías ve eso y si espera que esos costos se incluyan en el proceso de la propuesta", preguntó el fabricante

"Mientras más pruebas realice, mejor le irá, y depende de nosotros convencer a nuestro equipo de que este dinero vale la pena por adelantado porque pagará dividendos en el back-end", dijo Mahoney. Pero las expectativas deben establecerse por adelantado. Entonces, si el dueño de marca quiere ocho horas de prueba durante la FAT y eso cuesta más, entonces debe anotarse en el papel como parte de la solicitud de propuesta que describe lo que el equipo tiene que ver con los entregables y el precio por eso.

 "Mientras más conversaciones abiertas tengamos sobre lo que está incluido y lo que no, las expectativas más claras serán en ambos lados, lo que facilitará el proceso", agregó Joyner.

Y las expectativas deberían extenderse más allá de la implementación y en la transferencia de tecnología y la capacitación del operador. "Dígame cómo evaluará a mis operadores antes de partir para informarme que esta persona cumple con las expectativas de lo que se necesita para operar el equipo", sugirió Herrera, y agregó que el fabricante de equipo original debe regresar con frecuencia una vez que la máquina esté en producción para proporcionar aprendizaje práctico si se requiere.

Las expectativas frente a los fabricantes de equipo original

Cuando se les preguntó qué querían de sus socios los fabricantes de equipos originales, los participantes del panel acordaron que gestionar las expectativas es un aspecto crítico para el éxito. Quieren procesos confiables que permitan a una máquina obtener resultados de inmediato y, dado el panorama cambiante de la tecnología y las tendencias de compra de los consumidores, quieren equipos ágiles, modulares y flexibles. Mahoney bromeó: "Lo queremos todo y lo queremos ahora".

Más en Comercio electrónico