Cambiantes escenarios para la industria de maquinaria de envasado en México

La industria de maquinaria para envasado es hoy más que nunca esencial para garantizar disponibilidad de bienes de consumo en medio de la crisis por la pandemia. Sin embargo hay varios factores que impactan su desempeño.Un análisis en tiempos desafiantes.

Gráfica 3. Fuente: MILA - Pronóstico de importación de maquinaria de empaque a México 2019-2020
Gráfica 3. Fuente: MILA - Pronóstico de importación de maquinaria de empaque a México 2019-2020

En momentos como los que atravesamos, la orientación y los mensajes que envían los gobiernos, las autoridades y los líderes de la industria y la economía pueden ser decisivos en el rumbo que tomen los acontecimientos. Por eso resulta muy tranquilizador el pronunciamiento de los empresarios mexicanos reunidos en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en el sentido de que la industria, el sector agrícola y el comercio se encuentran preparados para afrontar las contingencias generadas por la pandemia del COVID-19. Los voceros del Consejo manifestaron recientemente que mantienen un contacto permanente con las autoridades federales y estatales del país para garantizar el transporte y el suministro en los puntos de venta. 

Los productores mexicanos de bienes empacados (CPGs, por su sigla en inglés) están trabajando intensamente para mantener a la cadena de suministro funcionando y respondiendo a las dificultades impuestas por la pandemia. En sus esfuerzos, se ven respaldados por los fabricantes de maquinaria de envasado y procesamiento, que mantienen sus operaciones y la atención a las necesidades de servicio técnico, y repuestos a sus clientes en medio de las dificultades. Pero, a pesar de todo ello, en México la situación para la industria de maquinaria de envasado y procesamiento se encuentra lejos de ser la más favorable.

Gráfica 1. Índice de confianza del consumidor en México - 2006-2019. Fuente: INEGIGráfica 1. Índice de confianza del consumidor en México - 2006-2019. Fuente: INEGIEl giro en el modelo político que se dio en el país hacia la izquierda con el ascenso al poder de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en diciembre de 2018 parece haber acentuado las precauciones de los empresarios e inversionistas, y le ha impuesto al presidente el enorme reto de crear confianza entre las comunidades industriales mexicanas e internacionales. Esta creación de confianza se ha visto no obstante lesionada por medidas como la suspensión a mediados de marzo de la construcción de una planta cervecera del grupo Constellation Brands en Mexicali, Baja California. La decisión, tomada en una consulta popular y avalada por el presidente mexicano, no ha sido bien recibida por la comunidad empresarial por sus adversos efectos económicos y sociales: el proyecto se estaba construyendo con una inversión estimada de 1.400 millones de dólares y ofrecía un alto potencial de generación de empleo e ingresos para las comunidades de la región. “La planta de Constellation Brands era clave para ver si se generaba confianza entre muchos inversionistas internacionales de bebidas y alimentos”, resaltó en una entrevista con Mundo PMMI Luis Doménech, director de la firma consultora Market Intelligence Latin America (MILA).

La decisión está siendo sin embargo discutida y los directivos de Constellation Brands adelantan conversaciones con el presidente Andrés Manuel López Obrador en búsqueda de una solución a la suspensión de las obras, que se hallaban en 70 por ciento de su construcción. En una alocución a comienzos de abril, López Obrador aseguró que los representantes de la empresa avanzan por la vía de la conciliación y que espera poder llegar a un acuerdo que beneficie a ambas partes.

Un año de altibajos

Los balances del primer año de gobierno de AMLO que han hecho distintas entidades internacionales, medios y centros de investigación y análisis señalan un panorama con altibajos. En general, se consideró que a pesar de que en 2019 el país no tuvo un crecimiento económico, algunas medidas adoptadas por el Gobierno podrían augurar para 2020 una reactivación de los sectores industriales y comerciales.

Estas predicciones quedan hoy revaluadas ante los efectos que se están viendo a raíz de la pandemia del COVID-19, reflejados en hechos como el desplome de los precios del petróleo, la devaluación acelerada que ha registrado el peso mexicano, y la afectación de sectores muy sensibles de la economía como los del transporte, el turismo, la hotelería, los restaurantes, entre otros, que en México han sido tradicionalmente importantes actores económicos.

No obstante este panorama, se pensaba que algunas decisiones que el Gobierno mexicano había adoptado previamente podrían ayudar a mitigar la situaciones: medidas como el alza en los salarios de los trabajadores, cercana a 3,3 veces la inflación en el país y de 100 % para los trabajadores en las zonas de frontera, han sido bien recibidas por la comunidad empresarial, en particular por los fabricantes de bienes de consumo masivo empacados (CPG), que esperan una destinación de estos ingresos adicionales a la adquisición de sus productos.

También han sido bienvenidas las medidas contra la corrupción adoptadas por el nuevo gobierno, lo mismo que el control de la inflación y la disciplina fiscal, que ha llevado este último a un funcionamiento de la administración sin déficits. Luis Doménech, de MILA, señala que ante circunstancias como las  actuales no cabe esperar del mercado mexicano de maquinaria de envasado un desempeño tan positivo como el registrado durante los años 2017 y   cuando se realizaron importaciones anuales del orden de los 750 millones de dólares. Será necesario hacer una evaluación después de superada la actual crisis por el COVID-19 para contar con nuevos elementos de juicio y hacer ajustes más precisos a las predicciones.

Confianza, un factor de recuperación

México no mostró en 2019 un desempeño macroeconómico positivo, y los modestos índices de crecimiento anuales esperados para 2020 y 2021, de 1,9 % y 2,2 % respectivamente, han sido revaluados ante los efectos económicos de la pandemia. Un pronóstico reciente de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe - CEPAL-, estima que este año la contracción económica en la región alcanzará un -5,3%, y en México llegará a -6,5%.

La confianza de los consumidores, que en el gobierno de AMLO alcanzó el año pasado su nivel histórico más alto, ha sido sin embargo reflejo de un positivo optimismo de los ciudadanos sobre la situación económica propia y del país. Sería deseable que esta confianza se mantuviera después de superada la pandemia y que la estrecha correlación que ha existido tradicionalmente entre la confianza de los consumidores y el consumo efectivo se tradujera este y el próximo año en un mejoramiento de las ventas y, por tanto, en una probable expansión de la capacidad de fabricacióny empaque de productos de consumo masivo (ver gráfica 1).

Para algunos sectores de la industria de bienes de consumo empacados, como los de alimentos, bebidas, medicamentos, productos de aseo, y artículos para el cuidado personal, entre otros, los efectos de la actual crisis podrían no ser tan adversos. La demanda de estos productos porparte de una población que busca aprovisionarse para enfrentar las medidas de aislamiento ha registrado aumentos importantes, y podría mantener un ritmo sostenido si se logra asegurar el funcionamiento de las cadenas de suministro y distribución. Nielsen, en un estudio publicado recientemente en su página web titulado “Las preocupaciones por el COVID-19 serán un punto clave para el crecimiento de la marca local”, sostiene que las restricciones al transporte internacional, elcierre de fronteras y la conveniencia del suministro local podrían dar lugar a un fuerte crecimiento de muchas empresas domésticas, lo que podría traducirse a su vez en un aumento en la demanda de maquinaria de procesamiento y empaque.

Otro impulsor del consumo ha sido el aumento en el índice de empleo, que en el caso de México ha favorecido la creación anual de un amplio número de puestos nuevos de trabajo en los últimos años. Se espera que con programas que incentiven la creación de empleos se logre cumplir con la necesidad expresada por el Instituto Mexicano de la Competitividad de llevar a 100.000 el número mínimo de nuevos puestos mensuales que se requieren para acoger a las nuevas generacionesen edad de trabajar y reducir la informalidad.

Son también alentadores comportamientos como el del comercio exterior, que en México ha mostrado en los últimos años positivos índices de crecimiento, lo mismo que la dinámica de la inversión directa extranjera, que ha venido mostrando en los últimos años crecimientos sostenidos, con una participación mayoritaria de estas en el sector manufacturero.

A estos factores favorables, se opone la drástica variación de la tasa de cambio de la moneda mexicana, que hasta antes de la pandemia del COVID-19 ofrecía tranquilidad a los empresarios que buscaban realizar inversiones en maquinaria de envasado. El fuerte revés sufrido por el peso hacia finales de marzo pasado acercó por primera vez en su historia a la moneda mexicana a la marca de los 25 nuevos pesos por dólar. “Hemos visto que cuando las monedas son volátiles, es menor el número de compañías que deciden realizar nuevas compras de maquinaria de empaque, o que muchas de ellas retrasan los pedidos en espera de mayor estabilidad”, se lee en el estudio de inteligencia Mexico´s Packaging Machinery Market Trends and Forecast 2019-2020 (Pronóstico y Tendencias del Mercado Mexicano de Maquinaria de Envasado 2019-2020), de PMMI. Este análisis podría aplicarse en el caso mexicano, si no se presenta una normalización cambiaria luego de superarse la crisis.

Gráficos Pesos MexicanosFoto de Sandra Gabriel en UnsplashDe no menor impacto en el dinamismo del consumo es la inflación, que en los últimos dos años ha mostrado un comportamiento que tiende a su mayor control en México. En 2018 se cerró con un índice de inflación de 4,83 %, lo que representa una sustancial mejoría frente al 6,77 % del año anterior. Los pronósticos del estudio de PMMI, previos a la crisis actual del COVID-19, indicaban que este mejor desempeño continuaría hasta 2020 (ver gráfica 2).

Por último, no puede dejar de mencionarse el papel fundamental que representa el comportamiento de las cadenas de tiendas de ventas minoristas en la demanda de bienes de consumo empacados y, en consecuencia, de las importaciones de maquinaria de empaque. Durante la década que concluyó en 2018 este sector registró un aumento anual de las ventas de 7,6 % y los propietarios de las tiendas continúan realizando inversiones en unidades nuevas, en la expansión de las existentes y en el mejoramiento de su infraestructura de logística y distribución. ANTAD, la asociación que reúne a las tiendas de venta minorista, esperaba para 2019 un crecimiento de 6,3 % en las ventas que realiza el sector en los 29.200 millones de metros cuadrados de superficie de sus establecimientos en México.

Gráfica 2: Inflación en México 2011-2020 (pronóstico). Fuente MILA con información del Banco de MéxicoGráfica 2: Inflación en México 2011-2020 (pronóstico). Fuente MILA con información del Banco de MéxicoSectores dinámicos que impulsan la demanda

En los últimos cinco años se registró en México un crecimiento sostenido del valor de las importaciones de maquinaria de envasado, que alcanzaron su máximo histórico en 2017 con 751 millones de dólares, y un año después, en 2018, tuvieron un comportamiento semejante,con 750 millones de dólares invertidos en equipos y tecnologías adquiridos principalmente en Europa y Estados Unidos.

El sector cervecero mexicano ha sido en los últimos años protagonista en las inversiones de maquinaria de envasado, con una participación en 2018 del 17 % en el total de las importaciones, equivalentes a 125,9 millones de dólares. Las perspectivas de consolidación y crecimiento que muestra el sector productor de cerveza en México son buenos signos para la industria de fabricantes de maquinaria de procesamiento y envasado. En marzo de 2019, AB in Bev, una de las compañías líderes en el mundo, inauguró su octava planta en México, en el estado de Hidalgo. Está dinámica de inversiones se ha visto frenada sin embargo por la decisión de no permitir la continuación de la construcción de la planta de Constellation Brands a la que hicimos referencia antes, y en la cual se producirían anualmente 5 millones de hectolitros de cerveza.

En la industria de alimentos existen también actores importantes como Sabritas, la empresa productora de botanas, de propiedad de PepsiCo, que en 2019 concluyó un plan quinquenal de inversiones por 5.000 millones de dólares y fue en 2018 el segundo principal importador de maquinaria de empaque, después de las empresas cerveceras del Grupo Modelo. Grupos multinacionales y mexicanos de distintas industrias contribuyeron igualmente en el total del valor de las importaciones de maquinaria de empaque alcanzado en 2018.

Anuncios promisorios

Cuando se comparan con los anuncios hechos en los años 2017 y 2018 sobre inversiones proyectadas, los de 2019 fueron menores en número y valor. No obstante, los planes de adquisición de tecnología anunciados por marcas importantes nacionales y extranjeras son muy positivos y podrían verse impulsados por la firma reciente del acuerdo por parte de Estados Unidos y de Canadá.

Nestlé, por ejemplo, anunció que construiría un nuevo centro de producción de café en el estado de Veracruz, con una inversión estimada de 154 millones. Entre 2018 y 2021, Keken, productor de carne de cerdo y subsidiaria del Grupo Kuo, informó que seguirá invirtiendo en la ampliación de su capacidad de producción en el estado de Yucatán, con negocios por 350 millones de dólares, una parte importante de los cuales se destinarán a maquinaria de procesamiento y empaque. Arca Continental expresó su intención de destinar 184 millones de dólares para aumentar su capacidad de embotellado en México, como parte de un plan de expansión en América Latina. Para el periodo 2019-2020, la compañía farmacéutica danesa Novo Nordisk planeó realizar inversiones de entre 13,1 y 15,8 millones de dólares para fortalecer la investigación y producción de medicamentos para la diabetes. En este mismo sector, Pfizer anunció una inversión similar por 15 millones de dólares, de los cuales 8 se destinarían a la renovación de equipos en su planta de Toluca, y Novartis señaló que dedicaría 20 millones de dólares a fortalecer su capacidad de investigación y distribución en México.

Escenarios cambiantes

Luego de análisis intensivos de las condiciones económicas, políticas, sociales y de mercado de México, el informe de PMMI Mexico´s Packaging Machinery Market Trends and Forecast 2019-2020 planteó tres escenarios posibles para el mercado de maquinaria de empaque en México (Ver Gráfica 3). Hoy, estas predicciones se ven seriamente afectadas por las consecuencias que la crisis del COVID-19 pueda traer y por su impacto sobre las empresas productoras de bienes de consumo empacados.

Gráficas 4 y 5. Fuente: Informe de inteligencia de mercados Mexico´s Packaging Machinery Market Trends and Forecast 2019-2020 (Pronóstico y Tendencias del Mercado Mexicano de Maquinaria de Envasado 2019-2020), de PMMI.Gráficas 4 y 5. Fuente: Informe de inteligencia de mercados Mexico´s Packaging Machinery Market Trends and Forecast 2019-2020 (Pronóstico y Tendencias del Mercado Mexicano de Maquinaria de Envasado 2019-2020), de PMMI.En un escenario pesimista, este estudio de PMMI consideraba la suspensión de las obras y de la puesta en marcha de la planta que Constellation Brands construía en ese momento en Mexicali, con el impacto y los mensajes negativos que esto enviaría a los empresarios mexicanos e internacionales. La investigación consideraba, además, un déficit en las finanzas públicas, producto de los programas sociales implementados por el nuevo gobierno, al igual que una desaceleración en el consumo privado y las ventas minoristas, con la consecuente disminución en las inversiones en maquinaria de envasado.

En el segundo panorama planteado en el estudio, el de mayor probabilidad según los investigadores, no se esperaban grandes cambios en los indicadores macroeconómicos para 2020. El pronóstico consideraba índices moderados de crecimiento en el PIB (algo que no se logró en 2019), el consumo privado y las ventas minoristas, además de estabilidad en la tasa de cambio, una baja inflación y menores tasas de interés. El T-MEC, por su parte, se aprobaría bajo esta proyección a finales de 2018 (lo que sucedió el pasado 15 de enero), trayendo confianza a los sectores empresariales. A pesar del cumplimiento de algunos de los factores previstos, el análisis sugería que estos no serían suficientes para contrarrestar los efectos de un número menor de proyectos grandes de inversión que en años anteriores, en especial del sector cervecero. Se sumaba además como agravante el cierre de las oficinas de ProMéxico en el mundo, desde las cuales se promovía la inversión directa en el país. Estas condiciones llevaron a los analistas a cargo del estudio a pronosticar como el escenario más probable para el periodo 2019-2020 una caída de 4 % en las importaciones de maquinaria en 2019 y de 2 % en 2020.

Para la visión optimista del mercado de maquinaria de empaque, los analistas plantearon en el estudio de PMMI un escenario en el que la planta de Constellation Brands en Mexicali se construía y entraba en operación. Un elemento crucial de este escenario consideraba que el éxito del gobierno en la implementación de sus programas sociales, de austeridad y de lucha contra la corrupción se traducirá en la creación de confianza entre las comunidades empresariales nacionales e internacionales, algo que parece avanzar moderadamente. También, este escenario optimista contemplaba la ratificación del T-MEC por parte del gobierno estadounidense y la confianza que esto traería a los inversionistas externos. Igualmente, esta perspectiva consideraba una estabilidad que impulsaría el consumo privado y el crecimiento de las ventas de las tiendas minoristas. Esto activaría, por su lado, la demanda de bienes de consumo y de maquinaria de empaque, lo que a su vez generaría importaciones por 774 millones de dólares y un crecimiento de 4 % frente a los valores registrados en 2018.

En el momento de su formulación de los tres escenarios, los investigadores del estudio Mexico´s Packaging Machinery Market Trends and Forecast 2019-2020 consideraron condiciones muy distintas a las actuales. Resulta entonces interesante observar cómo podrían cambiar las alternativas ante el nuevo panorama que plantean el COVID-19 y hechos como la suspensión de la planta de Constellation Brands (temporal en caso de un resultado positivo de las conversaciones con el gobierno mexicano). Ahora, el escenario probable para el mercado mexicano de maquinaria de envasado podría convertirse en el optimista y el no tan optimista en el real. 

La feria más grande de Latinoamérica en tecnologías de envasado y procesamiento EXPO PACK México, tendrá lugar del 8 al 11 de junio de 2021 en Expo Santa Fe de Ciudad de México. Agéndala ya. 

Más en Inteligencia de Negocios