Detector inteligente de metales aumenta eficiencia para fabricante líder de queso

Fabricante líder de quesos opta por sistemas de detección inteligente de metales de alta sensibilidad de Fortress Technology, para aportarle más a sus diversas aplicaciones.

Suramérica está rezagada de gran parte del resto del mundo en términos de consumo de queso, pero esto está comenzando a cambiar lentamente. México es el mayor consumidor e importador per cápita de productos de queso en Latinoamérica, aunque en términos de cantidad total consumida Brasil es el mercado más grande, consumiendo 820.000 toneladas métricas al año (1). Los mayores importadores son México, seguido (de alguna manera) por Chile. Una de las mayores fuentes de estas importaciones son los Países Bajos, donde el queso holandés es reconocido mundialmente por su calidad y eficiencia de los métodos de producción holandeses.

Vepo Cheese sirve a los mercados nacionales e internacionales, y la compañía recientemente eligió a Fortress Technology para actualizar su proceso de inspección y lanzar una solución más segura para sus crecientes demandas de producción. La empresa destacó el alto rendimiento, la protección contra el futuro y un sistema de rechazo independiente en cada línea como criterios clave para su fábrica Oudewater en los Países Bajos.

Para mantener un alto nivel de automatización, Jansen Control Systems desarrolló un transportador inclinado para ser completamente integrado con el detector de metales Interceptor, un sistema de empacado vertical y un equipo periférico.Para mantener un alto nivel de automatización, Jansen Control Systems desarrolló un transportador inclinado para ser completamente integrado con el detector de metales Interceptor, un sistema de empacado vertical y un equipo periférico.Al acercarse Jansen Control Systems al fabricante holandés para diseñar las líneas de inspección inclinadas compactas, cada una integrada con una máquina de envasado vertical, Vepo examinó primero el sistema Stealth de Fortress. Sin embargo, la empresa pronto se dio cuenta de la mayor sensibilidad del detector de metales Interceptor de Fortress, y de las ventajas que podría aportar para las aplicaciones de queso.

Buscando una solución para productos conductivos

El queso viene en muchas formas y tiene una alta conductividad, por lo que es uno de los productos más desafiantes para la detección de metales. Al explicar el problema, Eric Garr, gerente regional de ventas de Fortress, comenta: “La inspección de productos húmedos ha presentado durante muchos años a los productores de queso varios desafíos. Debido al alto contenido de humedad, combinado con minerales y sal, tanto el queso como el metal pueden ser muy conductivos, lo que da como resultado un alto nivel de efecto en el producto. Además, en muchos casos,  los efectos en el queso puede carecer de un punto de fase específico a medida que se desplaza a través de la apertura de un detector de metales, lo que se suma al desafío de superar el efecto de producto”. El Interceptor supera la propensión de los efectos del producto "húmedo" que pueden ahogar la señal, en particular las señales causadas por un contaminante de acero inoxidable. Los algoritmos de software lo hacen posible al distinguir entre indicadores específicos del producto y aquellos que señalan anomalías. Al seleccionar señales de baja frecuencia, el Interceptor deja la alerta del acero inoxidable más fácilmente identificable en el rango de frecuencia más alta.El resultado de separar estas dos lecturas es que cualquier contaminación genuina del metal no se ve afectada por el efecto del producto.

Mantener la eficiencia de la automatización

La capacidad de aislar los empaqueas rechazados sin interrumpir el flujo de producción también fue crucial para Vepo. En líneas de inspección anteriores, la empresa no contaba con un sistema de rechazo automatizado. Si se identificaba un empaque contaminado, el cinturón se detendría y un operario tendría que intervenir, retirar el empaque y reiniciar el proceso de inspección. Esta interrupción comercial afectó la productividad.Reafirmando la importancia de la eficiencia de la automatización, el gerente de Operaciones Técnicas de Vepo, Hugo van Put comentó: “El sistema de rechazo automatizado nos da un control del 100% sobre la producción. Hay menos participación humana, por lo tanto, menos riesgo de error humano. Esto también reduce el riesgo de que un contaminante metálico se deslice a través de la red de seguridad. Desde una perspectiva de eficiencia, la producción continua es uno de los principales beneficios ”. Al señalar que la instalación de un día se desarrolló sin problemas con un claro apoyo de capacitación, Hugo van Put  agrega que los rechazos de falsos positivos también han disminuido desde que se implementaron los sistemas. “Los detectores de metales Fortress son muy sensibles. Esto nos ayuda a sentirnos seguros de que los riesgos de los contaminantes son mínimos, con menos posibilidades de un problema de seguridad alimentaria. Tener las lecturas dobles dentro del sistema Interceptor también reduce el riesgo de rechazos de falsos positivos, lo que ahorra desperdicio de alimentos".

El sistema de rechazo automatizado permite a la fábrica de queso aislar los empaques rechazados sin interrumpir el flujo de producción.El sistema de rechazo automatizado permite a la fábrica de queso aislar los empaques rechazados sin interrumpir el flujo de producción.Utilizando los datos para una trazabilidad total

La transparencia del procesamiento es otra ventaja del sistema de empaque totalmente integrado. Cada detector de metales cuenta con el software Contact Reporter. Los datos de cada línea de envasado se recopilan en un sistema de recopilación universal, lo que permite a los líderes de control de calidad y producción monitorear el desempeño del procesamiento y la inspección desde una ubicación centralizada. Este administrador de registros automatizado desarrollado por Fortress también ayuda a la fábrica a realizar un seguimiento y registrar los datos de los rechazos, las pruebas y la configuración del proceso. Por lo tanto, el costo de mantenimiento y de repuestos es menor. Al comentar sobre la instalación, que se puso en marcha en agosto de 2019, Hugo van Put concluye: “Estamos extremadamente satisfechos con la innovación y el nivel de conocimiento y apoyo entre Jansen y Fortress. Como empresa de tercera generación administrada por sus dueños operamos una planta de producción de queso moderna y altamente automatizada. La eficiencia es parte integral de nuestro proceso de producción. Y los dos equipos comprenden exactamente de dónde venimos en términos de equilibrar la calidad del producto y mejorar la productividad operativa".   

Fuente:

(1)  https://www.statista.com/es/estadísticas/1004509/america-latinas-consumo-de-quese-volumen-país/

Compañías en este artículo
Más en Seguridad en alimentos