Legislación: Chile dice adiós a las bolsas plásticas

A partir del 3 de agosto quedó prohibida por completo la entrega de bolsas plásticas en comercios de todos los tamaños en el país.

Legislación: Chile dice adiós a las bolsas plásticas
Foto Roberta Errani en Unsplash

En 2018 las autoridades chilenas implementaron la Ley 21.100 que prohibía la entrega de bolsas plásticas gratuitas a los compradores en las grandes tiendas. Ahora, la regulación entra en una nueva fase de implementación, para extender su aplicación a las tiendas de barrio y los establecimientos pequeños y medianos, que hasta el domingo anterior podían ofrecer a sus clientes hasta dos bolsas por compra.

Desde la entrada en vigor de la ley, el Ministerio del Medio Ambiente Chileno estima que han dejado de entregarse en Chile cerca de 5.000 millones de bolsas plásticas y se ha reducido considerablemente el uso per cápita, que antes de la prohibición era de cerca de 200 unidades al año por habitante. “Hacemos una evaluación muy positiva de esta ley, que es ampliamente valorada por la ciudadanía y el primer paso para combatir el uso indiscriminado del plástico en nuestro país”, explicó la ministra chilena del Medio Ambiente, Carolina Schmidt al anunciar la ampliación de las medidas.

Chile ha sido un país pionero en la lucha contra el uso intensivo de bolsas y materiales plásticos de un solo uso, con campañas y regulaciones que desde hace más de una década han buscado reducir su impacto sobre el medio ambiente. Durante este periodo, distintos presidentes han respaldado las iniciativas de reducción, reutilización y remplazo de las bolsas plásticas y se avanza en la extensión de las regulaciones para que incluyan además a otros elementos de un solo uso como los que reciben los clientes de restaurantes, cafeterías, bares, y comercios de venta de alimentos preparados, entre otros establecimientos más.

En la comunicación sobre la extensión de la prohibición para las tiendas pequeñas y medianas se recordó que quedan excluidas de la aplicación de las disposiciones las bolsas que representan el empaque primario, y las cuales por razones de higiene, o por evitar el desperdicio de alimentos, resultan imprescindibles para el comercio de los productos. “Lo que nosotros queremos combatir no es el uso del plástico, sino el uso indiscriminado del plástico”, afirmó la ministra Schmidt.

A pesar del impacto que la Ley 21.100 ha tenido sobre algunas empresas productoras de empaques y elementos de plástico, en el país se resaltan los beneficios que ha traído su aplicación, relacionados estos con la promoción y consolidación de leyes como la de Responsabilidad Extendida del Productor; los cambios culturales y de hábitos en los consumidores; la migración hacia otros materiales; y el uso creciente de bolsas reutilizables.

>>> Lea más al respecto:

Legislación: La Responsabilidad Extendida del Productor cambia el paradigma de los residuos

Soluciones para una economía circular de los plásticos

Impulso a proyectos innovadores en reciclaje de residuos de plástico

Innovación en materiales: clave para lograr una estrategia de empaque sostenible

 

Más en Sustentabilidad