NOM 051: una norma controversial que la industria está cumpliendo

Cerca de 6 meses después de la entrada en vigor de la NOM 051 sobre etiquetado frontal de alimentos, un webinar de Enlace EXPO PACK 2021, al que asistieron más de 750 profesionales, puso al día a las marcas sobre los avances y retos de su implementación.

La información presentada por Jonás Murillo y Estephani Paniagua -director y coordinadora del Área Técnica de CANAINCA, respectivamente-, recoge las percepciones de un amplio número de asociados a la agremiación, la única organización que representa en México a la industria de producción de alimentos procesados.
La información presentada por Jonás Murillo y Estephani Paniagua -director y coordinadora del Área Técnica de CANAINCA, respectivamente-, recoge las percepciones de un amplio número de asociados a la agremiación, la única organización que representa en México a la industria de producción de alimentos procesados.

En los anaqueles de las tiendas y supermercados mexicanos los consumidores están viendo hoy en muchos de los productos que han adquirido tradicionalmente, cambios en sus presentaciones, empaques y formulaciones. En muchos de ellos pueden verse ahora sellos octogonales que advierten sobre la presencia en sus contenidos de niveles de azúcar, grasas, sodio o calorías que superan los límites establecidos por la modificación a la NOM 051, expedida por las Secretarías de Economía y de Salud de México, y en vigor a partir del pasado mes de octubre de 2020.

El 27 de marzo de 2020, seis meses antes de que comenzara a regir, la Norma fue anunciada a la industria mexicana, en un momento en el que las restricciones a la movilidad y el pedido de las autoridades a los ciudadanos para mantenerse en sus hogares marcaron el comienzo de una etapa de drásticas disrupciones en las actividades en todos los órdenes de la vida cotidiana.

A pesar de estas extraordinarias circunstancias, los plazos para que las empresas adaptaran sus productos y empaques a las nuevas exigencias se mantuvieron sin modificaciones. Las interrupciones en las cadenas de suministro y la consideración de algunos sectores proveedores como no esenciales –el de producción de empaques, por ejemplo—, hicieron que las exigencias de la Norma fueran aún más apremiantes para los productores de la industria de alimentos y bebidas.

Con la presentación de este panorama, Jonás Murillo, director general de la Cámara Nacional de la Industria de Conservas Alimenticias (CANAINCA), describió en el reciente webinar Factores y desafíos en el etiquetado frontal de alimentos en México y las reacciones de la industria los antecedentes de las regulaciones que están impactando de manera decidida a las empresas del sector. La información presentada por Jonás Murillo y Estephani Paniagua, coordinadora del Área Técnica de CANAINCA, recoge las percepciones de un amplio número de asociados a la agremiación, que es en México la única organización que representa a la industria de producción de alimentos procesados. Por las dimensiones de la producción conjunta de sus asociados, equivalente a cerca de 8 millones de toneladas anuales de productos del campo y el mar, que llegan a un 70% de los hogares mexicanos y a cerca de 127 millones de personas, el panorama ofrecido por los directivos de CANAINCA, refleja con alta precisión la situación de la industria y su posición ante el cumplimiento de la NOM 051.

Una ruta de difícil tránsito

Con la entrada en vigor el 1 de octubre de 2020 de la primera fase del perfil nutrimental de la Norma y la exigencia de un etiquetado frontal que incluya advertencias sobre exceso de contenido de algunos elementos, se inició un proceso que comprende dos etapas más, explicó Estephani Paniagua: la segunda fase del perfil nutrimental que incluye modificaciones para sodio y calorías en líquidos; y la tercera fase, a partir del 1 de octubre de 2025, en la que se hace la incorporación definitiva de los valores establecidos, no solo ingredientes añadidos críticos sino los propios de los productos.

El camino hasta el momento no ha sido fácil, explicaron los presentadores del webinar, debido a factores tanto externos como internos. Los legisladores no consideraron adecuadamente los tiempos de preparación de las empresas para el cumplimiento de las medidas contempladas en la Norma, y a pesar de que se previó un tiempo de permiso para usar stickers provisionales en los productos, las empresas han debido afrontar serios inconvenientes que representan pérdidas considerables en distintos frentes. Jonás Murillo explicó, por ejemplo, cómo muchas empresas tienen hoy un sobreinventario de etiquetas y señaló la conveniencia de que pudieran convivir durante un tiempo prudencial los productos empacados bajo las regulaciones anteriores y las nuevas, para evitar la pérdida de valiosos productos, imposibles de reempacar.

A pesar de los desafíos que enfrenta la industria de alimentos y bebidas no alcohólicas con la entrada en vigor de la NOM 051, las empresas del sector mantienen los productos en el mercado, evitando el desabastecimiento y cumpliendo su tarea como garantes de la atención de las necesidades de millones de consumidores mexicanos.A pesar de los desafíos que enfrenta la industria de alimentos y bebidas no alcohólicas con la entrada en vigor de la NOM 051, las empresas del sector mantienen los productos en el mercado, evitando el desabastecimiento y cumpliendo su tarea como garantes de la atención de las necesidades de millones de consumidores mexicanos.La pandemia del COVID-19 no ha hecho tan poco más fáciles las cosas para las empresas, pues ha generado retrasos importantes en las cadenas de abastecimiento, dificultades para la importación de insumos, materias primas y equipos, sobresaturación de pedidos a los proveedores, y sobrecostos de transporte entre otros temas que impactan la operación y el desempeño de los productores.

También, factores externos como el cierre de algunos canales de venta que no fueron considerados esenciales, el aumento en el número de controles y restricciones, la inhabilitación de estrategias de desplazamientos y de la promoción de productos, como las degustaciones, dificultaron las tareas de las empresas durante los tiempos de pandemia. A lo anterior deben sumarse adaptaciones que las empresas han tenido que realizar en temas como los de materiales, debido a la saturación de los proveedores, y la mayor ocurrencia de errores y retrasos ocasionados por el paso intempestivo a operaciones totalmente virtuales con sus empresas maquiladoras.

Al interior mismo de las empresas, el cumplimiento de las disposiciones de la NOM 051 ha implicado gastos considerables en la adaptación de los empaques y etiquetas para cada una de las unidades de inventario (SKU) de su portafolio, representados por nuevos diseños, elementos de impresión y por la determinación de las entidades reguladoras de no permitir el agotamiento de los inventarios de materiales de empaque existentes.

La industria cumple a pesar de los desafíos

La presentación de sus productos conforme a las disposiciones de la NOM 051 sobre etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas es hoy una decisión generalizada entre las empresas de la industria, no obstante las dificultades y los estrechos plazos con los que han tenido que implementar las disposiciones.

Los productores han acudido a distintos mecanismos para la mitigación de los impactos que las nuevas exigencias les han impuesto, aunque en no todos los casos ha sido posible sortearlos con éxito. Un ejemplo particular presentado durante el webinar fue el de las mayonesas, que ante medidas extremas como la reformulación, mantendrían los mismos sellos que advierten al consumidor sobre excesos de calorías, grasas saturadas y sodio. En otras palabras, como lo expresó Estephani Paniagua durante su intervención, “si se cumple con las exigencias de los sellos, algunos productos no podrían reformularse”.

En este espacio de la reformulación de los productos para evitar la presencia de sellos en los productos, los procesos involucrados y los cambios en las presentaciones y etiquetas llevarían adicionalmente a que no lograran mantenerse los mismos precios que existen hoy, con lo que perderían competitividad y darían lugar a su encarecimiento para los consumidores.

Se abordó igualmente en el webinar el tema de las prohibiciones contenidas en el artículo 4.1.5 de la Norma, que impide el uso de personajes, animaciones, dibujos, entre otros, o hagan referencia en la etiqueta a elementos ajenos al producto. Esta medida, que busca evitar que se promueva entre los niños el consumo o elección de productos con exceso de nutrimentos cítricos o con edulcorantes, ha impactado drásticamente a algunas marcas, que han debido desplazar de sus empaques a personajes icónicos, arraigados en el público luego de muchos años de presencia en el mercado.

En medio de este escenario, y a pesar de los desafíos que enfrenta la industria de alimentos y bebidas no alcohólicas con la entrada en vigor de la NOM 051, las empresas del sector mantienen los productos en el mercado, evitando el desabastecimiento y cumpliendo su tarea como garantes de la atención de las necesidades de millones de consumidores mexicanos.

Una cantidad muy considerable de productos que no se vendan antes de la entrada en vigor de la Norma en su totalidad, el próximo 1 de abril, podría perderse por la imposibilidad de su reempaque, se señaló durante el webinar.

Antes de concluir la presentación, se hizo la declaración de un corolario que resuena hoy en medio de la confrontación de puntos de vista sobre el alcance de la NOM 051 en sus propósitos de proteger la salud de los mexicanos: “La responsabilidad por las enfermedades transmisibles no es atribuible a los productores de alimentos y bebidas no alcohólicas envasadas, sino a un conjunto amplio de factores, que solo a través del etiquetado no logrará solucionarse”.

Más en Inteligencia de Negocios