KHS y ALPLA desarrollan botella de PET retornable ultraliviana y 100% reciclable

Gracias a la optimización de su base y cuello, la botella pesa tan solo 55 gramos y contiene hasta 35% de material reciclado.

Con 55 gramos, la botella de 1,0 litros es en promedio diez gramos más liviana que sus versiones homólogas corrientes.
Con 55 gramos, la botella de 1,0 litros es en promedio diez gramos más liviana que sus versiones homólogas corrientes.

Este contenido fue enviado directamente a este sitio web por el proveedor.

"Reducir, reutilizar, reciclar", para KHS Group estos tres pilares de la sostenibilidad son una parte constitutiva de su filosofía corporativa. El fabricante de tecnología de llenado y empaque se centra constantemente en sistemas y soluciones que ahorren recursos y sean fáciles de reciclar. Por tanto, en conjunto con la empresa austriaca ALPLA, especializada en envases, KHS ha desarrollado ahora una botella retornable de PET extremadamente liviana, pues pesa apenas 55 gramos. El alto contenido reciclado de la botella de 1,0 litros, de 35%, también tiene un efecto muy positivo en el balance ecológico general.

Desde hace décadas, el KHS Group se ha destacado como líder tecnológico en sistemas de envases retornables, impulsado principalmente por su innovación y empeño en desarrollar una ingeniería de plantas sostenible y con proyección al futuro. Las diversas asociaciones que ha formado con protagonistas de la industria han demostrado ser otra de sus apuestas. Junto con ALPLA, KHS desarrolló una botella de PET retornable ultraliviana y con alto contenido de material reciclado.

Con este desarrollo, la empresa de ingeniería hace eco de su lema de "reducir y reciclar", afirma Arne Wiese, gerente de producto de Botellas y Formas de KHS Group. "Nuestro objetivo es producir un sistema de envases retornables que sea lo más respetuoso posible con el medio ambiente. Dos parámetros son de suma importancia aquí: bajo peso y un alto porcentaje de contenido reciclado".

Al optimizar la base y el cuello de la botella, los expertos en envase lograron reducir considerablemente el peso en comparación con los envases retornables de PET convencionales.

“Nuestro objetivo era producir un sistema de envases retornables que fuera lo más ecológico posible. Dos parámetros son de primordial importancia aquí: bajo peso y un alto porcentaje de material reciclado”, dice Arne Wiese, gerente de producto de Botellas y Formas en KHS Group.“Nuestro objetivo era producir un sistema de envases retornables que fuera lo más ecológico posible. Dos parámetros son de primordial importancia aquí: bajo peso y un alto porcentaje de material reciclado”, dice Arne Wiese, gerente de producto de Botellas y Formas en KHS Group.Con 55 gramos, la botella de 1,0 litros es en promedio diez gramos más liviana que sus versiones homólogas corrientes. En comparación con los envases de vidrio, pesa apenas una décima parte de lo que estos registran en las básculas. "Esta optimización significa que la cantidad de material utilizado es mucho menor. Al mismo tiempo, el consumo de combustible y, por lo tanto también las emisiones de CO2, disminuyen durante el transporte", explica Wiese. Estos dos aspectos tienen un efecto positivo en el equilibrio ambiental de la botella.

A pesar del menor uso de materiales, el sistema retornable es ideal para una alta circulación. La botella PET tiene una buena resistencia a la soda cáustica, lo que significa que su calidad y apariencia se mantienen incluso después de numerosos ciclos de lavado.

La facilidad de reciclaje y el uso del material reciclado también jugaron un papel importante en el desarrollo de la botella. El envase retornable sostenible no solo es totalmente reciclable y, por tanto, permanece en el circuito de reciclaje, sino que su alto contenido de material reciclado es igualmente convincente. "Hemos tenido resultados de pruebas excepcionales con preformas fabricadas con hasta un 35% de materiales reciclados; las preformas que contienen un 50% de reciclado también son una opción para algunas marcas", afirma Wiese. Por lo tanto, el sistema de PET ideado por KHS y ALPLA satisface el requisito de la Comisión Europea de que las botellas PET de un solo uso contengan un 30% de reciclado para el año 2030.

Las preformas optimizadas pueden soplarse en todas las estiradoras-sopladoras de KHS para botellas retornables. Entre ellas se encuentra la InnoPET Blomax Serie V, caracterizada por el alto ahorro de recursos que genera.

El nuevo sistema de envasado es adecuado para todos los tipos de bebidas en el segmento de los envases retornables.

"Estamos convencidos de que podemos poner nuestra botella PET ecológica en el mercado de forma rápida y exitosa. Nuestro objetivo es llevar a cabo el lanzamiento al mercado en estrecha colaboración con las empresas embotelladoras", concluye Wiese.

PACK EXPO Connects será del 9 al 13 de noviembre. Ahora más que nunca, los profesionales de envasado y procesamiento necesitan soluciones para un mundo que cambia rápidamente. Necesitan del poder de la marca PACK EXPO para llegar a quienes toman las decisiones. El registro de asistentes se abre el 15 de septiembre. Reciba una notificación cuando el sitio entre en funcionamiento dando clic aquí.

Más en Empaque