Con desechos de paja de cebada AB InBev revoluciona futuro del empaque de cerveza

En esta entrevista exclusiva con Mundo PMMI, el director global de Innovación de Empaques de AB InBev, Keenan Thompson, explica el desarrollo de una iniciativa que utiliza la paja de la cebada para crear un empaque resistente y verdaderamente circular.

AB InBev lanzó su six-pack en Colombia en marzo pasado con una producción inicial de 10 mil unidades, y los presentará pronto a otros mercados alrededor del mundo.
AB InBev lanzó su six-pack en Colombia en marzo pasado con una producción inicial de 10 mil unidades, y los presentará pronto a otros mercados alrededor del mundo.
Corona

Un intensivo trabajo de investigación adelantado durante más de tres años en el Centro de Tecnología e Innovación Global de AB InBev —líder mundial de la industria cervecera— está marcando hoy un hito en el desarrollo de los envases sustentables. Aprovechando el material sobrante de las cosechas de cebada, un ingrediente esencial en la producción de cerveza, y combinándolo con fibras de madera totalmente recicladas, la empresa creó un empaque de alta resistencia para la presentación de los six-pack de las cervezas de su marca Corona, producidos sin el empleo de árboles vírgenes, con hasta un 90 % menos de agua, usando menos energía y menos productos químicos agresivos en comparación con los usados en procesos tradicionales de fabricación de papel.

AB inBev lanzó el nuevo empaque en Colombia en marzo, con la salida inicial de 10.000 unidades y próximamente se presentará en otros mercados del mundo. Los equipos de Corona en países como Canadá, Chile y México han mostrado su entusiasmo con la iniciativa y quieren adelantar pilotos antes de que termine este año. También muy positiva fue la aceptación por parte de los consumidores, quienes a través de las redes sociales expresaron sus impresiones luego de interactuar con los empaques en las tiendas, según lo expresó en un mensaje a Mundo PMMI Antonella Babino, directora global de Corona.

Keenan Thompson, director Mundial de Innovación de AB InBev, el líder del proyecto.Keenan Thompson, director Mundial de Innovación de AB InBev, el líder del proyecto.CoronaComo líder de este proyecto está Keenan Thompson, director mundial de Innovación de AB InBev, quien con su visión y experiencia de ingeniero mecánico con especialización en Negocios Internacionales trabaja permanentemente en la creación de plataformas que potencien los materiales, el diseño estructural y la innovación tecnológica para dar forma al futuro de la industria del envasado de bebidas. Thompson define la aplicación de su experiencia en marketing, innovación, ingeniería y desarrollo como la posibilidad de abordar los problemas de negocios desde una nueva perspectiva, de deconstruir la cadena de valor y conectar los mundos de la tecnología y las necesidades de los clientes y vendedores minoristas, a fin de crear nuevas ideas y darles vida. Con él habló Mundo PMMI para conocer los antecedentes y proyecciones del desarrollo de los nuevos empaques circulares de AB InBev para las cervezas Corona.

Mundo PMMI: En términos de la circularidad de los envases, el hecho de que aprovechen las mismas materias primas empleadas en la cerveza y sus residuos para producir envases luce como una innovación muy impactante.

Keenan Thompson: Sí. La economía circular es ciertamente el objetivo principal y esta plataforma tecnológica aprovecha materiales que solían ser el desecho en los procesos. Es una red que realmente tiene sentido: con el grano hacemos la cerveza y la paja queda ahí para utilizarla y llevarla al procesamiento del papel. Estamos creando una economía circular no solo con la paja, sino también con el hecho de dar una nueva vida al cartón reciclado. Ayudamos a que el reciclaje progrese, de modo que no tenemos que utilizar tantos árboles y, al mismo tiempo, aportamos paja de cebada para sustituir algunas de esas fibras. Es uno de esos proyectos de los que se puede estar honestamente orgulloso, porque se están haciendo todas las cosas correctas para la conveniencia del consumidor, la viabilidad del negocio y para desarrollar una tecnología realmente limpia.

Mundo PMMI: ¿Qué ha significado para usted liderar el equipo que desarrolló este empaque circular? ¿por qué considera que este es un avance tan importante hacia la economía circular?

Nos gusta trabajar para generar un gran impacto, desarrollar productos adecuados para el consumidor, buenos para la empresa y, básicamente, respetuosos con el medioambiente.

Este espacio tecnológico ha estado en desarrollo por unas cuantas décadas, pero involucrarnos con ello hace tres años y ayudar a hacerlo realidad para el consumidor ha sido tremendamente satisfactorio para el equipo. Ahora vemos cómo esta iniciativa cobra vida; aprendimos mucho en el camino y creo que el aprendizaje continuo y poder ayudar a que la industria avance en la dirección correcta son factores que hacen este proyecto tan gratificante.

“El mayor desafío fue lograr un desempeño excelente. Comenzamos con el rendimiento que ya teníamos y descubrimos que podíamos lograr eso y más. Estamos muy entusiasmados con el futuro y la contribución que las fibras no madereras pueden hacer a los envases sustentables”, Keenan Thompson.“El mayor desafío fue lograr un desempeño excelente. Comenzamos con el rendimiento que ya teníamos y descubrimos que podíamos lograr eso y más. Estamos muy entusiasmados con el futuro y la contribución que las fibras no madereras pueden hacer a los envases sustentables”, Keenan Thompson.Mundo PMMI: ¿Los nuevos empaques se parecen a los anteriores? ¿Presentan algún cambio estético?

Estéticamente, parecen un poco diferentes, y lo hicimos a propósito, de manera que los consumidores entendieran que hemos generado un cambio. Esta es una de las facetas increíbles de los empaques, son extraordinarios lienzos para que los mercadólogos se comuniquen con los clientes. Quitamos el recubrimiento blanco, así que Corona ajustó los gráficos de su marca. En el futuro podemos decidir si fabricaremos cajas que luzcan exactamente iguales, o si las haremos visualmente diferentes. El objetivo es que se comporten igual que las anteriores, no queremos necesariamente que lo hagan de forma distinta, a menos, por supuesto, que encontremos algún aspecto que las haga funcionar aún mejor. En resumen, el objetivo es que tengan un desempeño igual o incluso mejor.

Mundo PMMI: Seguramente se enfrentaron a grandes retos tecnológicos en los últimos tres años. ¿Cuáles fueron estos desafíos y cómo ha sido el camino hacia este desarrollo?

En el último año, el mayor reto fue viajar y reunir a nuestro equipo en los lugares adecuados, incluso enfocarnos en las pruebas virtuales, los talleres de ideación y las reuniones del equipo, entre otros. Además, estamos impactando toda la cadena de valor, desde la obtención de las fibras hasta su transformación en pulpa, la entrada en las máquinas del papel, la búsqueda de la mezcla precisa y la consecución de la calidad adecuada, además de todos los aspectos que debemos cumplir en el campo del envasado de las bebidas.

Estos six-pack se producen sin talar árboles vírgenes y utilizando hasta un 90% menos de agua, menos energía y menos productos químicos agresivos en comparación con los procesos de fabricación de papel tradicionales.Estos six-pack se producen sin talar árboles vírgenes y utilizando hasta un 90% menos de agua, menos energía y menos productos químicos agresivos en comparación con los procesos de fabricación de papel tradicionales.CoronaLos envases para bebidas necesitan sobreponerse a ambientes muy hostiles y tener un buen desempeño. Si lo pensamos las jornadas de los empaques para bebidas involucran humedad, frío, ambientes cálidos y muchas vibraciones; tenemos asas que deben funcionar óptimamente en nuestros envases. En resumen, existen muchos factores de desempeño que el empaque tiene que cumplir y creo que tratamos de obtener una buena fibra para convertirla en un material excepcionalmente bueno.

Mundo PMMI: Y, en cuanto a la tecnología y el desarrollo de biomateriales, ¿cuál fue el mayor desafío?

El mayor reto fue básicamente el objetivo de alcanzar un excelente desempeño. Empezamos con el rendimiento que ya teníamos, y descubrimos que podíamos alcanzar eso y mucho más. Estamos muy entusiasmados con el futuro y el aporte que pueden hacer las fibras diferentes a las de la madera a los envases sustentables; son una herramienta especialmente útil en el campo de los empaques.

Mundo PMMI: ¿Qué ventajas tienen las fibras de paja de cebada y cómo se comportan? ¿Qué aportan sus propiedades físicas a los materiales de empaque?

Como el objetivo es alcanzar un rendimiento óptimo, puedo decir que estamos muy contentos con el que conseguimos; el material superó nuestras expectativas, por lo que estamos muy optimistas sobre su futuro.

Mundo PMMI: ¿Cómo se prepara la combinación de materiales reciclados a base de madera y la paja de cebada para producir el cartón?

No voy a comentarlo en profundidad, pero puedo decir que hemos experimentado con muchos tipos de recetas de fibra y máquinas. Cada lugar del mundo es diferente debido a la materia prima disponible, las máquinas y los diferentes procesos que existen en cada país. No existe entonces una receta que funcione igual para todas partes. Cuando experimentamos, tenemos que optimizar el proceso según el lugar, considerar un número muy amplio de variables y averiguar qué debemos hacer para cada mercado. El secreto está en el método para llevar una solución de papel sólida a esos mercados y a las diferentes tecnologías de envasado; resolverla y hacer que esa ecuación funcione.

Mundo PMMI: En cuanto a la conversión de este material, ¿cómo se produce el proceso de despulpado utilizando 90 % menos agua y menor cantidad de energía?

Trabajamos con un socio tecnológico llamado Sustainable Fiber Technologies. El proceso tradicional de fabricación del papel requiere presiones intensas y altas temperaturas para descomponer una astilla de madera en una fibra que pueda utilizarse para el papel; es química pura. Lo que hemos hecho es encontrar una nueva manera de procesar las fibras más delicadas, pues si usáramos exactamente el proceso tradicional sería demasiado intenso y no tendríamos una fibra especialmente buena. Hemos utilizado ese conocimiento a nuestro favor y esto nos ha llevado a abrir una ruta innovadora.

Mundo PMMI: ¿Cómo se puede calcular el impacto positivo de este nuevo desarrollo en el medioambiente? ¿Cómo se reduce la huella ecológica de AB InBev?

Creo que ese es otro punto en el que no existe una constante y en el que hay muchos elementos que debemos considerar con respecto a la biomasa. Aun así, queremos asegurarnos de hacer lo correcto para el medioambiente en cada paso de la cadena de valor. Hablamos desde la cosecha misma de la materia prima, de cómo mantener la salud del suelo, de la forma de preservar la energía en el proceso de manufactura, cómo utilizar menos agua y menos productos químicos agresivos, y poder reducir nuestro transporte en la medida de lo posible, cubriendo toda la cadena de valor. Además, intentamos construir economías locales en torno a materiales no madereros, basadas en la recolección y en permitir que los fabricantes de papel formen parte de esta experiencia de trabajo con una empresa como AB InBev. Otro aspecto interesante es que esto permite también que los fabricantes de pulpa formen parte de esa cadena de valor, al tiempo que intentan utilizar globalmente la mayor cantidad de cartón reciclado.

Mundo PMMI: En lo que respecta al envase estructural, ¿en qué medida tuvieron que cambiar las plegadizas en respuesta a la naturaleza de los nuevos materiales?

Cuando se trabaja en un proyecto de innovación, pensando en traer algo nuevo al mundo, este puede escalarse si cada pieza de la cadena de valor es neutral o gana algo. Y lo realmente interesante de la fabricación de papel es que, cuando llegas a una fábrica de cerveza y necesitas utilizarlo, el objetivo es que esos activos —esas máquinas— trabajen con él sin mayores modificaciones. Esa es una de las razones por las que esta iniciativa podría extenderse.  

Mundo PMMI: En su opinión, ¿cuál es la oportunidad más destacada que presenta la paja de cebada para los agricultores, en comparación con la forma en que trabajan actualmente? ¿Cuál es el impacto que este desarrollo podría tener sobre los agricultores?

Para mí, dejar de usar madera va a crear dos economías principales para los agricultores. La primera es la mejor venta de un subproducto que tienen actualmente; allí hay un elemento de beneficio para ellos. La biomasa de paja se utiliza para diferentes cosas. Normalmente, la gente la deja en el campo o la vende por algún valor; a veces, incluso se quema. Lo que estamos haciendo es dar a los agricultores más valor por su cosecha y esto es algo que tiene un impacto muy amplio. Y también hay una economía local alrededor de la recolección, el transporte y la entrega de la biomasa a los distintos actores de la cadena de valor. Creo que son dos grandes oportunidades para los agricultores.

La paja de cebada, un sobrante de las cosechas de los agricultores, ahora se utilizará a través de un proceso de despulpado único diseñado para manejar su relativa fragilidad, para la fabricación de los six-pack de la cerveza Corona. Normalmente, los agricultores dejan la paja de cebada en el campo o la venden por algún valor; a veces incluso se quema.La paja de cebada, un sobrante de las cosechas de los agricultores, ahora se utilizará a través de un proceso de despulpado único diseñado para manejar su relativa fragilidad, para la fabricación de los six-pack de la cerveza Corona. Normalmente, los agricultores dejan la paja de cebada en el campo o la venden por algún valor; a veces incluso se quema.CoronaMundo PMMI: Se habla mucho de reciclabilidad y reutilización en empaques, pero no tanto del uso de biomateriales. ¿En qué medida prevé que estos tengan un papel protagónico y se sitúen en el centro de la innovación de los envases en el corto plazo?

Creo que para nuestra industria muy pronto el uso de biomateriales va a ser fundamental. Lo veremos cada vez más en los próximos años en nuevos proyectos como este y en nuevas colaboraciones como la de la marca Corona. Yo trabajo en una parte de la compañía llamada GITEC, el Centro Global de Innovación Tecnológica de AB InBev. Estamos construyendo tecnologías que normalmente un proveedor no va a poder crear por sí mismo, así que nos integramos, traemos a la mesa a diferentes partes para trabajar en los retos e intentar resolverlos desde diferentes perspectivas. Por otro lado, con la asociación que tenemos con marcas como Corona, cuyo equipo está muy feliz acerca de esta tecnología. Le va muy bien para su posicionamiento, y de ahí podemos usarlo como punto de partida para el resto del mundo. Con esta combinación, puede llegar a ser algo muy grande, algo en lo que todo el mundo puede empezar a pensar.

Mundo PMMI: ¿Cree que este nuevo tipo de materiales tiene aplicaciones en otras soluciones de envasado? ¿En etiquetas, por ejemplo?

Sí. En el fondo, nos centramos en hacer una buena fibra que se usa para la fabricación de papel; de manera que, si conseguimos esta buena fibra que produza un buen papel, las posibilidades podrían ser infinitas.

Mundo PMMI: ¿El suministro de este material es proporcional a la producción de cerveza? Es decir... ¿hay un suministro suficiente de paja?

El balance está a nuestro favor. Hay más paja de la que se necesita para crear los empaques.

Mundo PMMI: ¿Piensan utilizar este nuevo envase con otras marcas de AB InBev?

La cuestión es seguir aprendiendo y avanzar lo más rápidamente posible. Creo que todos estamos de acuerdo en que una economía circular es lo correcto para el planeta y que traerá grandes cambios a la industria, pero puede llevar tiempo. Como dije antes, ayudará muchísimo la asociación con Corona y el hecho de que hagamos saber al mundo que es posible este proceso.

Mundo PMMI: ¿Ese potencial impacto positivo global podría llevar a AB InBev a compartir este desarrollo, esta solución, con otras empresas y otras marcas fuera del grupo?

Creo que al ser algo tan bueno para el medioambiente y apropiado para la industria del papel, se adoptará más adelante. Sucederá con el tiempo. Hará falta que algunas grandes empresas como AB InBev tengan un gran impacto para que la industria empiece a moverse en esta dirección. Creo que el papel que está desempeñando AB InBev es el de ser el catalizador para la creación de esta nueva industria, y ahora depende de que muchos actores de la cadena de valor se involucren y empiecen a trabajar en este nuevo espacio. En GITEC nuestro rol es construir plataformas tecnológicas y usarlas para crear sinergias que nos permitan seguir aportando en el aspecto comercial, en los costos, en eficiencia; esa clase de proyectos nos entusiasman, y el del empaque six-pack para la cerveza Corona reúne esas características.

Más en Sustentabilidad