¿Cómo afecta la pandemia la actualización tecnológica de las empresas en América Latina?

Este tercer post preparado con los resultados de la encuesta que realizó MUNDO PMMI, muestra las alteraciones que la crisis por el COVID-19 ha traído en los planes de inversión de las empresas productoras de bienes de consumo masivo en la región.

Foto de Brian McGowan en Unsplash
Foto de Brian McGowan en Unsplash

La pandemia del COVID-19 llegó en momentos en los que el mundo empresarial se encontraba adelantando los planes de negocios trazados para el año. Los proyectos de actualización y mejoramiento de la capacidad de producción, la ampliación de líneas de productos y referencias, la contratación de nuevo personal, y la extensión de las bases de clientes, entre otras iniciativas consideradas para el crecimiento de las empresas en 2020, apenas estaban despegando. Ahora el panorama ha cambiado.

Les preguntamos entonces a los participantes en nuestra encuesta sobre los efectos del COVID-19 en las operaciones de los productores de bienes de consumo masivo, qué decisiones están tomando para reajustar los planes que tenían antes de la crisis, y las respuestas nos señalan un camino demarcado por la cautela.

En el caso particular de las contrataciones de nuevo personal previstas para este año para respaldar el desarrollo de las funciones administrativas, de producción, técnicas y de ventas, la determinación de mantener en espera las entrevistas de selección y contratación de nuevo personal es consecuente con la incertidumbre generada por la crisis. En ese sentido se enfocan las decisiones de la mayoría de los empresarios latinoamericanos consultados (Gráfica 1)

Mundo PMMI - EncuestaMundo PMMI - Encuesta

Un escenario similar puede advertirse en la decisión que muestran los empresarios de realizar algún tipo de inversión de capital. Cerca de la mitad de los participantes en la encuesta (47%) señala como la mejor opción mantener en espera una decisión concreta al respecto. (Gráfica 2)

Mundo PMMI - EncuestaMundo PMMI - EncuestaRazones detrás de las decisiones

Si miramos la actualización y modernización de la capacidad de producción mediante la adquisición de nuevas máquinas y equipos, vemos por otra parte que la posición predominante se enfoca mayoritariamente en la cautela. Un número importante seguirá con sus proyectos, con cambios mayores o menores, mientras que un porcentaje también representativo (26%) no hará cambios en la compra de bienes de capital. Para (28%) invertir en este momento representa una manera de afrontar con solidez el escenario posterior a la pandemia (Ver Gráfica 3).

Mundo PMMI - EncuestaMundo PMMI - Encuesta

Los cautelosos:  La falta de elementos que permitan vislumbrar lo que pueda venir luego de superada la pandemia del COVID-19 lleva a la mayoría de los empresarios (45%) a considerar que es muy pronto para decidir con certeza sobre inversiones, más aún cuando se han registrado ya devaluaciones en muchas de las monedas de los países latinoamericanos. “El panorama económico se ve difícil y, ante la incertidumbre, es mejor esperar para ver qué sucede”, señala un empresario encuestado, haciendo eco a muchas opiniones más en el mismo sentido.

La disponibilidad de capital para realizar inversiones en bienes de capital se está viendo también reducida por factores como la devaluación y el consecuente incremento en el costo de muchas materias primas. Adicionalmente, pensar en ampliar la capacidad de producción podría resultar aventurado frente a las inciertas condiciones que puedan mostrar los mercados latinoamericanos después de la crisis. “No sabemos sin la demanda se mantendrá estable o será menor que la pronosticada”, afirma un empresario mexicano participante en la encuesta; “de cierta forma nos encontramos al inicio de esta situación y será necesario esperar dos o tres meses para ver el comportamiento del mercado y su reacción a las medidas gubernamentales que se haya tomado”, anota otro de los directivos consultados.

Los que no: Para un grupo importante de empresas, este no es definitivamente el mejor momento para realizar inversiones en bienes de capital y, en consecuencia, esta opción no se ha considerado para el corto plazo.

Entre las razones principales para no considerar adquisiciones de maquinaria y equipo en estos momentos se encuentran la inconsistencia de adquirir nuevos equipos cuando existen dificultades para contratar personal nuevo; la preferencia a la destinación de los recursos disponibles para otras finalidades como el pago de deudas y la conservación de los empleos de sus trabajadores; o, simplemente, que ya habían hecho inversiones recientes, previas a la crisis.

Adicionalmente, un panorama incierto de abastecimiento y de alzas es otro motivo de peso para no invertir: “Si no podemos contar con materias primas sería muy aventurado pensar en expandir la planta de producción”, sostiene un empresario consultado.

Los que invierten: Un enfoque positivo en medio de la pandemia del coronavirus es el que reflejan las respuestas de un 28% de los participantes en la encuesta, que ven, con cambios mayores o menores, buenas oportunidades en la inversión en equipos y maquinaria.

Algunas empresas tenían ya en curso proyectos de inversión, mientras que otras están teniendo aumentos en la demanda de sus productos que las llevan a considerar acertado realizar inversiones para aumentar su capacidad de producción con nuevos bienes de capital. Queremos actualizar los recursos que tenemos en este momento y ocuparlos al máximo”, señala un empresario en su respuesta. Esta mirada optimista la comparten otros encuestados, como el que señala con esperanza que “En treinta días podremos tener un panorama más claro. Son muy alentadoras las oportunidades que se vislumbran después de la pandemia del coronavirus”.

Más en Inteligencia de Negocios