¡Hub de contenido!
Acceso a contenido educativo gratis.
Comience a aprender

La aproximación de Anheuser Busch & Budweiser sobre la mezcla entre botellas y latas

Ken VonderHaar, de Anheuser-Busch InBev, conversó con Packaging World en las instalaciones de St. Louis de Budweiser sobre los diferentes formatos de empaque, y su aproximación hacia la provisión de empaques y reciclaje, entre otros.


Puntos clave:  

  • La mezcla entre latas y botellas está cambiando, y el ascenso de las latas solo se intensificó durante la pandemia a medida que disminuyeron las oportunidades en los restaurantes (barriles) y aumentaron las compras en el hogar de mayores volúmenes.
  • El reciclaje de aluminio es particularmente rápido, y una lata de Bud reciclada puede volver a aparecer en una instalación de Budweiser en forma de bobina impresa tan pronto como 2 semanas después de que el consumidor la recicla.
  • Anheuser Busch tiene una división de mercados verticales que administra instalaciones de fabricación de latas y botellas destinadas a mantener la honestidad de sus proveedores de latas y botellas. Pero la empresa no lo considera una competencia central y no quiere entrar en un negocio completamente vertical.
  • ¿Qué sigue para Bud? Su apuesta es (casi) tan buena como la de Ken VonderHaar

Contenido relacionado con este episodio:

   Lea la transcripción abajo:

Hola, soy Matt Reynolds, editor de Packaging World con una nueva edición de Cinco Minutos. Y hoy estoy en St. Louis en las instalacioines de Anheuser Busch donde me senté a hablar con Ken VonderHaar de Budweiser & Anheuser Busch, y le pregunté acerca de sus grandes retos en empaque por estos días. Aquí lo que nos dijo.

Matt Reynolds: Anheuser Busch tiene ambos, altos volúmenes de vidrio y de latas, ambos reciclables. ¿Qué piensa del balance entre latas y vidrio en términos de sustentabilidad? 

Ken VonderHaar:  Bien nosotros vimos cómo hubo un gran cambio con el COVID, donde teníamos cerca de 40% vidrio y 60% latas, y un pequeño porcentaje de barriles. Claro, durante el COVID, todos los bares cerraron, y distintos establecimientos. De manera que todos se llevaban los paquetes de 30 unidades a casa. De manera que esto ha cambiado un poco a un poco más de más de 60% latas, pero predominantemente las latas  tienen un mayor volumen, las latas continúan su tendencia al alza versus su volumen tradional pues el COVID aceleró dicha tendencia. Y las latas van a ser, al menos eso parece, el empaque de mayor crecimiento para nosotros hacia el futuro. 

Matt Reynolds: Anheuser Busch tiene tanto capacidades de fabricación de latas como de botellas en lo que ustedes llaman operaciones verticales.  Pero ustedes no son el único proveedor de estos empaques. La mayor parte, de hecho viene, de proveedores tradicionales de botellas allá afuera. ¿A qué se debe ello? ¿Y cómo es su relación con los proveedores de botellas y latas donde es algo que ustedes podrían hacer también?

Ken VonderHaar: Bien nosotros queremos tener una operación vertical robusta principalmente para controlar los costos y la calidad de otros proveedores. De manera que como nuestra división de envases de metal fue establecida en los inicios de los años setenta, fue primordialmente para controlar la calidad del producto. No estábamos obteniendo buena calidad de parte de nuestros proveedores y queríamos entonces hacerlo nosotros mismos. Pero además esto nos dio perspectivas en el costo de fabricación  y por tanto del tipo de márgenes que debería tener ese producto. Y en verdad, lo que nuestras operaciones verticales logran no solamente nos da seguridad de abastecimiento de algunos de los commodities que están escasos en la cadena, como las latas y las botellas actualmente. Pero, más importante aún, nos da la capacidad de controlar los costos de contratación cuando compramos de otros proveedores.  De manera que todo el modelo de negocio de operaciones verticales no es crecer tan rápidamente como se expande la empresa de cerveza. Se trata de crecer con suficiente masa crítica de manera que otros proveedores podrían decirse necesito ser competitivo en costos o, de lo contrario, Anheuser Busch va a construir su propia instalación de manufactura.

Matt Reynolds:  En términos de economía circular y reciclaje, hemos hablado de aquella circunstancia en la que el contenido de una lata es consumido, la lata es reciclada por el consumidor,  y luego este mismo material está de regreso en sus líneas en cuestión de dos semanas. ¿Eso no sucede acá, correcto?

Ken VonderHaar: No. Es correcto. De manera que una vez el consumidor recicla la lata, esta se va al fundidor. Y el tiempo de retorno con estos operarios es muy corto, o puede ser muy corto, al punto donde ellos pueden convertirlo  a bobina en cuestión de días, y regresarnos esa bobina. Y si podemos fabricar una lata en nuestra planta en Arnold, a 48 kilómetros al sur de aquí de St. Louis, típicamente podemos llenarla en un día de ser hecha y luego estará en el mercado un par de días después de esto. De manera que el tiempo de retorno es muy rápido. Obviamente depende del proveedor de aluminio y de cuándo quiera intentar poner el producto reciclado en su flujo de trabajo allá. Pero puede ser un retorno muy rápido y es infinitamente reutilizable.

Matt Reynolds: ¿Cuál es el próximo gran paso que viene para Budweiser en el frente de los empaques?

Ken VonderHaar: Ojalá lo supiera. Tenemos la botella de aluminio que fue un envase bien innovador. Se vende mucho. No es un vendedor para alto volumen. Tenemos mucho en innovación y especialmente alrededor de los empaques, y la flexibilidad alrededor de los diferentes tipos de empaque. De manera que nos verán haciendo un lanzamiento aquí probablemente en el próximo año o un poco más, un empaque completamente nuevo para una máquina desarrollada in-house por A B, que estaremos lanzando al mercado para empaque secundario para botellas.

Matt Reynolds: Como puede ver, hay mucho sucediendo hoy en la industria de la cerveza en lo que tiene que ver con envases. Esto es todo por hoy en Cinco Minutos.