Dow y Enka, aliados por la revolución circular en América Latina

Con la producción de la nueva resina reciclada posconsumo (PCR) de la familia REVOLOOP, se fabricarán envases para productos para el aseo y el hogar y se reciclarán más de 4.000 toneladas anuales de plástico en Colombia.

Para las dos empresas, la alianza que anunciaron esta semana representa el cumplimiento de una ambición común: implementar una estrategia de economía circular que aproveche al máximo los recursos y convierta los residuos en insumos para nuevos empaques. La iniciativa impactará de manera positiva al sector de recicladores organizados en Colombia, ya que comprende el reciclaje de 3 millones de botellas de PET al año y su expansión a 6 millones con la instalación en 2022 de una nueva planta de producción de resina.

En el último trimestre del año entrante comenzará la operación de esta nueva planta de reciclaje cerca de la ciudad de Medellín, “que llevará a Colombia a convertirse en uno de los líderes mundiales en términos de sostenibilidad”, afirmó Álvaro Hincapié, presidente de Enka. Para este propósito, la empresa colombiana cuenta con el respaldo de EKO®PET  la mayor red de captación de botellas en el país, conformada por más de 700 centros de acopio propios y aliados, y con presencia en más de 900 municipios.

Una nueva referencia reciclada posconsumo nacida de esta alianza, y presentada por primera vez en Colombia, es la resina de polietileno (HDPE o PEAD) REVOLOOP de Dow, producida a partir de tapas y etiquetas de las botellas plásticas. De acuerdo con Carolina Mantilla, directora de Sustentabilidad de Empaques y Plásticos Especiales para América Latina de Dow, “su producción ayudará a avanzar en la circularidad del plástico, reduciendo la huella de carbono de la cadena de valor y generando valor compartido mediante el aumento de la demanda para las cooperativas y recolectores de residuos en Colombia”.

Dow EnkaCon los productos de la familia REVOLOOP, Dow viene expandiendo en el mundo la oferta de resinas recicladas posconsumo, en un trabajo que adelanta en estrecha colaboración con socios que están demostrando solidez y alta capacidad de gestión y aprovechamiento de residuos. En Colombia, el aliado ideal ha sido Enka, que opera la planta de transformación de botellas de PET más grande de Suramérica. Como parte del acuerdo de trabajo establecido entre las dos compañías, Enka está convirtiendo las tapas y etiquetas de las botellas en resinas de polietileno, utilizando las formulaciones especialmente desarrolladas por Dow. “Esta nueva resina PCR se desarrolló con la calidad Dow, y ofrece un alto desempeño para la producción de empaques más circulares. La economía circular ya está entre nosotros. Y este es apenas el comienzo”, afirmó Carolina Mantilla en la rueda de prensa convocada para presentar el nuevo desarrollo.

Respaldo al reciclaje mecánico

La nueva familia REVOLOOP, lanzada globalmente por Dow a comienzos de este año y presentada por primera vez en América Latina en el evento realizado en Colombia, reúne los propósitos de la empresa para respaldar el reciclaje mecánico y avanzar en el logro de un modelo de economía circular. En la elaboración de la resina se aplica un procedimiento físico-mecánico para someter el plástico recolectado a procesos de compactación, separación, molido, lavado, secado, extrusión, filtración y peletizado.

Luego de que los recicladores recogen y separan las botellas de PET, estas son prensadas para su envío a las instalaciones de Enka en el municipio de Girardota, cerca de Medellín. Una vez allí, las tapas y etiquetas que acompañan a las botellas se separan para convertirlas en resinas y fibras de alto valor agregado. En su transformación, pasan por estaciones de lavado, molienda y formación en pequeñas hojuelas. Lo que sigue es un proceso de extrusión que funde estas hojuelas mediante calor y fricción para luego ser filtradas, enfriadas y pasadas por la peletizadora, que les da su forma de gránulos de resina, conocidos en la industria como pellets.

Después de este completo proceso, el producto final resultante es revisado minuciosamente, antes de ser empacado para su comercialización. “En esta alianza con Dow estamos cumpliendo con el principio de convertir lo ordinario en extraordinario; de hacer de los residuos productos de un altísimo valor. En Enka estamos plenamente convencidos de que los residuos son oro y que podemos entregar productos de alta calidad y sostenibles, que respondan además a nuestro compromiso social”, expresó Álvaro Hincapié, presidente de Enka.

Voluntades asociadas

Cuando Dow y Enka establecieron su alianza, el impacto ambiental de la iniciativa era uno de los pilares centrales, pero no el único: la generación de valor a lo largo de toda la cadena pesaba también de manera importante en sus proyecciones. La idea se centraba en compartir el valor, hacer sostenible el proceso y asegurar su escalabilidad y sus positivos impactos ambientales, económicos y sociales.

En un entorno como el de Colombia, donde se generan 12 millones de toneladas de residuos al año y las tasas de reciclaje no superan el 17 % (5 % en el caso específico de los plásticos), los desafíos son de gran magnitud. “Para poder incrementar esas tasas es necesario hablar de circularidad y solucionar muchos desafíos sistémicos que tenemos en el país y en la región”, aseguró Carolina Mantilla, e insistió en la urgencia de mejorar los sistemas de separación y recolección de residuos, la gestión de los rellenos sanitarios y, principalmente, la educación de la ciudadanía.

Carolina Mantilla, directora de Sustentabilidad de Empaques y Plásticos Especiales para América Latina de Dow.Carolina Mantilla, directora de Sustentabilidad de Empaques y Plásticos Especiales para América Latina de Dow.DOWEl cambio en los comportamientos —la reprogramación mental, como se define en ocasiones a una mayor conciencia sobre los efectos de las actuaciones de todos sobre el medioambiente— es un propósito sobre el que las empresas de esta alianza también trabajan. “Tenemos un compromiso muy grande de contagiar a las futuras generaciones con la pasión por el reciclaje, la sostenibilidad, la economía circular, y es por eso que nos hemos dedicado a visitar colegios y universidades para mostrar la importancia que tienen estos temas”, señaló el presidente de Enka.

Las empresas contribuyen, además, a la adecuada gestión de sus productos acudiendo al uso de recursos digitales modernos. En el caso de las nuevas resinas, la solicitud de los consumidores y propietarios de marca de tener información sobre origen, procesamiento y reincorporación en nuevos envases está impulsando la adopción de sistemas digitalizados y herramientas como blockchain. “En Dow estamos trabajando para lograr tener esa trazabilidad de la resina a través de medios digitales. Es algo que estamos empezando a diseñar y que muy pronto esperamos tener como atributo adicional a la plataforma REVOLOOP que estamos lanzando”, informó la directora de Sustentabilidad de Empaques y Plásticos Especiales para América Latina de Dow. Enka aporta esa trazabilidad a la alianza, con las capacidades que tiene ya incorporadas en los procesos a través de su red de cooperativas EcoRed.

La generación de valor para todos los actores de la cadena y la articulación y el trabajo conjunto con cooperativas, agremiaciones y gobiernos son factores esenciales para lograr la circularidad. “La propuesta de valor integra todos estos elementos; por eso decimos que no solamente estamos lanzando un producto sino una plataforma que comprende una resina muy importante como REVOLOOP, con todos sus atributos de desempeño, calidad y resistencia, y el componente social en la cadena de recicladores”, destacó Carolina Mantilla. La directiva de Dow explicó que se trata de un problema sistémico, que debe ser resuelto desde un punto de vista sistémico, incorporando los aspectos que garanticen “ese impacto, esa escalabilidad y esa ambición de largo plazo que tenemos compañías como Enka y Dow”.

Un futuro escalable

Las proyecciones de la alianza entre Dow y Enka son muy prometedoras. Además de la puesta en marcha de la nueva planta de Enka en 2022 se avanza también en el desarrollo de nuevos productos entre las dos empresas y en la búsqueda de otros grupos de interés que trabajen con las mismas visiones y ambiciones. “Estamos empezando a trabajar con las poliolefinas, por eso esta alianza con Dow es tan importante, porque nos permite tener acceso a formulaciones supremamente especiales, para desarrollar productos de muy alto valor agregado”, señaló el presidente de Enka, enmarcando el alcance de estas iniciativas en un escenario como el colombiano, donde se consumen cuatro veces más poliolefinas que PET.

Por el momento, los datos actuales son positivamente contundentes. Los ahorros de energía que se obtienen en las plantas de Enka en Colombia equivalen a la que necesitaría una ciudad de 2,2 millones de habitantes. “Ese es el ahorro que se genera cuando se remplaza la resina virgen”, explica Álvaro Hincapié, quien extiende la exposición de los beneficios señalando que la reducción de las emisiones de CO2 serían iguales a las de retirar 21.000 vehículos de las calles, y estimando en 150 mil millones de pesos (351 millones de dólares) los ingresos percibidos por los recicladores en el país. Este es apenas el comienzo de un camino de largo plazo, de una alianza llena de innovación y nuevos productos que permitirá en Colombia cerrar el ciclo de los plásticos y avanzar en la revolución circular”, concluye.

Compañías en este artículo
Más en Sustentabilidad