Ocho tendencias que trazan rumbo del mercado mexicano de empaque

Reciente estudio de PMMI sobre mercado de maquinaria de empaque en México: tendencias y pronósticos 2021-2022 revela interesantes cambios y adaptaciones que los mercados están imponiendo a las marcas para el empaque y comercialización de sus productos.

Las profundas transformaciones que la pandemia ha traído se reflejan hoy de una manera especial en la interacción entre los productores y los consumidores, en la forma de producir y comercializar, y en los hábitos de consumo de los usuarios de bienes empacados.

De allí que resulte tan importante conocer los análisis y pronósticos que PMMI ofrece en su más reciente estudio sobre el mercado mexicano de maquinaria de empaque  PMMI Mexico’s Packaging Machinery Market Trends and Forecast 2021-2022, en el que presenta ocho tendencias que marcan el camino para este y el próximo año.

Para 2021, se espera una reactivación económica en México, que el Fondo Monetario Internacional estima en 5,55 %. Analistas más conservadores, se explica en el estudio, consideran que la falta de medidas e incentivos para revertir la contracción económica vivida en 2020 hará que la recuperación sea más lenta que la que tendrán otros países donde los gobiernos han respaldado de manera más decidida a las empresas e incentivado el consumo a través de fondos de estímulo.

En este escenario, las tendencias presentadas en el nuevo reporte de inteligencia de negocios cubren los temas cruciales de la sustentabilidad de los empaques, el comercio electrónico, y las opciones en aplicaciones y formatos, entre otras variables definidas por las preferencias de los consumidores, las regulaciones y las demandas del mercado. En el estudio se identifican las siguientes preferencias como aspectos relevantes para la industria de empaque:

-         Los empaques sustentables: La inclusión en los empaques de propiedades de sustentabilidad, reciclabilidad o reutilización son cada vez una exigencia mayor de los consumidores, y elementos que las marcas integran en el empaque de sus productos. Muchas compañías buscan ahora ofrecerles a los consumidores empaques que puedan reciclarse, reutilizarse, recuperarse y que se orienten hacia un modelo de economía circular.  No obstante, este creciente interés, se destaca también en el reporte de PMMI el hecho de que la pandemia ha exaltado en el mercado mexicano, y de muchos otros países del mundo, el uso de plásticos de un solo uso, que garanticen una mayor seguridad e higiene de los alimentos.

-          La innovación para el comercio electrónico: Un sector que ha vivido una profunda transformación por efectos de la pandemia del COVID-19 ha sido el de comestibles. En México, donde las ventas a través del comercio electrónico crecieron 81 % en 2020, muchos usuarios ensayaron y hoy realizan regularmente compras de víveres a través de los canales digitales. La atención de esta demanda requiere de nuevos diseños de empaques que permitan la manipulación segura de productos como yogurts, frutas, vegetales, huevos, pasteles y bebidas, entre otros, a los que se suman detergentes, limpiadores, champús o químicos, que también se comercializan a través de estos canales. “Las compañías están abordando estos desafíos, bien sea mediante la inclusión de componentes a sus formulaciones o innovando en sus empaques, siendo esta última la opción utilizada con mayor frecuencia”, se lee en el estudio de PMMI, que señala además el uso de materiales innovadores en los empaques para responder a estas exigencias, y el empleo creciente de películas termoencogibles, tapas, o bolsas con aire o gas que aumentan la seguridad y la protección de los productos.

-          Los tamaños más pequeños: Factores demográficos, de salud y regulatorios están impulsando en los sectores de alimentos y bebidas el uso de empaques más pequeños, en especial para productos con altos contenidos de azúcares y calorías. Demográficamente, la prevalencia de familias más pequeñas, que habitan viviendas menos amplias y cuentan con poco espacio de almacenamiento, incide en la preferencia por empaques de menor tamaño. Las porciones más pequeñas, por el lado de la salud, crean en los compradores la sensación de un consumo más sano y responsable. Para evitar la imposición de un gravamen del 8 % y lograr mantener los precios para los productos con un límite de contenido de 275 o más calorías en 100 gramos y de bebidas con azúcar añadida, las marcas mexicanas han acudido a las presentaciones en formatos pequeños.

A esta tendencia contribuye además la oferta ampliada de productos nacionales e internacionales, que limita el espacio de exhibición en los puntos de venta. Con el uso de empaques más pequeños se potencia la presencia en los estantes y se logra adicionalmente una rotación más ágil de los productos.

-          Las mangas y etiquetas contraíbles: La popularidad que los materiales de empaque contraíbles alcanzaron para las bebidas y los productos farmacéuticos se está extendiendo ahora a los alimentos procesados y los artículos para cuidado personal. Con las mangas contraíbles las marcas responden a los requerimientos de protección y seguridad de productos líquidos y semiviscosos que se comercializan a través de los canales electrónicos.

Una ventaja adicional de las mangas y etiquetas contraíbles es la flexibilidad que ofrecen de utilizar un mismo envase para distintos productos, crear con rapidez nuevas presentaciones y adaptarse al mercado y a los cambios en las regulaciones sin necesidad de desarrollar nuevos envases.

-          Los empaques y sobres de una sola porción: La percepción de que los empaques de una sola porción son una alternativa más limpia que los envases que pueden ser tocados por muchas manos impulsó en 2020 su popularidad. De acuerdo con el estudio de PMMI, esta tendencia llevó en 2020 a que empresas del sector de alimentos vieran aumentos excepcionales en la demanda en estas presentaciones, en especial de productos como salsa de tomate, mayonesa, mostaza, aderezos para ensaladas y azúcar. Lo mismo se reporta en otras industrias como las de cosméticos y farmacéutica, que registraron incrementos importantes en las ventas de sus productos en presentaciones de una sola porción.Foto 2PMMI - Business Intelligence

-          Las bolsas parables: Desde hace algunos años, los doy-packs, como se conocen las bolsas parables que permiten la exhibición vertical de los productos, comenzaron a remplazar de manera significativa a las latas en el envasado de distintos bienes, y siguen extendiendo su presencia en segmentos como botanas, alimentos proteínicos con valor agregado, aderezos, vegetales congelados, detergentes, suavizantes y otros productos para el hogar.  En entrevistas realizadas para la preparación del nuevo informe de PMMI sobre el mercado de maquinaria de empaque en México, varios empresarios consultados señalaron su intención de lanzar nuevos productos en este tipo de presentaciones o añadirlas a las líneas existentes de producción, para atender una demanda creciente.

Se señala en el estudio la incursión de esta modalidad funcional de empaque en segmentos de alimentos preparados como los de carnes, pastas o ensaladas precocidas, que pueden consumirse de inmediato y directamente desde el empaque y resellarse para su consumo posterior.

-          Los vegetales en bolsas y bandejas: La presencia en las tiendas y supermercados mexicanos de refrigeradores con frutas y verduras previamente empacadas está suplantando la oferta tradicional que se hace de estos productos sin empaques. Los alimentos más comunes ofrecidos bajo esta nueva modalidad son los frutos rojos, las hierbas, las ensaladas cortadas y lavadas, los productos orgánicos y las ensaladas de frutas.

Foto 3PMMI - Business Intelligence-          Las proteínas con valor agregado: Otro segmento de la industria de alimentos que está cambiando su presentación es el de productos proteínicos como carne de cerdo, pescado, jamón, tocino y carnes procesadas, ofrecidos tradicionalmente sin empaque y seleccionados por los consumidores, o previamente empacados en bandejas envueltas en plástico.  Hoy, es cada vez mayor la oferta en México de productos previamente empacados en bolsas resellables, bolsas parables o bandejas con tapa. Estos tipos de empaque se ajustan además a la compra creciente por medio de canales electrónicos, en los que no es posible ver y seleccionar los productos que se adquieren, lo que hace muy relevante la estandarización de los cortes y los empaques, al igual que la oferta de valor agregado en forma de sabores, salsas o preparaciones.

Si quiere acceder a la información completa del informe o descargar un resumen ejecutivo, ingrese aquí.

Compañías en este artículo
Más en Inteligencia de Negocios