Amplio menú de oportunidades para la industria de alimentos empacados en México

En 2019 las ventas repuntaron hasta alcanzar un valor ligeramente superior a 1 billón de pesos mexicanos (53,9 millones de dólares), impulsadas por la expansión de los minoristas, la innovación en los productos y la conciencia de los hábitos alimenticios.

Empaques Alimentos
Foto de Daria Volkova, de Unsplash

La industria de alimentos empacados en México ha experimentado en los últimos dos años un crecimiento moderado de ventas en volumen, que se acelerará en los próximos años de acuerdo con las predicciones realizadas por Euromonitor International, en su informe “Packaged Food in Mexico 2019” (“Alimentos Empacados en México 2019”).

La incertidumbre ha sido un factor presente en la escena económica mexicana durante los últimos dieciocho meses. La candidatura y posterior elección de Andrés Manuel López Obrador como nuevo presidente, así como las demoras en la renegociación de los tratados de comercio con Estados Unidos y Canadá ocasionaron una desaceleración, que se tradujo en una disminución durante 2018 en las ventas minoristas de alimentos empacados. Una vez despejadas algunas expectativas, en 2019 las ventas repuntaron hasta alcanzar un valor ligeramente superior a 1 billón de pesos mexicanos (53,9 millones de dólares), impulsadas por factores como la expansión de los minoristas, la innovación en los productos y la conciencia cada vez mayor que tienen los consumidores en temas relacionados con sus hábitos alimenticios. Para el año 2024 Euromonitor International prevé un crecimiento anual promedio de 6,3 %, cercano a los 1,5 billones de pesos mexicanos (80,8 millones de dólares).

Fuente: “Packaged Food in Mexico 2019” (“Alimentos Empacados en México 2019”) de Euromonitor International.Fuente: “Packaged Food in Mexico 2019” (“Alimentos Empacados en México 2019”) de Euromonitor International.

Ante la reducción de la incertidumbre política se esperan mayores inversiones en el país, así como un avance económico en términos generales. Se prevé que los alimentos envasados registren un crecimiento acelerado durante el período de pronóstico del estudio (2019-2024) en comparación con lo observado durante el período de revisión (2014-2019).

El agitado ritmo de vida de las ciudades y el aumento del consumo de alimentos fuera de los hogares, entre otros factores, dinamizan la industria de los productos empacados y van dejando algunas categorías por fuera, como la de alimentos básicos, que podrán ser desplazados por alternativas más convenientes como carnes precocinadas, comidas y ensaladas preparadas, entre otras opciones cómodas y asequibles.

Productos empacados y alimentos preparados

La conveniencia tanto en los empaques como en los contenidos, la preferencia por opciones naturales y nutritivas y la expansión de las alternativas que ofrecen las grandes compañías han sido impulsores de la innovación y el desarrollo de productos más competitivos en diferentes áreas del mercado. Esto se puede evidenciar en ofertas como las de sustitutos de la leche, bebidas de soya, arroz, avena, entre otras, que han tenido un crecimiento dinámico en ventas; se espera, además, que aumenten su variedad para el periodo de predicción del análisis.

Si bien en México el pan, la carne y el queso siguen siendo ampliamente vendidos en sus versiones frescas y no empacadas, factores como la comodidad en el almacenamiento, la duración y el uso han impulsado el crecimiento de estos productos en los formatos empacados tanto entre los distribuidores minoristas como entre los consumidores.

En el futuro es probable que artículos como las pechugas de pollo enlatadas ofrecidas por Member’s Mark, en los clubes de almacenes (Sam’s Club), o la marca Butterfield Farms, en los supermercados, ganen popularidad entre el público mexicano.

Por su parte, en 2019 algunas de las empresas líderes en alimentos básicos enfocaron su esfuerzo en desarrollar ofertas con mayor valor y sofisticación, incluyendo recetas y comidas listas para consumo que se pueden comercializar a precios más altos. Se espera que, al igual que con los productos empacados, esta tendencia crezca en los años siguientes y que marcas como La Costeña, Bachoco, La Huerta, Dolores, Tuny y Chata extiendan su portafolio de productos; así mismo, se prevé que la participación de nuevas marcas como Sinaloa, El Gallo, Guisy y Avilés impulse el crecimiento de esta categoría.

Adaptación y optimismo

En los últimos años los vendedores minoristas modernos han adaptado su oferta y la disposición de los productos para ser más eficientes y atraer a sus clientes; este cambio ha sido determinante para el crecimiento en ventas de productos empacados, ya que se ha reducido o eliminado la venta de productos a granel en estos comercios para dar cabida a refrigeradores donde se exhiben los productos previamente empacados. Con esta nueva dinámica se ha dado mayor importancia al empaque y a la información que este contiene, y se está incentivando en las empresas la innovación y el desarrollo de diferentes formatos, ajustados a las necesidades de los consumidores y los vendedores.

Comidas fuera de casa

Cada día es mayor la cantidad de personas que come por fuera de sus hogares para evitar desplazamientos prolongados en las grandes ciudades, comportamiento que ha determinado la manera de consumir los alimentos de importantes segmentos de la población. Por ello los servicios de alimentos cada vez ganan más importancia y las compañías se están enfocando en ofrecer sus marcas a estos operadores. Formatos pequeños y porciones individuales de salsas, aderezos, chile en polvo, entre otros, se encuentran disponibles no solo para el consumo sobre la marcha, sino también como productos de uso individual dentro de un comercio de alimentos. A esto se suma el crecimiento de los servicios a domicilio impulsado por plataformas como Uber Eats, que estimula el consumo de productos en formato individual.

Para satisfacer esas nuevas necesidades de los consumidores, los operadores de servicios de alimentos buscan cada vez más productos preparados o enlatados que faciliten la operación, agilicen la atención y disminuyan los costos operativos.

Para ello cuentan con empresas como Pacific Star (PFS de México) que ofrece una amplia gama de productos, servicios y una logística organizada que garantiza la calidad y trazabilidad en los alimentos. Por su parte, algunos operadores pequeños se inclinan por almacenes mayoristas de autoservicio como City Club, Wal-Mart o Costco.

Para los operadores en general, el precio sigue siendo el principal factor en la decisión de compra, pero se espera que en los próximos años ganen relevancia la calidad y el servicio y que se estimule la competencia en este sector.

Alimentos y combustibles

Uno de los canales de distribución de alimentos empacados que se está desarrollando ampliamente en México son las tiendas en las estaciones de servicios. Con la reforma energética de 2013, que abrió el mercado de combustibles a compañías privadas, se aumentó el número de empresas que ingresaron a este canal.

Marcas como OXXO y 7- Eleven (tiendas de conveniencia) lanzaron sus estaciones de servicio, OXXO Gas y Petro-7, mientras que marcas líderes en la venta de combustibles como Total, Repsol, BP y Shell, entre otras, también comenzaron a establecer o comprar estaciones de servicio existentes, en las que incluyen la venta de productos empacados.  

La hora del café

La expansión de las tiendas especializadas en café y té contribuye a que esta categoría lidere las ventas en los servicios de alimentación. Igualmente, están apareciendo nuevos competidores como cafeterías independientes o pequeñas cadenas y tiendas de conveniencia que ofrecen productos frescos de pastelería, barras de cereal y pasabocas. Un atractivo especial de estos puntos de venta es la oferta que generalmente tienen de espacios de trabajo con conexión de Internet inalámbrico, una propiedad que atrae a clientes jóvenes que buscan un espacio para trabajar y reunirse con amigos.

En términos generales, el informe de Euromonitor International sobre el mercado de alimentos empacados en México señala que existen buenas perspectivas para el negocio y para el consumidor. En la medida en que la incertidumbre disminuya y con la entrada de varios competidores en el mercado y los planes de inversión anunciados por los principales actores, se espera un desempeño general positivo, impulsado, además, por la apertura de nuevos puntos de venta y el aumento en el turismo. Recursos como la inclusión de proveedores nacionales y mejoras en el servicio al cliente servirán a las empresas para continuar enfrentando los desafíos que presenta la industria e impulsarán el crecimiento de las ventas en los próximos años.

Para conocer las tendencias en envasado y procesamiento en alimentos en México y Latinoamérica, un escenario ideal es la feria por excelencia en nuestra región para estos dos dinámicos sectores, EXPO PACK México 2020, que tendrá lugar del 2 al 5 de junio próximos en Expo Santa Fe, Ciudad de México.  De clic aquí para obtener más información de la feria, y acceder al registro.

Más en Inteligencia de Negocios