¬°Hub de contenido!
Acceso a contenido educativo gratis.
Comience a aprender

La REP puede impulsar soluciones para recuperación de envases flexibles

La Responsabilidad Extendida del Productor (REP) ofrece el potencial de aumentar las tasas de recuperación de materiales y optimizar la gestión de residuos, especialmente para los materiales de empaque flexibles difíciles de reciclar.

Alison Keane es presidenta y CEO de la Flexible Packaging Association, FPA, de los Estados Unidos
Alison Keane es presidenta y CEO de la Flexible Packaging Association, FPA, de los Estados Unidos

Por Alison Keane, presidenta y directora ejecutiva de la Flexible Packaging Association, FPA

No es ning√ļn secreto que nosotros, todos nosotros, nos enfrentamos a una amenaza muy real y muy grave de contaminaci√≥n. Sin embargo, aqu√≠ es donde nuestro terreno com√ļn parece terminar. Los desaf√≠os ambientales son complejos y controvertidos; solo eche un vistazo a los proyectos de ley legislativos de reciclaje y pl√°stico muy diferentes propuestos cada a√Īo en todos los Estados Unidos. Independientemente de la pol√≠tica, no hay duda de que somos responsables de deshacer el da√Īo que han causado vidas de contaminaci√≥n y mala gesti√≥n de desechos en nuestro planeta, una tarea casi abrumadora que puede sentirse fuera de nuestro alcance.

Palabras como "sustentable" se usan cada vez m√°s en nuestra vida cotidiana, desde la compra de comestibles hasta los productos para el hogar y el cuidado personal, hasta el empaque que acaba de llegar a la puerta. Pero, ¬Ņqu√© tan sustentables son estas opciones si finalmente terminan en vertederos o, peor a√ļn, en el medio ambiente?

El reciclaje y la gesti√≥n de residuos est√° entre los temas top-of-mind para muchos estadounidenses, que buscan pasos inmediatos, procesables y orientados a resultados hacia pr√°cticas m√°s limpias y ecol√≥gicas. Sin embargo, mientras muchos estados en los Estados Unidos contin√ļan presionando para que se proh√≠ban o reduzcan los pl√°sticos, los resultados son, en el mejor de los casos, tibios, lo que hace que muchos de nosotros nos preguntemos si existe una mejor manera. Aunque muchas soluciones parecen viables por escrito, pueden exacerbar los problemas ambientales en la pr√°ctica. Por ejemplo, si los estadounidenses se alejan del pl√°stico y dependen casi exclusivamente del papel y el cart√≥n para fines de empaque, ¬Ņc√≥mo abordar√≠amos la deforestaci√≥n significativa resultante?

En √ļltima instancia, la sustentabilidad se trata de equilibrio, y cuando examinamos nuestros sistemas actuales, todos podemos estar de acuerdo en que queda mucho m√°s por hacer para mejorar el ciclo de vida de los materiales beneficiosos, como los envases flexibles y el pl√°stico, para aprovechar al m√°ximo sus beneficios.

Los envases flexibles son m√°s duraderos, ligeros y protectores que muchas alternativas, y que son el sello distintivo de la sustentabilidad. Por lo general, compuesto por dos o m√°s materiales, incluido el pl√°stico, unidos para proteger y preservar el contenido, el empaque flexible es m√°s eficiente en recursos que muchas otras opciones de empaque porque su producci√≥n requiere menos agua y energ√≠a, y su manufactura y transporte generan menos emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Por sorprendente que pueda parecer, son m√°s eficaces que la mayor√≠a de las otras opciones de empaque para proteger los productos de la contaminaci√≥n, el deterioro y el da√Īo, lo que da como resultado menos desperdicio en primer lugar.

Si bien otros tipos de envases pueden aceptarse m√°s f√°cilmente en los centros de reciclaje, ofrecen menos protecci√≥n para los productos de consumo, especialmente los alimentos, y, en √ļltima instancia, son m√°s costosos y menos sustentables de producir. Los envases flexibles ayudan a extender la vida √ļtil de los productos alimenticios, el contribuyente n√ļmero uno a los vertederos y las emisiones de GEI, a trav√©s de la protecci√≥n contra la luz solar, las bacterias, los olores, la humedad, los da√Īos del proceso de transporte y m√°s. Esto es especialmente importante considerando que, si el desperdicio de alimentos fuera un pa√≠s, ser√≠a el tercer mayor contribuyente a los GEI despu√©s de Estados Unidos y China. De hecho, el 52% de todos los envases flexibles se utilizan para alimentos.

Adem√°s, los envases flexibles optimizan el volumen y el peso para maximizar la eficiencia del almacenamiento y el transporte al tiempo que reducen la cantidad de residuos de envases que necesitan una gesti√≥n al final de su vida √ļtil. El aumento de la eficiencia y la reducci√≥n de los residuos de envases dan como resultado la reducci√≥n en la fuente, el m√©todo m√°s eficaz y preferido desde el punto de vista medioambiental para abordar el exceso de residuos.

A√ļn as√≠, queda un problema: ¬ŅQu√© hacemos con los residuos de envases flexibles? La infraestructura de reciclaje actual, que var√≠a mucho de un municipio a otro, incluso dentro del mismo estado, a menudo es inconsistente, ineficiente y no accesible para todos los residentes. Adem√°s, los programas en la acera enfrentan desaf√≠os importantes, que incluyen cambios en la econom√≠a de los productos b√°sicos, tensiones en los servicios de recaudaci√≥n financiados por los contribuyentes y preocupaciones sobre la calidad del material y los mercados finales.

Pero hay una soluci√≥n, y ya existe con un enfoque de Responsabilidad Extendida del Productor (EPR), una pol√≠tica en la que los productores comerciales asumen parte de la responsabilidad financiera y operativa para procesar y reciclar los envases de consumo. Las tecnolog√≠as de reciclaje avanzadas, que se utilizan actualmente para el reciclaje industrial y la gesti√≥n de residuos, se pueden implementar para los consumidores a trav√©s de las instalaciones de recuperaci√≥n de materiales (MRF) actuales y nuevas para procesar una lista ampliada de materiales reciclables, incluidos los envases flexibles de m√ļltiples materiales. Se demuestra que la realizaci√≥n de inversiones en infraestructura y la modernizaci√≥n del reciclaje, con una responsabilidad compartida con los contribuyentes, los gobiernos municipales, los productores y los consumidores, aumenta las tasas de reciclaje y la rentabilidad al tiempo que reduce el impacto ambiental.

El EPR incluye el cobro de tarifas, las remesas, los informes sobre el uso de empaques, la educaci√≥n del consumidor y el desarrollo del mercado, entre otras responsabilidades, y tiene varios beneficios para todos los involucrados. Un sistema completamente desarrollado incluir√≠a opciones de recolecci√≥n en la acera para pl√°sticos flexibles, eliminando la necesidad de que los consumidores traigan montones de bolsas y pel√≠culas de pl√°stico a los lugares de entrega de las tiendas. Los programas educativos tambi√©n aumentar√≠an la conciencia de los consumidores sobre las oportunidades de reciclaje y recolecci√≥n conveniente. Si bien los costos de este sistema se incorporar√≠an a los precios de los bienes de consumo, esta inversi√≥n tan necesaria beneficiar√≠a tanto al p√ļblico como a las empresas a trav√©s de la eficiencia de los recursos y una mejor gesti√≥n del sistema.

Los gobiernos estatales deber√°n compartir la responsabilidad en el nuevo sistema y hacer su parte desde el punto de vista regulatorio para hacerlo realidad. En primer lugar, los sistemas de reciclaje deben estandarizarse a nivel estatal. Nuestro sistema actual cuenta con miles de sistemas de reciclaje municipales, a menudo con requisitos de etiquetado en conflicto, finanzas tensas y maquinaria obsoleta. Se necesitar√≠a un estimado de $9.800 millones para proporcionar la inversi√≥n en Estados Unidos. Si bien esto puede parecer una gran cantidad, representa menos del 1 % del presupuesto estatal anual de California cuando se distribuye entre cinco y diez a√Īos.

Una vez que esté completamente operativo, un sistema EPR bien administrado brindaría opciones ampliadas de reciclaje en la acera para las familias que buscan actuar de manera más sustentable y más material para que los fabricantes fabriquen envases a partir de contenido reciclado posconsumo. Los productores y consumidores también se beneficiarían de los requisitos de etiquetado estandarizados, una mayor recuperación de materiales y sistemas de gestión de residuos optimizados. Finalmente, todos se beneficiarían con menos emisiones de carbono y el uso de recursos naturales mientras trabajamos juntos para reducir la contaminación por empaques y plásticos y preservar nuestro planeta para las generaciones futuras.