Para embotellar Gatorade en envases de PET: Eficiencia en línea de llenado en caliente de Quilmes Argentina

En colaboración con Sidel, Cervecería y Maltería Quilmes, una de las más grandes compañías de bebidas de Argentina, alcanzó niveles de eficiencia muy altos —de hasta el 100 %— en su última línea completa de llenado en caliente.

Esta línea goza de ventajas imprescindibles en lo que se refiere a la flexibilidad de producción y al cuidado del medio ambiente, más particularmente, al ahorro de consumo energético.
Esta línea goza de ventajas imprescindibles en lo que se refiere a la flexibilidad de producción y al cuidado del medio ambiente, más particularmente, al ahorro de consumo energético.

Esta solución integrada de embotellado a alta velocidad de la proveedora de tecnologías de envasado de bebidas, alimentos y productos de cuidado personal Sidel produce, entre otras, las bebidas isotónicas de la marca Gatorade en envase de PET respondiendo a los estándares de calidad de PepsiCo. Esta línea goza de ventajas imprescindibles en lo que se refiere a la flexibilidad de producción y al cuidado del medio ambiente, más particularmente, al ahorro de consumo energético.

Quilmes está presente en Argentina desde hace más de 130 años. Comenzó con el negocio de la cerveza inaugurando su primera cervecería en la ciudad de Quilmes, a unos veinte kilómetros al sudeste de la capital de Buenos Aires. “A lo largo de los años, Quilmes ha ido ampliando su categoría de bebidas a través de la adquisición del negocio de gaseosas, que ocurrió aproximadamente hace veinte años, y cuenta con la franquicia exclusiva de PepsiCo para producir, distribuir y comercializar toda su línea de bebidas en Argentina”, explica Juan José Ferrer, gerente de Planta de Quilmes.

La necesidad de inversión en una línea de producción de llenado en caliente en la planta Sur de la ciudad de Buenos Aires se justifica porque es la única planta que abastece a todo el mercado de Argentina y también exporta a Uruguay.La necesidad de inversión en una línea de producción de llenado en caliente en la planta Sur de la ciudad de Buenos Aires se justifica porque es la única planta que abastece a todo el mercado de Argentina y también exporta a Uruguay.La empresa participa también en el negocio de aguas a través de Eco de los Andes SA, resultado de una joint-venture con Nestlé Waters. “El objetivo de la compañía es ofrecer bebidas de calidad al consumidor y cuidar el medio ambiente. La inversión en la línea de embotellado de Sidel cumple perfectamente con este propósito”.

 Duplicar la capacidad de producción en PET con una solución integrada de embotellado

La necesidad de inversión en una línea de producción de llenado en caliente en la planta Sur de la ciudad de Buenos Aires se justifica porque es la única planta que abastece a todo el mercado de Argentina y también exporta a Uruguay. “Las dos líneas en envases PET estaban al tope de su capacidad, por lo cual necesitábamos una línea más grande para poder seguir incrementando nuestra participación en el mercado en Argentina. El segundo objetivo era tener una línea más moderna, con menores consumos energéticos y una mejor eficiencia”. Con la nueva inversión de la línea de Sidel, Quilmes iba a duplicar la capacidad de producción de bebidas en envases de PET, pasando de 22 000 a 45 000 botellas por hora (bph).

La compañía tenía distintas alternativas a la hora de definir cuál iba a ser el proveedor de la línea de envasado. “Nos orientamos a partir de la buena experiencia que teníamos con diferentes equipos de Sidel, por lo cual decidimos seguir con ellos. Ahora estamos muy conformes con el desempeño de la línea después de dos años de haber sido instalada. Otra de las razones por la cual elegimos a Sidel para esta inversión tiene que ver con el hecho de que Quilmes estaba buscando una solución integral para responder a sus necesidades. Estábamos contemplando no solo la línea de envasado, sino también el procesamiento del producto mediante la pasteurización (Tetra Pak Processing Systems), con el fin de maximizar las posibles sinergias. La verdad es que Sidel se mostró muy flexible a esta posibilidad y pudo resolver esta ecuación, que creó para nosotros un mejor modelo de eficiencia y de calidad de producción”.

Quilmes estuvo también muy satisfecho con la buena colaboración por parte del equipo de expertos de Sidel durante toda la etapa de estudio del proyecto previa a la instalación de la línea, así como con la propia instalación y el servicio posterior. “Arrancamos, obviamente, con el equipo de diseño de la línea buscando lo mejor para Quilmes. Después, el arranque fue la parte más intensa cuando necesitamos asistencia de Sidel. Las máquinas fueron instaladas en una nueva nave y tuvimos las dificultades propias relacionadas con servicios nuestros, pero la verdad es que pudimos resolver los problemas que se fueron presentando de una forma rápida y segura con la asistencia de Sidel”. Otra ventaja que Quilmes reconoce de trabajar con Sidel es el servicio de asistencia técnica tanto a nivel de los especialistas en campo como de la ayuda a distancia. Este servicio permite, ante cualquier necesidad o emergencia, conseguir la asistencia, durante las 24 horas del día, de un técnico que inclusive se puede conectar de forma remota a la máquina y recomendar la mejor solución. “Eso lo utilizamos en varias ocasiones y nos permitió seguir adelante con la producción de manera exitosa”.

Fiabilidad y flexibilidad de producción para responder a los estándares de PepsiCo

La línea de envasado en caliente se caracteriza por su gran flexibilidad de producción. “Tiene la posibilidad de llenar en caliente, bebidas isotónicas, jugos y productos con y sin pulpa. Adicionalmente, esta línea tiene la posibilidad de llenar en frío para ofrecer mayor variedad de productos al consumidor». Hoy se produce Gatorade en distintos sabores y tamaños —500 ml, 750 ml, 1200 ml y más recientemente 300 ml— con tapas flat cap o sport cap. En lo que se refiere a la parte de etiquetado, permite etiquetar solo una parte de la botella con una manga parcial o bien la botella completa con una manga a lo largo de la botella. Eso también ofrece varias oportunidades de marketing para diferenciarse en las estanterías de los supermercados.

Hoy se produce Gatorade en distintos sabores y tamaños —500 ml, 750 ml, 1200 ml, y más recientemente 300 ml— con tapas flat cap o sport cap.Hoy se produce Gatorade en distintos sabores y tamaños
—500 ml, 750 ml, 1200 ml, y más recientemente 300 ml— con tapas flat cap o sport cap.
“Hablando de la flexibilidad que ofrece nuestra línea de producción, contamos también con la posibilidad de manejar varias alternativas de empaque como los paquetes de 6, 12 o 24 unidades. En lo que se refiere a la paletización de los productos llenados en caliente en envases PET, la calidad que se garantiza es un tema muy importante. Para enfrentar las largas distancias de transporte y las rutas que no siempre son apropiadas, el paletizado tiene que ser preciso, confiable y muy estable. Estamos muy contentos de las soluciones de paletización de Sidel que garantizan la integridad de nuestros productos para que puedan llegar al consumidor sin ninguna alteración”.

Quilmes trabaja como embotellador de PepsiCo, con lo cual la validación de una nueva línea tiene que pasar por un protocolo de aprobación específico. “Previamente al lanzamiento de la producción industrial de nuestra línea, fue necesaria una etapa de validación de todos los diferentes envases en los laboratorios de empaque en Sidel Francia. Se hizo la validación individual de cada una de nuestras botellas Gatorade conforme a las especificaciones de Pepsi-Co, lo que permitió producir los moldes. También por exigencia de PepsiCo, tuvimos que cumplir con un protocolo de calidad durante los primeros envasados, que tiene que ver con la eficiencia de la línea y con la cantidad de botellas aptas durante el proceso. Todo se realizó con éxito».

Respeto del medio ambiente y eficiencia al 100 %

Luego de haber definido la compra de la línea, Quilmes trabajó con el equipo técnico y de proyectos de Sidel para poder lograr un layout óptimo de la ubicación de las máquinas, optimizando la ergonomía para sus empleados y los tiempos de recorrido entre los distintos puestos de control, así como la alimentación de insumos. Se revisaron todos los detalles para la puesta en marcha de la línea siempre en colaboración con el equipo de Sidel para obtener el mejor provecho de este proyecto.

“Hoy estamos muy satisfechos con la disposición de las máquinas en cada uno de los lugares de la nave y con el manejo general de los operadores, de los insumos y de los lugares de almacenamiento de repuestos”. Los equipos de Quilmes están gratamente sorprendidos por las eficiencias alcanzadas por la línea. “Estamos trabajando con una eficiencia media de 95 % y la línea nos garantiza a veces también muchas horas al 100 %. De acuerdo a la forma en que fue diseñada la línea, está perfectamente equilibrada para poder asegurar una confiabilidad. Es muy importante mencionar también que, a pesar de las dificultades mencionadas, se alcanzó esta eficiencia de manera muy rápida durante el arranque. En 500 ml, hoy estamos trabajando con 45 000 bph a un 95 % de eficiencia”.

Luego de haber definido la compra de la línea, Quilmes trabajó con el equipo técnico y de proyectos de Sidel para poder lograr un layout óptimo de la ubicación de las máquinas, optimizando la ergonomía para sus empleados y los tiempos de recorrido entre los distintos puestos de control, así como la alimentación de insumos.Luego de haber definido la compra de la línea, Quilmes trabajó con el equipo técnico y de proyectos de Sidel para poder lograr un layout óptimo de la ubicación de las máquinas, optimizando la ergonomía para sus empleados y los tiempos de recorrido entre los distintos puestos de control, así como la alimentación de insumos.Esta línea incluye la primera sopladora-llenadora Combi Sidel en esta planta, lo que aporta muchas ventajas alineadas con los compromisos de cuidado del medio ambiente de Quilmes. “La máquina Combi tiene un menor consumo energético que la sopladora que nosotros teníamos en el pasado, eliminando, por ejemplo, el transporte aéreo de las botellas. Por otro lado, evita que las botellas estén expuestas al medio ambiente en un transporte aéreo y así mejora la calidad del producto. Para la operación diaria, necesitamos una menor cantidad de personas para atender las máquinas, con lo cual podemos utilizar de manera más efectiva a nuestros operadores y asegurar que se enfoquen en otras tareas de mantenimiento y de calidad”. Esas fueron las razones por las cuales Quilmes eligió la Combi.

El cuidado del medio ambiente es un tema muy importante para Quilmes. «Hablando de energía, la línea ofrece un sistema de balance térmico que permite reutilizar el calor entregado por la botella caliente en el enfriador para la primera etapa de calentamiento del líquido antes del pasteurizador. Esto contribuyó a un ahorro energético de temperatura, con un valor de entre un 10 y un 15 % con respecto a la línea que teníamos anteriormente”. La otra ventaja energética se encuentra a nivel de los moldes del soplado en la Combi. “El proceso anterior de calentamiento de los moldes se hacía con aceite a altas temperaturas, lo que consumía una cantidad más elevada de calor. Con nuestra Combi, el proceso se hace en forma eléctrica, asegura un proceso muy preciso con el calentamiento en las zonas donde necesitamos elevar la temperatura y nos aporta un ahorro adicional de calor del 15 % comparado con la sopladora de antigua generación que teníamos”.

“En resumen, recomendaríamos a Sidel. Es una compañía que tiene una trayectoria muy importante en el mundo de las bebidas y una tecnología de vanguardia, así también como servicios y asistencia idóneos. Estaría muy contento de trabajar de nuevo en el futuro con Sidel”, concluye Juan José Ferrer. 

Más en Noticias de los proveedores