El brote de COVID-19 y la producción de alimentos

Los trabajadores de la industria de alimentos y bebidas se consideran esenciales para la infraestructura crítica. La FDA suspende algunas inspecciones.

Covid Image 5e74e64986ae8

Como la mayoría de las personas saben, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) afirma que el COVID-19 se propaga principalmente de persona a persona a través del contacto cercano o mediante gotas respiratorias producidas cuando una persona infectada tose o estornuda.

Según el blog "Food First" de AIB International a mediados de marzo, la mayor parte de la información del CDC se basa en la experiencia pasada con otros brotes de coronavirus, aunque cada virus puede evolucionar de manera diferente. AIB International declara que la aplicación rigurosa de buenas prácticas de higiene, de manufactura y pasos validados son vitales en los entornos de procesamiento de alimentos. El blog también dice que los procesadores deben usar desinfectantes para manos a base de alcohol que contengan al menos 60 por ciento de este componente para lavarse las manos, y que sigan estrictamente los protocolos relacionados con empleados enfermos.

La Consumer Brands Association (Asociación de Marcas del Consumidor) y otras 60 asociaciones de la industria en los Estados Unidos instaron firmemente a los líderes federales, estatales y locales en el país –en una carta del 18 de marzo— a seguir las pautas federales para eximir a las instalaciones de las empresas fabricantes de bienes empacados ​​(CPG, por su sigla en inglés), incluidos proveedores y conductores de camiones, de seguir las restricciones relacionadas con el distanciamiento social y los toques de queda relacionados con el coronavirus.

Para el 19 de marzo el gobierno respondió liberando a los trabajadores esenciales para continuar. La lista a continuación identifica a los trabajadores que realizan una variedad de operaciones y servicios que son esenciales para la viabilidad continua de la infraestructura crítica, incluidos los centros de operaciones de personal, de mantenimiento y la reparación de la infraestructura crítica, operarios en los call-centers, y de funciones de gestión de desempeño, entre otros. Las industrias que apoyan representan, pero no se limitan necesariamente a, medicina y salud, telecomunicaciones, sistemas de tecnología de la información, defensa, alimentación y agricultura, transporte y logística, energía, agua y aguas residuales, aplicación de la ley y obras públicas.

Si bien los líderes de la industria alimentaria están haciendo todo lo posible para proteger la cadena de suministro, pueden ocurrir interrupciones, como ingredientes que no llegan por parte de proveedores extranjeros.

"Actualmente, existen reservas adecuadas de suministro de alimentos procesados ​​en la cadena de suministro", dice Dave Park, director de Food Defense, LLC. En última instancia, el riesgo de una escasez futura en algunos segmentos de alimentos obligará a los procesadores a adaptarse a los patrones de gasto del consumidor que cambian rápidamente. Park agrega: "Dependiendo del grado real de consecuencias adversas para la salud pública de los alimentos y el transporte, las incertidumbres del mercado financiero, la pérdida de empleo de trabajadores capacitados del segmento de alimentos, la escasez de mano de obra en los sectores alimentario y de transporte y los impactos sociales y el distanciamiento físico, habrá algunas interrupciones notables en la fabricación de alimentos, su distribución y entregas de alimentos al por menor justo a tiempo. Aquellos fabricantes de alimentos que ya tienen Planes de Continuidad de Operaciones (COOP) preparados, implementados y prácticas como parte de un plan total de protección de alimentos, obtendrán los mejores resultados para superar nuestra actual crisis de salud pública por el Covid-19”, afirma.

Los fabricantes de alimentos y bebidas están enfrentando los desafíos al hacer que los empleados que no trabajan en la planta trabajen en casa, produciendo menos SKUs para obtener una mayor producción y cambiando más recursos de manufactura del servicio de alimentos a la producción para las cadenas minoristas. Las plantas también están restringiendo los visitantes no esenciales, causando algunos retrasos en los proyectos de mejora de la fabricación.

Los fabricantes de alimentos y bebidas están enfrentando los desafíos al hacer que los empleados que no trabajan en la planta trabajen en casa, produzcan menos SKU para obtener una mayor producción y cambien más recursos de fabricación del servicio de alimentos a la producción minorista. Las plantas también están restringiendo los visitantes no esenciales, causando algunos retrasos en los proyectos de mejora de la fabricación.

Inspecciones extranjeras pospuestas, nacionales suspendidas

A partir del 18 de marzo, la FDA pospuso temporalmente todas las inspecciones de instalaciones de vigilancia doméstica de rutina. Estas son inspecciones de instalaciones realizadas tradicionalmente cada pocos años en base a un análisis de riesgos. Todas las tareas de inspección doméstica por causa serán evaluadas y procederán si son de misión crítica.

En respuesta al brote de COVID-19, la FDA ha pospuesto la mayoría de las inspecciones extranjeras hasta abril, con inspecciones fuera de los Estados Unidos consideradas de misión crítica consideradas caso por caso.

La FDA basó la decisión en factores tales como las advertencias de viaje de Nivel 4 del Departamento de Estado que prohíbe los viajes de los empleados del gobierno de Estados Unidos, las recomendaciones de viaje de los CDC, las restricciones de acceso que se imponen a los visitantes extranjeros por parte de ciertos países, la orientación de la Oficina de Administración de Personal y la salud y seguridad de sus empleados. Otro factor crítico para tomar esta medida es la confianza, dice la FDA, en su capacidad para mantener la supervisión de los fabricantes internacionales y los productos importados utilizando herramientas y métodos alternativos. Cuando la FDA no pueda inspeccionar físicamente los productos o fabricantes regulados por la FDA producidos en el extranjero, empleará otras herramientas que han demostrado su eficacia en el pasado, como:

 ·        Negar la entrada de productos inseguros a los Estados Unidos

·         Exámenes físicos y / o muestreo de productos en las fronteras.

·         Revisar el historial de cumplimiento previo de una empresa

·         Usar el intercambio de información de gobiernos extranjeros como parte de acuerdos de reconocimiento mutuo y confidencialidad.

La FDA comenzó a ejercer esta autoridad cuando pospuso las inspecciones en el terreno de los fabricantes de productos regulados por la FDA en China anteriormente en el brote de COVID-19. A través de su herramienta de detección de importación basada en el riesgo (PREDICT), la agencia tiene la capacidad de enfocar los exámenes y la recolección de muestras en función de las crecientes preocupaciones de productos específicos que ingresan al comercio de Estados Unidos. La herramienta de detección PREDICT ajustará los puntajes de riesgo según sea necesario durante el brote de COVID-19.

 Otras historias al respecto en Mundo PMMI:

Industria cervecera se une en Colombia a la batalla contra el coronavirus

 Thermo Fisher y Roche comienzan el envío a gran escala de las pruebas para el COVID-19

Más en Seguridad en alimentos