Cannabis medicinal de Colombia para el mundo

En 3 años de operación, la firma colombiana Clever Leaves ha seguido una espiral de desarrollo que la posiciona hoy entre los cinco productores principales de cannabis medicinal en el mundo, y en un segundo lugar en las áreas de cultivo y extracción.

La empresa cuenta con una planta de extracción de primera línea con capacidad para procesar 24.000 kilogramos de flor seca y aumentará su capacidad a 324.000 kilogramos por año a principios de 2020.
La empresa cuenta con una planta de extracción de primera línea con capacidad para procesar 24.000 kilogramos de flor seca y aumentará su capacidad a 324.000 kilogramos por año a principios de 2020.

Una joven empresa colombiana, con amplia proyección internacional, se destaca en el prometedor mercado del cannabis medicinal, ofreciendo oportunidades a emprendedores innovadores, flexibles y consistentes en el cumplimiento de las normas y las regulaciones.

Hace un poco más de tres años, el 6 de julio de 2016, el Congreso colombiano aprobó la ley 1787 que reglamentó el acto legislativo 02 del 2009. Una ley largamente esperada, mediante la cual creaba un marco regulatorio para permitir el uso médico y científico del cannabis, con acceso seguro e informado.

En Colombia, un país para el que el cultivo de cannabis ha representado desde hace varias décadas un estigma internacional y un factor de distorsión social y económica, la medida ha generado impactos positivos, entre los que se cuenta la creación de empresas cultivadoras y productoras que ya están haciendo presencia en los mercados internacionales.

Clever Leaves es una de estas iniciativas, con una corta y exitosa trayectoria que la ha llevado a crear una completa infraestructura con la capacidad técnica necesaria para cumplir con las estrictas exigencias de calidad de compradores y pacientes de países de Europa, y de Canadá. “La orientación de Clever Leaves es creer en el enorme potencial de desarrollo y de Colombia en la industria y los mercados del cannabis medicinal”, aseguró Gustavo Escobar, CIO, director de Innovación y cofundador de la empresa, durante una conversación sostenida con Mundo PMMI.

La confianza en ese potencial ha motivado al equipo de jóvenes profesionales de Clever Leaves a abordar todas las etapas de la industria del cannabis, desde el cultivo hasta el paciente, pues están integrados verticalmente. El cultivo lo realizan hoy en 16 hectáreas, proyectadas a 25 para el cierre de 2019, y a 100 hectáreas de tierra cultivada en 2021.

 “No quisimos quedarnos en el principio de la cadena y somos hoy una compañía que comprende el proceso completo desde la semilla hasta el consumidor final o paciente. Tenemos tres líneas de negocio, la de consumo y bienestar, la farmacéutica, y la de B2B a través de materias primas para transformación de otras compañías”, señaló Escobar.

“Contamos con un equipo innovador, experto y multidisciplinario, que no solamente aporta su conocimiento de diversas industrias –la farmacéutica, agroindustrial, floricultura, consumo masivo, química orgánica, biotecnología y negocios— sino que tenemos una gran pasión por la mística del cannabis medicinal”, agrega.

En Colombia, un país para el que el cultivo de cannabis ha representado desde hace varias décadas un estigma internacional y un factor de distorsión social y económica, el robusto marco regulatorio del país ha generado impactos positivos, entre los que se cuenta la creación de empresas cultivadoras y productoras que ya están haciendo presencia en los mercados internacionales.En Colombia, un país para el que el cultivo de cannabis ha representado desde hace varias décadas un estigma internacional y un factor de distorsión social y económica, el robusto marco regulatorio del país ha generado impactos positivos, entre los que se cuenta la creación de empresas cultivadoras y productoras que ya están haciendo presencia en los mercados internacionales.

Una empresa floreciente

En sus tres años de operación, Clever Leaves ha seguido una espiral de desarrollo que posiciona hoy a la empresa entre los cinco productores principales en el mundo y en un segundo lugar en las áreas de cultivo y extracción. La empresa cuenta con una planta de extracción de primera línea con capacidad para procesar 24.000 kilogramos de flor seca y aumentará su capacidad a 324.000 kilogramos por año a principios del 2020.

En sus instalaciones se procesan materiales para la atención de tres segmentos de mercado, que comprenden desde la producción de materia prima hasta la elaboración de referencias para su línea de bienestar con el uso del cannabidol (CBD), y la fabricación de productos de grado farmacéutico, que integran las bondades de los principios activos del cannabis en referencias como gotas y tópicos, entre otras presentaciones.

El recorrido para llegar a esta posición de liderazgo en la industria del cannabis ha abarcado varios pasos y un proceso de toma de decisiones claras e innovadoras. “Desde un comienzo tuvimos una visión muy específica de nuestros objetivos. Entendimos que no solo bastaba con tener la licencia para operar, sino que era necesario mantener siempre presente la necesidad de cumplir con los requerimientos y ofrecer altos niveles de calidad”, anotó Escobar.

Esta lucidez en los objetivos fue clave para entablar una alianza con el grupo de inversión Northern Swan, que desde hace un año y medio acompaña a Clever Leaves en su proceso de crecimiento y expansión. “Desde nuestra salida a la luz pública mostramos siempre hechos concretos y capacidad real”, destacó Escobar, “eso nos ha permitido avanzar en la construcción de una buena reputación y cumplir una importante misión: buscar una imagen positiva para Colombia”, afirma.

Sólido respaldo tecnológico

Otro de los ejes para el crecimiento de Clever Leaves ha sido el apuntalamiento de sus operaciones en decisiones innovadoras y en el uso de tecnologías de vanguardia. Con un modelo que se asemeja en gran medida al de la industria de las flores, los directivos de la empresa se decidieron por un cultivo en suelo bajo invernadero y con una plena integración con el entorno. El enfoque en Clever Leaves se ha orientado más al control biológico y a la adaptación de métodos para aumentar la eficiencia.

En las etapas de extracción, la empresa utiliza tecnologías y procesos como los de fluidos supercríticos, el CO2, el etanol y otros solventes, y para las aplicaciones de extracción y purificación en la línea farma usa equipos y tecnologías estadounidenses y alemanes propios de la industria farmacéutica. “En los procesos de extracción y cultivo se han aplicado distintas tecnologías de otras industrias, como las de aceites, de palma e incluso derivados del petróleo, para proyectos a gran escala”, explicó Escobar.

El cultivo lo realizan hoy en 16 hectáreas, proyectadas a 25 para el cierre de 2019, y a 100 hectáreas de tierra cultivada en 2021.El cultivo lo realizan hoy en 16 hectáreas, proyectadas a 25 para el cierre de 2019, y a 100 hectáreas de tierra cultivada en 2021.

Productos bien empacados

Los productos que Clever Leaves manufactura en sus instalaciones se ofrecen en distintas presentaciones, con soluciones de empaque que la empresa ha desarrollado luego de pruebas extensivas de materiales y diseños. La alianza con proveedores colombianos y extranjeros les ha permitido contar con las mejores opciones para los distintos procesos.

La innovación en los envases es una característica presente en los productos de Cleaver Leaves y un diferenciador frente a los consumidores. Un ejemplo de este enfoque se encuentra en el caso de las gotas sublinguales ofrecidas para su línea de bienestar, para las cuales el equipo técnico y de diseño de la empresa realizó un estudio sobre experiencia de uso entre los consumidores, del que se desprendió la necesidad de mejorar la manera de dispensar y dosificar el producto. “Por tanto, somos la única marca que ofrece las gotas sublinguales con un sistema distinto a los goteros. Por la viscosidad de este producto la dosificación en gotas no es muy precisa, por ello para responder a esa deficiencia integramos válvulas en los envases de este producto, para administrar el suministro en forma de spray”, explicó Escobar.

Primeras exportaciones

Su producto ESENIA, que tiene origen es el cannabis no psicoactivo (cáñamo) --con alto contenido de cannabidiol CBD--, les ofrece a las personas soluciones alternativas que complementan su día a día en pro de un mejor bienestar y sus condiciones de salud en general. El producto ya ha tenido una especial acogida en mercados como el Inglaterra, para el que Clever Leaves realizó el pasado 27 de julio su primera exportación, marcando un hito muy importante en la historia del país. Health Canada, o el departamento del gobierno de Canadá responsable de la salud pública nacional, expidió el 16 de enero pasado seis autorizaciones a Clever Leaves para importar flor seca de cannabis para fines científicos. Y el Fondo Nacional de Estupefacientes otorgó el 29 de enero seis autorizaciones para exportar dicho material desde Colombia. Este hecho convirtió a Clever Leaves en la primera compañía autorizada para la exportación de cannabis con fines científicos a Canadá lo que “marca un antes y un después en la historia del país, pues fue la primera vez que una empresa de Colombia tuvo la autorización de los reguladores nacionales y canadienses para exportar una sustancia controlada.  Próximamente lo hará también a Alemania”, afirman los directivos de Clever Leaves.

Clever Leaves es una de estas iniciativas, con una corta y exitosa trayectoria que la ha llevado a crear una completa infraestructura con la capacidad técnica necesaria para cumplir con las estrictas exigencias de calidad de compradores y pacientes de países de Europa, y de Canadá.Clever Leaves es una de estas iniciativas, con una corta y exitosa trayectoria que la ha llevado a crear una completa infraestructura con la capacidad técnica necesaria para cumplir con las estrictas exigencias de calidad de compradores y pacientes de países de Europa, y de Canadá.Una mirada a lo lejos

Clever Leaves tiene claros los retos que enfrentan las empresas de la joven industria del cannabis medicinal y se encuentra abriendo mercados nuevos en Europa, sin dejar de lado las oportunidades de mercados regionales como los de México, Brasil, Perú y Colombia misma. Recientemente, la empresa lanzó en la ciudad alemana de Duesseldorf su línea farmacéutica a través de la marca IQANNA. Esta línea ofrece 5 referencias para ayudar a mejorar el bienestar de las personas, cada una con un enfoque especial de acuerdo con las distintas facetas de la vida cotidiana.

La empresa es la primera de este sector en Colombia en contar con la certificación de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) que entrega el Instituto nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA). Con esta certificación, la planta de producción farmacéutica y los laboratorios de investigación, desarrollo y control de calidad de Clever Leaves cumplen con estas buenas prácticas para la fabricación de productos fitoterapéuticos.

Para el 2020, la joven firma tienen planeada la ampliación de su planta de extracción con capacidad de procesamiento de 24 toneladas de flores secas, que se incrementará más adelante a 324 toneladas. Sus directivos se han fijado como objetivo cercano convertirse en la compañía más grande del mundo en el cultivo de cannabis medicinal, con más de cien hectáreas de tierra cultivada. “La industria del cannabis avanza muy rápido. Lo que aquí sucede en seis meses en otras industrias tarda tres o cinco años”, dice Gustavo Escobar, refiriéndose a un dinamismo del que, sin duda alguna, Clever Leaves es uno de los principales protagonistas.

Más en Inteligencia de Negocios