¬°Hub de contenido!
Acceso a contenido educativo gratis.
Comience a aprender

‚ÄúSi el envase es circular pero no hay econom√≠a, no existe la econom√≠a circular‚ÄĚ

Mark Minneboo, director regional de Plastic Oceans para América Latina, se refiere a los alcances y resultados de la Ley chilena de Plásticos de un Solo Uso, que entró en vigor el pasado 13 de febrero, y nos habla de estrategias sustentables y tendencias

Mark Minneboo, director regional de Plastic Oceans para América Latina
Mark Minneboo, director regional de Plastic Oceans para América Latina

La Ley de Plásticos de un Solo Uso de Chile, con la que se busca reducir la contaminación generada por este material, ha recibido de Plastic Oceans y de su director un decidido impulso para su definición e implementación. En conjunto con Oceana, la organización protectora de los océanos en el mundo, Mark Minneboo y su equipo de trabajo recopilaron y presentaron un informe sobre distintas legislaciones nacionales, e hicieron a una propuesta basada en aquellos plásticos que no cuentan con una regulación ni con posibilidades de ser reciclados. El informe presentado incluía además un estudio sobre distintos tipos de reciclaje, que arrojó como resultado la imposibilidad de darles un segundo uso a esos materiales identificados.

Las recomendaciones sugeridas se acogieron en su integridad, y sirvieron de insumo para la elaboración de la Ley, que tiene hoy plena vigencia en Chile y puede servir de modelo para legislaciones similares en la región. Sobre sus alcances, Mark Minneboo habló con Mundo PMMI durante el foro Sustainability in Packaging Latin America 2022, que tuvo lugar en Ciudad de México la semana pasada.

Mundo PMMI: ¬ŅC√≥mo espera que la nueva Ley de Pl√°sticos de un Solo Uso que entr√≥ ahora en vigor en Chile impacte en la reducci√≥n de la contaminaci√≥n por pl√°sticos en los oc√©anos?

Mark Minneboo: Antes de que se aprobara la ley hicimos un estudio con Plastic Oceans y Oceana Chile que muestra su impacto en aproximadamente 23.000 toneladas de pl√°stico anuales. Aunque es un n√ļmero grande, es poco cuando se compara contra el consumo total anual del pa√≠s, que es de un mill√≥n al a√Īo. Pero justamente este pl√°stico es el que m√°s se encuentra en las playas chilenas y en el medio ambiente marino. El impacto, en todo caso, va a ser grande sobre todo en los productos de consumo para llevar. En Chile, muchos de estos pl√°sticos est√°n hechos a partir de espuma de poliestireno, un pl√°stico muy complicado porque no se recicla y termina en el medio ambiente marino o en el general, creando problemas que persisten por d√©cadas. Por eso estimamos que el impacto, al menos el medioambiental, va a ser muy grande y positivo.  Adicionalmente, creemos que impactar√° fuertemente la cultura de consumo de todos los chilenos, que es lo que buscamos finalmente: cambiar la cultura. A trav√©s de la legislaci√≥n no podemos ir atr√°s y revisar producto por producto, para prohibirlo o regularlo. Es mejor hacerlo a trav√©s del consumidor.  Ya tuvimos la ley de bolsas pl√°sticas, un peque√Īo primer paso, y ahora viene la regulaci√≥n, que es un paso mucho m√°s grande y que va a incidir en la forma en que consumimos como sociedad.

Mundo PMMI: ¬ŅCu√°l es el impacto de que sea una ley de cumplimiento obligatorio?

Mark Minneboo: Mucha, porque as√≠ tiene un impacto directo. Y s√≠, es obligatoria, pero con un tiempo de implementaci√≥n. La primera etapa es obligatoria, pero entre un a√Īo y medio y dos para que la implementaci√≥n sea completa. Desde febrero de este a√Īo quedan prohibidos solo algunos productos y el resto a trav√©s de un reglamento que est√° elaborando el Ministerio de Medio Ambiente. La implementaci√≥n completa termina en agosto de 2024. Entonces, hay tiempo para adaptarse, para buscar soluciones. Sin embargo, es muy importante porque hemos visto, no solo en Chile, sino a nivel global, que lamentablemente los compromisos voluntarios no logran tener el resultado deseado. Y tambi√©n hemos visto que el mercado reacciona con productos alternativos que generan un da√Īo similar o peor, algo que obviamente queremos evitar.

Mundo PMMI: ¬ŅC√≥mo se articula esta Ley de Pl√°sticos de un Solo Uso con la de Responsabilidad Extendida del Productor (REP)?

Mark Minneboo: Esta ley se trabajó más o menos desde enero de 2019, cuando ya se estaba trabajando en la ley REP, y queríamos fortalecerla, apoyarla y complementarla. Hay una gran diferencia entre las dos leyes, que radica en que la ley de plásticos de un solo uso promueve las botellas retornables, obligando a los supermercados a tener espacios para ellas, algo que la ley REP no hace porque está enfocada hacia metas en la recuperación de envases. Entre más empresas empiecen a usar botellas retornables, el impacto será más positivo en sus metas de la ley REP, porque esta exige la recuperación de un porcentaje del total del plástico que se pone en el mercado. Las botellas plásticas retornables tienen aproximadamente doce vueltas y las de vidrio sobre 30 vueltas, entonces no cuentan igual que las botellas desechables.

Getty Images 1313773527Getty Images

Otra diferencia es que la Ley de Plásticos de un Solo Uso obliga, más que incentiva, a crear un mercado para el plástico PET reciclado. La ley REP habla solo de metas de recolección sin acelerar un mercado para el PET reciclado, y no obliga a las empresas a empezar a usarlo, algo que sí impone la Ley de Plásticos de un Solo Uso. Es un paso más hacia la economía circular, una estrategia adicional que vuelve más circular la materia prima.

Mundo PMMI: ¬ŅC√≥mo est√°n observando las empresas las dos leyes? ¬ŅLas consideran complementarias?

Mark Minneboo: El gran desaf√≠o no est√° tanto en si debe cumplirse con una u otra meta. La Ley de Pl√°sticos de un Solo Uso a√Īade un paso adicional en el ciclo de la econom√≠a circular, diciendo que, si la ley REP obliga a recolectar cierto porcentaje de material, el siguiente paso es crear el mercado que quiera comprarlo. El t√©rmino lo dice todo: si el envase es circular, pero no hay econom√≠a, no existe la econom√≠a circular.

Y justamente en esto es que se enfoca la Ley de Plásticos de un Solo Uso: en crear la economía para el material reciclado. Por eso yo no veo un posible choque entre una obligación y la otra. Un problema probable, y que ya me han expresado desde el mercado, es que si, por ejemplo, las metas de recolección de PET son del 10%, mientras la Ley de Plásticos de un Solo Uso exige un mínimo de 25% de material reciclado, el mercado para el PET reciclado se va a expandir, y habrá entonces mayor competencia. No son solo las embotelladoras las que necesitarán ese material; hay otro tipo de empresas que también lo utilizan. Aquí existe un potencial desafío, no un problema. Desde el 2025 las embotelladoras tendrán el gran reto de cómo conseguir el material a precios competitivos, con el reto adicional de que la ley exige que ese material tiene que provenir de Chile.

Mundo PMMI: ¬ŅCu√°l fue el motivo para establecer que el material provenga solo de Chile?

Mark Minneboo: Acelerar el mercado local de reciclados. Va a ser desafiante y demandar√° el trabajo de las empresas y la educaci√≥n de los consumidores. Las empresas tendr√°n que apoyarse en organizaciones como la nuestra para educar a todo el pa√≠s y ver conjuntamente c√≥mo podemos aumentar la recolecci√≥n de PET. Si seguimos por el mismo camino, haciendo lo de siempre con un peque√Īo cambio, no lo lograremos.

Mundo PMMI: La Ley tambi√©n hace √©nfasis en la retornabilidad y la reducci√≥n. ¬ŅC√≥mo se espera consolidar estos modelos?

Mark Minneboo: Yo creo que para todos los tipos de plástico y para todos los tipos de empaques y embalajes, el futuro del modelo de negocio es la retornabilidad y el refill, y no el reciclaje. En cuanto a la reducción, es un primer paso y la ley contempla la eliminación y la reducción de plásticos problemáticos (los vasos y platos de poliestireno, por ejemplo), que no se reciclan en ninguna parte del mundo. Con la promoción de la retornabilidad la ley cumple con las dos cosas: eliminar lo que en realidad no tiene sentido y, por otro lado, promover lo que es una mejor solución para los problemas medioambientales. La retornabilidad es una cultura que hemos perdido como consumidores, pero no es imposible recuperarla.

Mark Minneboo, director regional de Plastic Oceans para América LatinaMark Minneboo, director regional de Plastic Oceans para América Latina

Mundo PMMI: ¬ŅQu√© retos est√°n enfrentando las empresas para avanzar hacia la circularidad en envases?

Mark Minneboo:  Yo he tenido muchas conversaciones con empresas que desean cambiar, pero se chocan con barreras, incluso legislativas y de regulaci√≥n que no permiten la innovaci√≥n en envases y embalajes. Hay en Chile por ejemplo un decreto que les exige a empresas de productos de belleza como champ√ļ y acondicionador que envasen en condiciones de laboratorio, lo que les impide implementar un sistema de recarga al no permitir que consumidor vaya al supermercado con su botella para rellenarla. El decreto se expidi√≥ en 2002, cuando no exist√≠a la tecnolog√≠a para hacer recarga de manera higi√©nica. Pero esa tecnolog√≠a existe hoy y no tiene entonces sentido seguir con leyes del pasado que frenan la innovaci√≥n hacia la circularidad del envase y el embalaje. Por eso, nosotros como organizaci√≥n no solo defendemos el medio ambiente, sino que ayudamos a que se haga esa transici√≥n.

Mundo PMMI: En el campo de la sustentabilidad y los empaques, ¬Ņcu√°les son para usted las tendencias actuales m√°s destacadas?

Mark Minneboo: Claramente, la m√°s importante es la econom√≠a circular. Es una tendencia muy nueva, de apenas los √ļltimos cinco a√Īos, que ojal√° se convierta en el est√°ndar de lo que se ense√Īe en las universidades, donde se sigue insistiendo en la econom√≠a lineal. Si a pesar de que nos ense√Īaron la lineal, la sociedad civil y el sector privado estamos trabajando en la circular, y avanzamos en esa transici√≥n, imaginemos si los estudiantes vienen con el chip de la circularidad instalado en sus cabezas y piensan de manera circular.

Creo que esa es la tendencia que veo por toda Latinoam√©rica y, por suerte, vamos bastante bien como continente. No nos equivoquemos, no dependemos de Europa. A veces miramos hacia all√° para ver c√≥mo est√°n innovando, pero ac√° est√°n pasando cosas incre√≠bles. Por otro lado, veo otra tendencia en la colaboraci√≥n. Por fin estamos viendo una apertura, tanto del sector privado como del gubernamental y de la sociedad civil; hay una apertura para la discusi√≥n y para entender que una sola empresa no puede resolver todo el problema; tampoco lo puede hacer una organizaci√≥n como la nuestra, ni un gobierno, aunque cuente con las mejores leyes del mundo. Y esa comprensi√≥n en cada sector de no poder hacerlo solos y de la necesidad de colaborar, hasta con los competidores tradicionales, es la √ļnica forma de avanzar en temas medioambientales.