Frito-Lay logra empaque flexible 100 % bio-basado, más silencioso, e industrialmente compostable

Bolsa de Off The Eaten Path es única en que la totalidad de los materiales utilizados (bobina de impresión, sellado de barrera, tintas y adhesivo) debían cumplir con requisitos actuales de certificación de terceros para compostabilidad industrial.

Para garantizar que se pudiera mantener el más alto nivel de calidad gráfica con los materiales sostenibles, Printpack tuvo que completar una 'huella digital' de la prensa, incluidas las curvas de compensación de ganancia de punto modificadas.
Para garantizar que se pudiera mantener el más alto nivel de calidad gráfica con los materiales sostenibles, Printpack tuvo que completar una "huella digital" de la prensa, incluidas las curvas de compensación de ganancia de punto modificadas.

Quizás recuerde la infame bolsa de bioplástico compostable lanzada por la división Frito-Lay de PepsiCo en 2010 para su refrigerio de la marca SunChips, ya sabe, ¿la que causó revuelo entre los consumidores debido a su ruido de arrugas sin precedentes? PepsiCo se adelantó a su tiempo, pero nunca abandonó su ambición de crear un material compostable capaz de sustituir el plástico de sus bolsas para botanas de un solo uso. En el último trimestre de 2021, logró este objetivo en forma de una bolsa compostable industrialmente, y hecha principalmente de materiales patentados, no alimentarios, de origen vegetal para su marca de chips Off The Eaten Path. Frito-Lay se asoció con Printpack para desarrollar la bolsa, que le valió al proveedor los premios Oro y Plata de la FPA en sostenibilidad y excelencia en empaque, respectivamente.

Tenga la seguridad de que, con la nueva bolsa, Printpack hizo de la reducción de ruido una prioridad. Mark Brogan, director sénior de marketing de Printpack, explica: “Al principio del desarrollo del empaque, se observó que la mayor rigidez del material de base biológica hizo que el empaque en general se distinguiera más audiblemente, es decir, más fuerte, durante el manejo normal que la oferta no compostable existente. Con ese fin, se empleó en la estructura una tecnología especial de amortiguación de sonido/frecuencia para reducir el volumen general y el rango de sonido producido durante el disfrute del producto”.

Brogan señala que la bolsa OTEP es única en el sentido de que la totalidad de los materiales utilizados, entre ellos, la banda de impresión, sellado de barrera, tintas y adhesivo, tenían que cumplir con los requisitos actuales, a menudo estrictos, de certificación de terceros para la compostabilidad industrial. El ejecutivo comparte que la estructura propuesta en su totalidad se sometió a pruebas de certificación de terceros durante varios meses antes de recibir la aprobación para el lanzamiento comercial final.

La impresión del nuevo material de la bolsa requirió una serie de mejoras en el proceso, señala Brogan. “Debido a la superficie de impresión históricamente más rugosa de los materiales de película de base biológica junto con la formulación única de las tintas compostables, las separaciones gráficas para la estructura de empaque estándar eran insuficientes y tuvieron que volver a desarrollarse”, dice.

Para garantizar que se pudiera mantener el más alto nivel de calidad gráfica con los materiales sostenibles, Printpack tuvo que completar una "huella digital" de prensa "cuadrada", incluidas las curvas de compensación de ganancia de punto modificadas. Además, los parámetros del tiraje de la prensa tuvieron que modificarse para permitir que los materiales de base biológica térmicamente estables reducidos se procesaran de manera aceptable.

Según Frito-Lay, que invirtió en el proyecto como parte de su transformación sostenible integral estratégica pep+ (PepsiCo Positive), la producción de los materiales utilizados para las bolsas genera aproximadamente un 60 % menos de emisiones de GEI que los envases tradicionales. Para promover el uso del material en la industria de empresas fabricantes de productos de consumo, PepsiCo ha puesto la tecnología a disposición de otras empresas para su licencia sin costo alguno.

Las bolsas OTEP compostables industrialmente se lanzaron en septiembre en las tiendas Whole Foods Market y entre otros minoristas selectos. Se alerta a los consumidores sobre el cambio a través de una nueva copia en el empaque que transmite su compostabilidad, una afirmación que está respaldada por un ícono del Instituto de Productos Biodegradables (BPI) en el empaque para la Certificación comercialmente compostable. Un código QR aconseja a los consumidores cómo convertir las bolsas en abono: pueden inscribirse en el programa de reciclaje de TerraCycle y enviarles el empaque por correo usando una etiqueta de envío prepaga, o pueden ubicar un lugar local de entrega de compostaje a través de una base de datos fácil de usar.        

Compañías en este artículo
Más en Sustentabilidad