Botella de L'Oréal, primera fabricada a partir de emisiones industriales

El envase prototipo de HDPE es el resultado de una asociación con LanzaTech y TotalEnergies que convierte desechos de carbono, de las emisiones de una acería, en polietileno reciclado con las mismas propiedades que el plástico virgen.

"Convertir basura en un tesoro": así describió Freya Burton, directora de sostenibilidad y personal de la empresa de reciclaje de carbono LanzaTech, el proceso utilizado por L'Oréal a principios de este año para producir la primera botella para cosméticos fabricada a partir de emisiones industriales. El envase prototipo es el resultado de una colaboración entre el gigante cosmético francés LanzaTech y la compañía energética TotalEnergies que comenzó en 2016.

La asociación es una de las estrategias que está empleando L’Oréal para cumplir con sus compromisos de sostenibilidad al 2030:  L’Oréal for the Future. Entre estos compromisos se encuentra un objetivo de la hoja de ruta de los plásticos de envases 100% recargables, reciclables, reutilizables o compostables para 2025 y 0% envases basados ​​en fósiles para 2030. Brice Andre, director global de Empaque y Desarrollo Sostenible de la empresa, afirma: “Para lograr los objetivos del programa L'Oréal for the Future en términos de envases sostenibles, la empresa está trabajando con varios socios estratégicos, dándole acceso a las mejores tecnologías".

Debido a que el reciclaje mecánico presenta limitaciones en términos de disponibilidad y calidad de la materia prima, Andre comparte que L’Oréal está buscando tecnologías alternativas para cumplir con sus ambiciosos objetivos de empaque de plástico. En 2019, la compañía anunció un acuerdo con PureCycle Technologies para el uso de su polipropileno reciclado ultrapuro (UPRP), un material producido mediante un proceso de reciclaje químico desarrollado por Procter & Gamble, cuando el material esté disponible a escala comercial. También en 2019, L’Oréal trabajó con el proveedor de envases Albéa para desarrollar un tubo hecho de un material similar al papel, de origen biológico, como alternativa a los tradicionales tubos de plástico para cosméticos.

Y, recientemente, en junio de 2021, la compañía anunció que junto con los socios del consorcio Nestlé Waters, PepsiCo y Suntory Beverage & Food Europe, había producido la primera botella de cosméticos hecha completamente de PET producido a través de la tecnología de reciclaje enzimático de Carbios (ver recuadro que sigue). Sin embargo, para los envases de polietileno de alta densidad, el trabajo de L'Oréal con LanzaTech y Total en forma de una botella de plástico hecha de emisiones de carbono industrial es una primicia mundial.

Un objetivo común de los envases circulares

Para descubrir tecnologías innovadoras que cambian el juego, Andre dice que L’Oréal ha implementado un proceso simplificado. “Nuestros equipos primero llevan a cabo una exploración activa en todo el mundo de tecnologías emergentes nuevas o mejoradas que nos permiten encontrar alternativas a los plásticos vírgenes o reducir su uso”, explica. "Luego, nuestros departamentos de empaque y diseño analizan estas opciones en cuanto a calidad, solidez y experiencia del consumidor".

En LanzaTech y TotalEnergies, L'Oréal encontró socios que compartían el mismo objetivo de desarrollar una economía circular para los plásticos. “Y a través de esta asociación, juntos encontramos un propósito común para reutilizar las emisiones de carbono industrial”, dice Andre.

El proceso de "basura a tesoro" de LanzaTech, descrito como CarbonSmart™, permite capturar los residuos de carbono y convertirlos en nuevos productos mediante el proceso biológico de fermentación de gases. Burton, de LanzaTech, explica: “Si piensas en la fermentación tradicional, usas azúcares y levadura para hacer alcohol. De hecho, hacemos lo mismo, pero en lugar de usar azúcares, tomamos el carbono de desecho en forma gaseosa, como monóxido de carbono o dióxido de carbono, por ejemplo, y luego, en lugar de levadura, tenemos una bacteria inteligente que convierte el carbono en el gas en etanol".

Normalmente, los gases utilizados para el proceso son los que se queman y se emiten como dióxido de carbono, o contaminación, de un proceso industrial. A través de la tecnología CarbonSmart, LanzaTech canaliza ese gas a un reactor especial. “En el reactor, las bacterias están nadando en un medio líquido, y el gas forma burbujas a través del líquido, donde las bacterias pueden comerlo de manera más eficiente y producen etanol como subproducto de su proceso de crecimiento”, dice Burton. “Se lo comen, lo dividen y producen etanol”.

Curiosamente, el proceso CarbonSmart también puede usarse como materia prima desechos y residuos agrícolas o basura doméstica no clasificada y no reciclable que, de otro modo, se depositaría en vertederos o se quemaría para obtener energía. En este escenario, LanzaTech se asocia con una empresa que utiliza la gasificación para convertir los desechos sólidos en una corriente de gas de síntesis, que luego se convertiría en etanol a través del proceso CarbonSmart.

El primer sitio comercial de LanzaTech que captura emisiones industriales, ubicado en China, ha estado en funcionamiento desde 2018. Allí, la compañía está tomando las emisiones de una acería para producir etanol. A principios de 2021, LanzaTech había producido más de 20 millones de galones de etanol, el equivalente a mitigar más de 100.000 toneladas de CO2, a partir de las emisiones de la planta. En abril de 2021, la compañía abrió una segunda instalación en China. Otros proyectos incluyen una planta en Bélgica con ArcelorMittal, la empresa siderúrgica más grande del mundo, y una planta en India que absorberá las emisiones de las refinerías, las cuales están programadas para entrar en funcionamiento en 2022.

L'Oréal ha producido un prototipo de botella de cosméticos que está hecha de un polietileno creado a partir del reciclaje de emisiones de carbono.L'Oréal ha producido un prototipo de botella de cosméticos que está hecha de un polietileno creado a partir del reciclaje de emisiones de carbono.

Otros desarrollos de LanzaTech incluyen la producción de fibras de PET para uso en ropa, con una asociación con Lululemon que fabrica ropa deportiva, y la producción de empaques grado alimenticio con la compañía de bienes de consumo empacados Mibelle Group, una subsidiaria del grupo minorista más grande de Suiza, Migros, que ganó el German Packaging Award 2021 (Premio de Empaques de Alemania 2021) en la categoría de Sostenibilidad.

En el caso de la botella prototipo fabricada para L'Oréal, el etanol se produjo en el primer sitio comercial de LanzaTech en China. El siguiente paso en el proceso fue manejado por TotalEnergies. Utilizando un proceso de deshidratación desarrollado en asociación con IFP Axens, TotalEnergies convirtió el etanol en etileno, y luego lo polimerizó en un material de polietileno que tiene los mismos componentes técnicos que el plástico virgen a base de petróleo.

El hecho de que el material sea químicamente idéntico al HDPE virgen es un requisito esencial para L’Oréal. “Tenemos los mismos requisitos [para el material reciclado] que para el plástico virgen de origen fósil”, dice Andre. "Nuestro objetivo es igualar el nivel exacto de calidad, pureza, apariencia y propiedades mecánicas". Añade que la botella prototipo, fabricada por uno de los proveedores estratégicos de botellas de L'Oréal, confirma plenamente que su material no se puede distinguir del HDPE virgen.

Socios necesarios para la ampliación

Si bien la botella prototipo de L’Oréal fue un gran éxito, los socios deben trabajar mucho para cumplir con el objetivo de comercialización de L’Oréal para el 2024 para su empaque de champú y acondicionador. "Lo que estamos haciendo ahora es trabajar en la ampliación", dice Burton. “Así que tenemos la ampliación del etanol; esa parte está hecha. La siguiente parte es la ampliación de la conversión en etileno y polietileno, y luego la producción de la botella. Lo que también estamos haciendo es buscar más fuentes de etanol disponibles localmente, y nuestra instalación en Bélgica estará en línea en 2022. Eso ayudará a reducir la huella de carbono porque no enviaremos etanol a todo el mundo".

Los socios también están trabajando para involucrar a otras empresas interesadas en utilizar la tecnología. "Cuando se tiene mayores volúmenes para convertir, se vuelve más económico para todos los interesados", agrega Burton.

Andre coincide en que: “como ocurre con la mayoría de las innovaciones, existen riesgos relacionados con la viabilidad, el precio, el tiempo, la escalabilidad y el rendimiento, incluido el rendimiento medioambiental. Más allá de estos aspectos, es clave consolidar las cantidades de producción con más empresas. Cuantas más cantidades haya, más aseguramos las inversiones y la ecuación económica”.

Sin embargo, señala que L'Oréal está trabajando para reclutar a otros socios en la tecnología, no solo para consolidar volúmenes, "sino para compartir esta tecnología innovadora con la industria".

Botella de PET de reciclaje enzimático

En junio, un consorcio de marcas globales formado por L'Oréal, Nestlé Waters, PepsiCo y Suntory Beverage & Food Europe, junto con la empresa de biotecnología ecológica Carbios, anunció que habían producido con éxito las primeras botellas de plástico PET de calidad alimentaria del mundo fabricadas íntegramente a partir de materiales plásticos reciclados enzimáticamente.

Los socios del consorcio Suntory, Néstle Waters, L'Oréal y PepsiCo fabricaron cada uno una botella con material Carbios para sus marcas (de izquierda a derecha) Orangina, Perrier, Biotherm y Pepsi Max, respectivamente.Los socios del consorcio Suntory, Néstle Waters, L'Oréal y PepsiCo fabricaron cada uno una botella con material Carbios para sus marcas (de izquierda a derecha) Orangina, Perrier, Biotherm y Pepsi Max, respectivamente.Cada empresa pudo fabricar botellas de muestra para algunos de sus productos líderes. L'Oréal produjo un envase para su marca de cuidado de la piel Biotherm. Su objetivo, dice, es poner en producción las botellas rPET Biotherm basadas en esta innovación disruptiva en 2025.

El objetivo de L'Oréal es poner en producción, en 2025, botellas rPET Biotherm basadas en la tecnología de reciclaje de Carbios.El objetivo de L'Oréal es poner en producción, en 2025, botellas rPET Biotherm basadas en la tecnología de reciclaje de Carbios.Jacques Playe, director de Desarrollo y Empaques de L'Oréal, dijo en el momento del anuncio: “Hemos estado trabajando con Carbios desde 2017 para desarrollar esta primera botella hecha de PET derivado de la tecnología de reciclaje enzimático, una alternativa al reciclaje mecánico. Nos complace anunciar hoy la viabilidad de estas botellas en una fase piloto y estamos encantados de estar en condiciones de crear el envase del futuro con nuestros socios. Se trata de una innovación prometedora para los próximos años que demuestra nuestro compromiso de llevar al mercado envases más respetuosos con el medio ambiente y que forma parte de una iniciativa de circularidad iniciada hace más de 15 años”.


   Lea este artículo acerca de nuevo empaque para café con 30% de PP reciclado químicamente.


Carbios Enzyme Explainer Infograhpic 1 V02 618998753f108 (1)Según Carbios, el desarrollo fue la culminación de casi 10 años de investigación y desarrollo para crear un nuevo proceso para sobrecargar una enzima que se encuentra naturalmente en los montones de compost, y que normalmente rompe las membranas de las hojas de las plantas muertas. Al adaptar esta enzima, Carbios dice que ha perfeccionado la tecnología y ha optimizado la enzima para descomponer cualquier tipo de plástico PET, incluido el transparente, de color, opaco y multicapa, en sus componentes básicos, que luego se pueden convertir en similares al plástico nuevo de calidad virgen.

Carbios agrega que el proceso también se puede lograr a altas velocidades, descomponiendo el 97% del plástico en solo 16 horas, lo que dice que es 10.000 veces más eficiente que cualquier prueba de reciclaje de plástico biológico hasta la fecha. También agrega que el reciclaje enzimático supera el problema de la degradación del reciclaje convencional. Y, dado que el proceso funciona en condiciones suaves, también podría reducir la huella de carbono del tratamiento de residuos de PET al ahorrar un 30% de las emisiones de CO2 en comparación con una combinación convencional de incineración y vertedero al final de su vida útil, teniendo en cuenta la sustitución de la producción de PET virgen.

En septiembre, Carbios inició la construcción de una planta de demostración. Está previsto el lanzamiento de una instalación industrial de 40.000 toneladas de capacidad para 2025.

Más en Sustentabilidad