Fundación Ellen MacArthur define cinco objetivos universales de la economía circular

La Fundación Ellen MacArthur definió y publicó esta semana 5 políticas que alinean trabajo de empresas y gobiernos para alcanzar objetivos comunes de eliminar residuos y polución, mantener productos y materiales en uso y regenerar los sistemas naturales.

Upg Social Assets Es Website News Item 649 X 389

El lanzamiento oficial de los Objetivos universales para políticas de economía circular (2021), que tendrá lugar el próximo 2 de febrero durante el evento en línea The Circular Economy Show , se hace en un momento especial como el que se vive globalmente en la actualidad, en el que la transición hacia la economía circular cobra una especial relevancia. “Ahora es el momento de canalizar la energía detrás de la recuperación post COVID-19, hacia la creación de una economía que, en términos de diseño, sea resistente, inclusiva y regenerativa”, se afirma en el documento de la Fundación Ellen MacArthur.

Más que la simple idea de mejorar la gestión de los residuos y efectuar un mejor reciclaje, el concepto amplio de la economía circular, que se aplica a lo largo de todos los sectores y contextos, se orienta a mejorar el bienestar de los ciudadanos y del entorno, ayuda a los gobiernos a lograr recuperaciones económicas más saludables, y reduce el costo de la transición de las empresas.

“La naturaleza sistémica de la transición a la economía natural puede desencadenar una serie de beneficios económicos, ambientales y sociales y es una gran oportunidad de crecimiento que puede contribuir a enfrentar los múltiples desafíos globales”, se lee en el documento Objetivos universales para políticas de economía circular (2021) que la Fundación Ellen MacArthur acaba de publicar esta semana.

El documento señala cómo en la búsqueda de caminos que conduzcan a la recuperación frente a la crisis del COVID-19, las metas globales definidas pueden también brindar soluciones a problemas como el cambio climático, la polución y la pérdida de biodiversidad, y a estimular en el camino el desarrollo económico. Frente al cambio climático, en particular, se afirma en la nueva publicación de la EMF que mediante la eficiencia energética y el uso de energía renovable se logra que las emisiones de gases de efecto invernadero correspondan a un 55% del total. “El 45% restante es resultado directo de la manera en que hacemos uso de los productos y los alimentos, y puede reducirse de manera significativa mediante estrategias circulares”.

En cuanto a la polución y la pérdida de biodiversidad, el documento señala cómo la economía circular juega un papel crítico en su adecuada gestión, abordando a la vez los impactos de la extracción y el procesamiento de recursos, que en la actualidad imponen una gran presión sobre el agua y son responsables del 90% de la pérdida de diversidad biológica.

El camino hacia las metas

Uno de los propósitos principales que la definición de las normas busca alcanzar, es crear una alineación y promover la colaboración entre las organizaciones y los gobiernos para escalar el modelo de la economía circular a través de políticas integrales.  “La inserción del modelo de economía circular a lo largo de todas las industrias requiere de marcos de política de gran alcance, dado que los compromisos voluntarios de los líderes de la industria no serán suficientes para alcanzar las dimensiones necesarias”, se afirma en la presentación de los objetivos globales.

Para ejemplificar la afirmación anterior, se señala el caso de los empaques plásticos y de la iniciativa del Compromiso Global de la Nueva Economía del Plástico, firmada por más de 500 empresas y entidades de gobierno que representan cerca del 20% del mercado global. Para escalar y extender la transición a través el resto de la industria, explica el reciente documento de la Fundación Ellen MacArthur, los diseñadores de las políticas tienen un papel fundamental que adelantar, eliminando por ejemplo los artículos plásticos innecesarios y problemáticos, estimulando la innovación, facilitando los sistemas de recolección para el reciclaje, e incentivando el uso aumentado de materiales reciclados.

Los objetivos sugeridos se ofrecen como un esquema interconectado que dé lugar a un cambio sistémico en los modelos de producción y consumo, y con ellos se hace un llamado a las empresas y encargados de las políticas de todos los niveles para trabajar en conjunto y aplicarlas como la base para una transición de la sociedad hacia la economía circular. Su formulación comprende además medidas específicas para su cumplimiento.

Objetivo 1: Estimular el diseño para una economía circular: Permitir que todos los productos desde los bienes de consumo rápido hasta los activos a largo plazose diseñen, accedan y utilicen de forma que se eliminen los residuos y la contaminación, y se consiga una circulación eficaz y económicamente atractiva de productos y materiales en el mercado. Estimular el diseño y la producción de alimentos y materiales renovables de manera que contribuyan a aumentar el rendimiento de las energías invertidas, reducir el impacto climático y fomentar la regeneración de los sistemas naturales.

Para cumplir con este objetivo, la Fundación Ellen MacArthur sugiere, entre otros mecanismos, el desarrollo de políticas de productos y empaques durables y con diseños de alta calidad, con el establecimiento de penalidades por obsolescencia planeada o prematura; incentivos al reacondicionamiento y la renovación, y el reuso de materiales.

Objetivo 2: Gestionar recursos para preservar el valor

Promover el desarrollo de modelos de negocio y sistemas de gestión de recursos que mantengan los productos y materiales en la economía en su mayor valor posible, facilitado por los principios y enfoques de diseño establecidos en el Objetivo 1.

Las medidas recomendadas para alcanzar esta meta comprenden desde la creación de políticas de impuestos y de compras que promuevan la reparación, el uso compartido, la reventa y la remanufactura; la creación y armonización de políticas de selección que propicien la retención de materiales de alto valor. Así mismo, se propone el desarrollo de mercados de materiales secundarios y subproductos; la implementación de políticas de planeación que mejoren el flujo y uso de materiales; el fortalecimiento de políticas de responsabilidad extendida del productor (REP), y de esquemas de retorno para crear nuevas oportunidades de reuso y reciclaje; y la desincentivación de los sistemas de vertederos y de incineración.

Objetivo 3: Crear las condiciones económicas favorables para la transición

Crear incentivos económicos y establecer requisitos regulatorios que permitan que las soluciones de la economía circular se conviertan en la norma, en lugar de la excepción, generando así beneficios a gran escala.

Entre las estrategias contempladas para lograr este objetivo se destacan subvenciones, incentivos fiscales y arancelarios, adaptación de los derechos de propiedad intelectual, incorporación de la economía circular en las políticas comerciales, y el uso de la contratación pública para el desarrollo de nuevos mercados.

Objetivo 4: Invertir en innovación, infraestructura y habilidades

Invertir dinero público y estimular la inversión del sector privado en: desarrollar las habilidades necesarias para crear oportunidades de economía circular y garantizar una transición inclusiva; apoyar la innovación; y desarrollar la infraestructura necesaria para escalar la transición.

La provisión de fondos de investigación interdisciplinarios y la financiación de riesgo en la fase inicial de los proyectos, además de la incorporación de la economía circular en los planes de los estudios escolares, hacen parte de los mecanismos que se han trazado para lograr el objetivo cuatro, complementados con el desarrollo de programas de formación y aprendizaje y la promoción de aptitudes a través de ayudas internacionales.

Objetivo 5: Colaborar para el cambio del sistema

Fomentar la colaboración público-privada ágil en todas las cadenas de valor para eliminar barreras, desarrollar nuevas políticas y alinear las existentes; trabajar en todos los departamentos gubernamentales, a nivel nacional e internacional para construir el alineamiento de políticas y cambios duraderos; y medir el progreso hacia la incorporación de un enfoque de economía circular en todas las industrias.

Para el quinto y último objetivo, el documento presentado el 28 de enero de 2021, sugiere promover la creación y adopción de mecanismos de trabajo inclusivos y ágiles entre distintas cadenas de valor, que den lugar a un aumento de la capacidad público-privada. Adicionalmente, se señala como un mecanismo esencial para el propósito del objetivo la integración de los principios de la economía circular en las políticas nacionales e internacionales y desarrollar e implementar campañas de sensibilización.        

Fuente: Ellen MacArthur Foundation - Objetivos universales para políticas de economía circular, 2021. 


Más en Sustentabilidad