Colombia estrena código unificado de colores para la separación de residuos

A partir del 1 de enero de 2021 empezó a regir una resolución del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible que define colores particulares para la separación de residuos en todo el territorio nacional.

Foto Colores Basura

El fomento de la cultura del reciclaje en los hogares colombianos es el objetivo principal de la resolución que la autoridad ambiental colombiana expidió. Luego de pruebas y experiencias en varias ciudades del país, se empezó a aplicar desde el 1 de enero del 2021 el uso de colores blanco, negro y verde en las bolsas utilizadas en los hogares y empresas del país.

La recolección y el uso de los residuos sólidos será en adelante más eficiente como producto de la nueva medida adoptada y se espera que se incrementen además de manera importante los volúmenes de materiales recuperados.

En el comunicado del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Colombia se señala que la disposición se enmarca dentro de una Estrategia Nacional de Economía Circular que busca llevar de la teoría a la práctica las iniciativas sustentables.

El presidente colombiano Iván Duque había afirmado previamente que esta estrategia debe involucrar “a todos los sectores productivos para lograr, desde el punto de vista operacional, producir conservando y conservar produciendo”.

El camino recorrido

La medida adoptada por el Gobierno colombiano tiene sus antecedentes en decisiones previas que definieron en 2017 el uso de bolsas de colores verde, azul y gris para la disposición de los residuos ordinarios que pueden reciclarse, como es el caso de papeles y cartones, plásticos, vidrios y metales. Esta regulación permitió una disminución cercana al 50 por ciento en el uso de bolsas plásticas en los hogares colombianos.

En 2018, las autoridades del país ahondaron sus esfuerzos de avanzar en la implementación de un modelo de economía circular y crecimiento verde y reglamentaron el manejo de los residuos de empaques. Adicionalmente, se definió un Plan de Gestión que buscaba fomentar el ecodiseño como una medida de impulso del aprovechamiento de empaques a través de la disposición de residuos limpios.

Por último, el Ministerio expidió el código definitivo de los colores blanco, negro y verde, que empezará a aplicarse en aquellos municipios que estén implementando ya un proyecto de aprovechamiento de residuos sólidos.

Educación para la implementación

La expedición de la resolución del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible se acompañará de campañas pedagógicas y educativas adelantadas por las autoridades municipales y los prestadores de los servicios de aseo.

Con la orientación ofrecida para los hogares, las empresas y las instituciones se busca potenciar el aprovechamiento de los residuos sólidos generados y consolidar una cultura de reducción, reciclaje y reutilización.

Uno de los aspectos sobre los que se hará énfasis será en la necesidad de disponer los materiales sin rastros de suciedad, para permitir una recuperación más eficiente. En las bolsas blancas, los materiales aprovechables como plásticos, vidrios, metales y papel y cartón deben disponerse limpios, sin residuos de producto, secos y sin grasas ni sustancias líquidas.

En las negras, residuos no aprovechables como papel higiénico y servilletas usadas, papeles y cartones contaminados con basura, papeles metalizados y restos de alimentos cocidos, lo mismo que residuos de protección ante el coronavirus como tapabocas y guantes. En las bolsas verdes irán los residuos orgánicos aprovechables, como desechos de alimentos sin cocinar y agrícolas, que podrán reutilizarse como abono o en la preparación de compost.

El cumplimiento de las nuevas disposiciones sobre gestión de residuos sólidos será obligatorio y se establecen en la norma sanciones monetarias para quienes no separen adecuadamente ni depositen sus residuos sólidos en los lugares destinados.

La resolución expedida establece también un formato único para la Presentación del Programa de Uso Racional de Bolsas Plásticas, que regula la manera como los distribuidores de bolsas plásticas colombianos deben entregar su información a las autoridades.

Con el uso de este formato, los datos de almacenes de cadena, grandes superficies comerciales y supermercados, entre otros distribuidores, podrán ser fácilmente consolidados y analizados por las autoridades ambientales del país.

Los distribuidores que no están obligados a presentar el Programa de Uso Racional de Bolsas Plásticas deberán informar en adelante la cantidad de bolsas vendidas en los puntos de pago y realizar el cálculo del porcentaje anual de reducción de bolsas vendidas.

Más en Sustentabilidad