Industria mexicana presenta balance luego de primer año de Acuerdo Nacional para la Nueva Economía del Plástico

Catorce instituciones participantes en el Acuerdo presentaron al Senado mexicano las acciones emprendidas por 74 grandes empresas del país para revalorizar, rediseñar, reducir, reciclar o reutilizar envases plásticos.

Grafico1
Fuente: Comisión de Estudios del Sector Privado para el Desarrollo Sustentable (CESPEDES)

Productores líderes de los sectores químico, plástico, de alimentos y bebidas, artículos de cuidado personal y del hogar y tiendas de autoservicio elaboraron y acaban de presentar al Senado de México un completo primer informe que detalla los compromisos y mecanismos que han venido implementando desde la firma del Acuerdo Nacional para la Nueva Economía del Plástico, con el que se busca contribuir de manera decisiva al cumplimiento de las metas que el país se ha fijado en cuanto al uso de plástico y el avance hacia la economía circular.

El informe registra con precisión el uso de los distintos materiales plásticos por parte de las empresas productoras de los sectores mencionados (ver gráfica 1), señalando los porcentajes utilizados por las empresas que reportan y explicando los mecanismos que se han adoptado para avanzar en el cumplimiento de los propósitos establecidos en el Acuerdo.

Gráfica 1.Gráfica 1.Fuente: Comisión de Estudios del Sector Privado para el Desarrollo Sustentable (CESPEDES)

El primero de estos mecanismos descrito en el informe es el aprovechamiento, que señala cómo la promoción y el fortalecimiento de los principios de la economía circular, tales como la separación en la fuente, la valorización, la minimización, el reciclaje o la reutilización, en conjunto con programas educativos, permitirán un manejo adecuado de los residuos plásticos. En el documento se reitera el compromiso de las empresas con la implementación de tecnologías para la innovación y se informa que el 71% de los envases y empaques son ya reutilizables, reciclables, compostables o aprovechables.

En el segundo mecanismo, el acopio, se expresa la necesidad de adecuar el marco regulatorio de los residuos a la nueva realidad, priorizando su valorización por encima de la restricción, una estrategia que se asocia de manera estrecha con el acopio previo a su reconversión en materia prima. Se destaca en esta sección como en estos momentos el 45% de las empresas que participaron en el informe cuentan o se encuentran afiliadas a un plan de manejo posconsumo, en especial para materiales como polietileno tereftalato (PET), polipropileno (PP), polietileno de alta densidad (PEAD) polietileno de baja densidad (PEBD), poliestireno extendido (EPS), aluminio y cartón.

El contenido de material reciclado posconsumo es el tercer mecanismo reportado en el informe y hace énfasis en la necesidad de generar un mercado y una demanda que promuevan su comercialización. Se señala así mismo que el Acuerdo Nacional para la Nueva Economía del Plástico en México establece metas de incorporación de material reciclado en los envases y empaques, que para el año 2025 deberán ascender a un 20% y a un 30% para 2030.  Actualmente, el 68% de las empresas líderes participantes incluyen este tipo de material en sus envases y un 32% se encuentra en proceso de hacerlo, lo que representa un cumplimiento del 10% frente a las metas del 20% que deben cumplirse en los próximos cinco años (ver gráfica).

Gráficas 2 y 3.Gráficas 2 y 3.Fuente: Comisión de Estudios del Sector Privado para el Desarrollo Sustentable (CESPEDES)

El cuarto mecanismo reportado comprende las acciones para eliminar los plásticos innecesarios, enfocadas en el reconocimiento por parte de la industria de la necesidad de suprimir aquellos plásticos de uso innecesario en los empaques y productos. Entre las acciones reportadas para cumplir este propósito se destacan el rediseño y el reciclaje, la reducción del material utilizado, y la adopción de medidas de sustitución, que se acompañan de otras acciones y decisiones que se muestran en la gráfica 3.

Finalmente, se trata en el informe el tema de los microplásticos, que despierta preocupación por su potencial impacto sobre los ecosistemas marinos y que las empresas participantes en el acuerdo han decidido erradicar mediante la modificación voluntaria de los materiales, componentes y procesos, a pesar del incremento que estas acciones representan sobre sus costos de producción. En los datos reportados se informa que las empresas participantes en el Informe han suprimido por completo los microplásticos que se añadían intencionalmente para exfoliar, pulir o limpiar.

En las conclusiones del Primer Informe del Acuerdo Nacional para la Nueva Economía del Plástico en México se informa también que el documento establece una línea base para el avance de la industria en el cumplimiento de los propósitos y metas acordados, y se reafirma el compromiso que mantienen las empresas en la conformación de un modelo de economía circular construido con la participación conjunta de la industria, la sociedad y el gobierno.

Para lograr este compromiso, se lee en el documento, se requiere de acciones de consumo responsable por parte de los ciudadanos y la adopción de prácticas adecuadas de separación. Igualmente se propone la posibilidad de crear incentivos a las empresas y a los consumidores para colaborar en el cumplimiento de las metas del Acuerdo, y se señala la necesidad de que las políticas públicas incentiven los modelos circulares y el cuidado del medio ambiente, sin centrar las medidas exclusivamente en la prohibición del uso de materiales.

Un reconocimiento de las dificultades que deben superarse para cumplir lo establecido en el Acuerdo cierra el Informe presentado por los productores mexicanos, cuando se afirma: “existen muchos retos que como industria debemos enfrentar, pero reiteramos nuestro compromiso en implementar acciones amigables con el medio ambiente”.

>>> Lea más al respecto:

Acuerdo nacional en México para una nueva economía del plástico        

Más en Sustentabilidad