Nestlé acelera acciones para enfrentar el desperdicio de los plásticos

Una acción colectiva, en la que participen la empresa, los consumidores y los socios, ha anunciado esta semana Nestlé para enfrentar la polución con plásticos que se vive hoy en el mundo.

Con un enfoque integral, la multinacional de alimentos busca el cumplimiento de sus metas ambientales para el año 2025.
Con un enfoque integral, la multinacional de alimentos busca el cumplimiento de sus metas ambientales para el año 2025.

Con un enfoque integral, la multinacional de alimentos busca el cumplimiento de sus metas ambientales para el año 2025. Para cumplimiento de este objetivo, Nestlé anunció tres estrategias tangibles orientadas al liderazgo en el empleo de materiales alternativos; el avance hacia un futuro libre de residuos; y la promoción de un cambio en el comportamiento de todos los actores a lo largo de la cadena de suministro.

”Estamos comprometidos con la identificación de alternativas viables al reciclaje, pues sabemos que este solamente no es suficiente para enfrentar con éxito la crisis de los residuos plásticos”, señaló durante el anuncio Mark Schneider, presidente de la compañía. “Necesitamos ir más allá y estamos decididos a considerar todas las opciones para resolver este complejo desafío”.

Para la primera de las estrategias presentadas, Nestlé anunció el pasado mes de diciembre la creación de su Instituto de Ciencias del Empaque, donde se evaluarán y desarrollarán en conjunto con socios industriales diferentes materiales de empaque. Esta determinación permitirá que en el quinquenio comprendido entre 2020 y 2025, la empresa remplace en todo el mundo la totalidad de los plásticos utilizados en sus empaques que hoy no son reciclables. Algunas medidas que se han emprendido ya comprenden la supresión de los popotes/cañas/pajas/pitillos plásticos de todos sus productos, el uso de empaques de papel en algunas referencias, un mayor uso de PET reciclado en las botellas, y el desarrollo de un envase biodegradable en los mares para los productos de su división de aguas embotelladas.

Para el objetivo de alcanzar un futuro libre de residuos, la contribución de Nestlé se orienta a frenar la llegada de los plásticos de sus productos al medio ambiente, y estará enfocada a enfrentar el riesgo particular que el manejo inadecuado de los empaques representa para Indonesia y otros países del Sudeste Asiático. En respuesta a este desafío, Nestlé se ha asociado con Project STOP, una iniciativa que busca el apoyo de las ciudades y autoridades de la región para crear sistemas de gestión de residuos sostenibles y circulares, y que generen el mayor valor posible de los residuos recolectados a partir de iniciativas locales y el trabajo de recuperadores informales en las áreas costeras.

La transformación del comportamiento de los participantes en la cadena de valor es el tercer eje sobre el que Nestlé fundamenta la gestión de sus propósitos sostenibles, con la implementación de medidas que comienzan al interior mismo de la empresa. En las 4.200 instalaciones de Nestlé en el mundo, se suprimirán los artículos de plástico de un solo uso que no puedan reciclarse, que serán remplazados por materiales reciclables o reutilizables. Los materiales reciclables, a su vez, contarán con los medios adecuados para su recolección. Los trabajadores en estas instalaciones dedicarán días de trabajo voluntario a la remoción de residuos durante el Día Mundial del Océano que se celebrará el 8 de junio de este año, y en la sede central de la compañía en Suiza, los empleados y directivos participarán en el mes de mayo en tareas de limpieza de las playas del lago Ginebra.

Más en Sustentabilidad