Industria brasilera de empaques flexibles crece en producción y consumo per cápita

El impacto del COVID-19 no impidió que la industria de empaques plásticos flexibles en Brasil registrara el año pasado un alto índice de crecimiento (5,4%) en el volumen de su producción.

Abief 1
Maxiquim

El sector mostró positivos resultados en áreas como la producción, el consumo per cápita y las utilidades, de acuerdo con estudio adelantado por la firma consultora Maxiquim. Los impactos del COVID-19 sobre la salud y la economía de los brasileros no impidieron que la industria de empaques plásticos flexibles registrara en 2020 un alto índice de crecimiento frente a 2019 (5,4%) en el volumen de su producción, tal como lo concluye un estudio contratado por la Asociación Brasilera de la Industria de Empaques Flexibles ABIEF.

La producción durante el año pasado ascendió a 2.088 millones de toneladas, y las utilidades tuvieron un sorprendente crecimiento del 30 %, para alcanzar los 27.700 millones de reales. Así mismo, el consumo per cápita paso de 9,1 kilogramos por habitante en 2019 a 9,7 kilogramos en 2020.

Las cifras reflejan un dinámico comportamiento de distintos sectores de la industria que empacan sus productos con materiales plásticos flexibles, como los de alimentos, bebidas, artículos para el cuidado personal y del hogar, cosméticos y medicinas, principalmente, que han tenido durante estos meses de limitaciones impuestas por la pandemia un abastecimiento continuo y eficiente de los materiales de empaque necesarios para sus productos.

El estudio revela que la evolución de la producción y el consumo de empaques flexibles fue continua a lo largo año, con un desempeño mejorado en el segundo semestre, y presenta de manera segregada la demanda realizada por las distintas industrias. En el año, el sector de alimentos consumió 826.000 toneladas de los empaques flexibles producidos, seguido por el de aplicaciones industriales con 371.000 toneladas, el de artículos desechables con 239.000 toneladas, bebidas con 200.000 toneladas, productos agrícolas con 172.000 toneladas, artículos de higiene personal con 101.000 toneladas, productos para el hogar con 101.000 toneladas, alimentos para mascotas 45.000 toneladas, y el resto de los 2,9 millones del total utilizados en otras aplicaciones generales.

“Sin duda alguna nuestra industria tuvo un desempeño por encima del promedio de otros sectores productivos”; señaló Rogério Mani, presidente de ABIEF, y destacó la rápida respuesta de las empresas productoras de empaques flexibles para evitar que estos sectores estratégicos sufrieran un desabastecimiento en medio de la pandemia. El único aspecto en el que la industria brasilera registró un indicador negativo fue en el de su balanza comercial que, a diferencia de años anteriores, tuvo un retroceso del 42%, debido al crecimiento del 8% en las importaciones y a la caída de un 18% de las exportaciones.

Liderazgo de los empaques multicapa y el polietileno

Otra de las conclusiones del estudio realizado por Maxiquim para ABIEF es la de la prevalencia en el uso de empaques multicapa, que en 2020 se tradujo en el consumo de 693.000 toneladas, seguido por los empaques monocapa con 602.000 toneladas, los contraíbles con 279.000 toneladas, las bolsas con 238.000 toneladas, los estirables con 216.000 toneladas y otras aplicaciones con las restantes 60.000 toneladas.

En lo que respecta al uso de materiales, el polietileno en sus versiones de baja densidad y lineal de baja densidad fue el más utilizado en 2020, con un total en conjunto de 1.535.000 toneladas. El polipropileno fue el segundo material preferido y se destinaron 324.000 toneladas en el año para la producción de empaques flexibles, seguido por el polietileno de alta densidad, del cual se consumieron 229.000 toneladas.

Abief Asociacion Brasilera Envases Flexibles Logo GEn general, fue un año muy positivo para la industria brasilera de empaques flexibles, que vio además crecer su participación de 28% en 2019 a 31% en 2020 en el total nacional de plásticos procesados, que en Brasil ascendió el año pasado a 6.781 millones de toneladas. En la presentación de los resultados del estudio, Rogério Mani resaltó el desempeño de la industria y señaló a la vez los retos esperados en el futuro próximo. "Estas cifras demuestran que la industria de los empaques de plástico flexible se comporta bien incluso en momentos críticos, como fue 2020. Pero existen serias preocupaciones sobre 2021. El sector teme no poder sortear una posible falta de materias primas, y sobre todo nuestra industria ya no puede absorber las alzas en el precio de las resinas termoplásticas”. De allí que el principal consejo que el presidente de ABIEF les brinda a los afiliados a la Asociación sea tener precaución y evaluar de manera permanente las condiciones y el entorno económico e industrial. “Hay que pensar, como una cadena, en la que la acción de uno de los eslabones puede tener una influencia significativa en el rendimiento de los demás. Tenemos que actuar juntos y encontrar soluciones para mantener nuestra industria activa y satisfacer las demandas de la sociedad y de los distintos mercados", señaló el directivo gremial en el informe de ABIEF sobre el desempeño del sector en 2020.

Más en Inteligencia de Negocios