Serie de webinars de EXPO PACK 2020: Oportunidades para innovar en empaques en la “nueva normalidad”

Empaques antipatógenos, formatos disruptivos en estructura y diseño gráfico para responder al crecimiento del e-commerce en A. Latina a raíz de la pandemia, nuevas aproximaciones en sustentabilidad entre los posibles cambios que visualizan los panelistas.

Portada Covid1

Cinco lúcidas miradas al empaque y su futuro en América Latina. Expertos del mundo del empaque y de la cadena de abastecimiento ofrecieron un análisis multisectorial de los impactos del COVID-19 en la industria latinoamericana, en webinar organizado por EXPO PACK y Mundo PMMI al que asistieron 280 profesionales de toda la región.

Desde cada uno de sus espacios de trabajo en distintas ciudades de Latinoamérica, cinco representantes de compañías multinacionales top dueñas de marca compartieron en el webinar Impactos y lecciones del COVID-19 en la industria latinoamericana de empaque sus visiones sobre los retos que sus empresas han afrontado en estos tiempos desafiantes, y las estrategias diseñadas e implementadas para hacerles frente.

La presencia en el panel de representantes de sectores esenciales en estos momentos de crisis, como los de alimentos y bebidas, de cuidado personal y para el hogar, y farmacéutico y de dispositivos médicos, permitió trazar un panorama incluyente de las medidas que están implementando en esta coyuntura y del papel que los empaques están jugando para el bienestar y la salud de la sociedad.

Además de analizar los factores que inciden en la producción y la comercialización de sus productos, los participantes en el webinar intentaron mirar en la bola de cristal y pronosticar el futuro de los empaques después de la pandemia. Cambios en la aproximación en las políticas de sustentabilidad y Economía Circular en empaques de las firmas dueñas de marca, uso más intensivo de canales poco explorados de ventas, y consumidores con una nueva conciencia fueron algunas de las predicciones que aportaron los panelistas durante el webinar.

Una de las panelistas fue María Paula Ruiz –ingeniera industrial con 20 años de experiencia en el diseño de empaques y en el análisis de la relación entre estos y los productos y las tecnologías de llenado, a cargo de la gerencia de Investigación y Desarrollo, Mejoramiento y Servicios de la multilatina fabricante de alimentos y bebidas y productos de cuidado personal Quala Nova —por obvias razones un sector con volúmenes masivos de ventas de sus productos empacados.  Para Ruiz los impactos de la pandemia sobre los empaques comprenderán distintas áreas. En primer lugar, la de costos, que las empresas deberán abordar a través de ahorros, mejoramientos, reducciones en el calibre de los materiales y aligeramientos en el peso. También se impactarán los canales tradicionales de ventas.

María Paula Ruiz, Directora de I&D en empaque, mejoramiento y servicios de QUALA NOVA.María Paula Ruiz, Directora de I&D en empaque, mejoramiento y servicios de QUALA NOVA.“Las opciones digitales serán la nueva normalidad y se acelerará este proceso que se venía gestando lentamente, pero que los consumidores están obligados a usar hoy de forma masiva. Ante este escenario, nos veremos en la necesidad de pensar en nuevos empaques, con propiedades y funcionalidades adecuadas a esta cadena de ventas”, señaló Ruiz.

Adicionalmente, Ruiz resaltó la necesidad de un nuevo manejo del componente gráfico de los empaques presentados digitalmente. “En el comercio electrónico la dimensión de los empaques se reduce al verse en una pantalla y esto implica modificar las imágenes, conservando su capacidad de ser reconocibles por su forma y color, y guardando la capacidad de transmitir las diferencias entre las variedades de los productos”.

Pero los empaques no solo utilizarán menos materias primas, serán más livianos, usarán menor cantidad de plástico e insumos más amigables y serán más sostenibles; también deberán responder a una nueva “mentalidad poscrisis”, como definió el escenario futuro Andrea García, directora de empaque de Unilever, en su intervención al final del panel.

Esta nueva concepción de los empaques estará sustentada en una conciencia clara sobre la necesidad de contrarrestar el riesgo que imponen los patógenos y de contar con empaques que respondan a las exigencias de bioseguridad. “Para los empaques activos, que tanto se mencionan, pero que no han tenido tanto impulso aún en la región, empieza a abrirse un espacio muy grande en los mercados y en los equipos de innovación y desarrollo de empaques al interior de las empresas. Las compañías tendrán que invertir en investigación y desarrollo, pues estos empaques antipatógenos tendrán en el futuro próximo muy buena acogida”, predijo soportado en su larga experiencia el panelista Daniel Castrillón, Subject Matter Expert en Packaging para Baxter Colombia.  Castrillón cuenta con una experiencia de más de 20 años en las áreas de manufactura y en proyectos relacionados con empaques, en Colombia y América Latina.

Daniel Castrillón, Subject Matter Expert en Packaging, Baxter, ColombiaDaniel Castrillón, Subject Matter Expert en Packaging, Baxter, Colombia“La sostenibilidad en los empaques llegó para quedarse; el reciclaje se mantendrá con la misma energía y velocidad, y las nuevas condiciones impuestas por la pandemia le brindarán una nueva perspectiva: ahora no se trata solo de transformar la presencia del empaque sino también de aumentar su capacidad de protección y seguridad”, concluyó María Paula Ruiz como respuesta a una pregunta del público asistente al webinar sobre los nuevos escenarios probables para la industria en América Latina.

Desafíos en la cadena de suministro…aprietan pero no ahorcan

A raíz de las dificultades que las empresas productoras de bienes de consumo empacado están sintiendo con el suministro de sus materias primas e ingredientes, el desabastecimiento de materiales de empaque es para varias de ellas un desafío mayor que deben enfrentar en sus operaciones diarias.

“Contar con varios proveedores homologados, con la particularidad de que estén ubicados en la misma región geográfica, e implementar medidas en la distribución como la del remplazo de la carga con cuadrillas por uso del paletizado, para poder cumplir con las normas de distanciamiento y seguridad que rigen ahora, han sido dos lecciones que nos deja esta pandemia”, señaló María Paula Ruiz.

En empresas como Unilever, con operaciones en varios países de la región, las reglamentaciones particulares impuestas por los gobiernos determinaron las acciones emprendidas para hacer frente a las disrupciones en la cadena de suministro. Por su trabajo en un sector esencial para la sociedad, las restricciones no han sido tan rigurosas para Unilever, sin embargo, la crisis del COVID-19 ha dejado para la compañía lecciones muy importantes. “Una de las acciones que iniciamos fue la simplificación del portafolio de productos, para concentrarnos en aquellos artículos más relevantes para el consumidor”, señaló Gustav Schindler, director de Procurement de Unilever para Middle Americas, con 28 años de experiencia en la industria. “A esto se suma la cobertura más amplia de inventarios de materiales y de productos terminados, y el cuidado de la salud financiera de nuestros proveedores y contratistas, discutiendo caso a caso sus necesidades”, añadió Schindler.

Gustav Schindler, Director de Procurement de Unilever para Middle Americas.Gustav Schindler, Director de Procurement de Unilever para Middle Americas.Las empresas que producen suministros y materiales médicos, que en este momento son vitales, han creado medidas de mitigación de los riesgos que las blindan frente a eventos como el de la pandemia actual. “En Baxter, la entrega de los productos y la disponibilidad de las materias primas siempre deben estar garantizadas en nuestra industria. Esto lo logramos globalmente con la disponibilidad de distintos proveedores, locales e internacionales, todos probados con análisis de fallos y de riesgos frente a despachos y calidad”, dijo durante el panel Daniel Castrillón, de la multinacional Baxter. “Una de nuestras políticas ha sido la de mantener activos a todos nuestros proveedores con órdenes de compra regulares, teniéndolos presentes, no solo en las bases de datos”, explicó Castrillón.

También con operaciones en distintas regiones y países, Avon aborda los retos a la cadena de suministro respondiendo a las distintas necesidades que se presentan en cada país. “Las disrupciones que enfrentamos hoy son distintas en cada lugar en el que operamos, para cada línea de productos, e incluso entre regiones de un mismo país”, explicó Jorge Hernán Cano, gerente de Abastecimiento de Avon para la región Andina, quien ha trabajado durante la mayor parte de su vida profesional en el área de la cadena de abastecimiento. “En líneas de productos esenciales hemos vivido menos dificultades, trabajando con una relativa normalidad. Las diferencias también se han visto en los distintos canales de ventas, pero en todos los casos hemos advertido que las cadenas de abastecimiento se tienen que adaptar a la nueva realidad que estamos viviendo, y en esta adaptación tienen que estar por encima de todo la seguridad y la vida de las personas que trabajan en la compañía, de los consumidores y de los proveedores, cumpliendo a cabalidad los protocolos que las garanticen”. Resaltando un concepto compartido por otros panelistas sobre la importancia del abastecimiento cercano, Cano señaló que “en un mundo tan globalizado, dejar de lado el abastecimiento local no es la mejor decisión; no haber contado desde antes con esta opción se tradujo en mayores dificultades en la capacidad de reacción que pudimos haber tenido”.

La paradoja del acceso remoto: Más lejos pero más cerca

Realidad virtual y aumentada, tecnologías de asistencia remota por ejemplo para la puesta en marcha de equipos y maquinaria, o para las pruebas de aceptación de máquinas (FAT), y comercio electrónico son alternativas que han demostrado su capacidad y su potencial en estos momentos de aislamiento y un tema sobre el que los participantes en el webinar de EXPO PACK expusieron sus experiencias.

Aunque las posibilidades que brindan los medios digitales en las labores administrativas han respaldado el trabajo durante el periodo de aislamiento y distanciamiento social, en las tareas operativas su impacto ha sido más limitado. En las instalaciones de Baxter, por ejemplo, se han aplicado medidas de seguridad que permiten la continuidad de las operaciones, reforzando, además, los altos estándares de higiene que son comunes en las operaciones de fabricación de elementos médicos. “En la empresa se hicieron acondicionamientos logísticos, como separadores acrílicos, por ejemplo, para asegurar que se mantuvieran las distancias recomendadas y garantizar la seguridad de los trabajadores”, dijo Daniel Castrillón durante el panel. El trabajo remoto en la empresa se ha promovido con reuniones donde se resuelven inquietudes y se comparten mejores prácticas para el adecuado desarrollo del trabajo. “A pesar de que llevamos varios años implementando el trabajo desde los hogares, por lo intempestivo de la crisis muchas personas tuvieron que experimentar el teletrabajo de un día para otro, sin un proceso gradual de adaptación”.

Otro campo de aplicación de las tecnologías digitales para la continuidad de las operaciones de las empresas es la comercialización. En modelos de ventas en los que la presencia y la relación directa con el comprador son elementos fundamentales, las opciones telefónicas ha mostrado algunas limitaciones. Por eso, “en un escenario de distanciamiento social hay que buscar alternativas creativas para generar esos contactos”, afirmó en su intervención Jorge Hernán Cano.

En el uso de los medios digitales para el respaldo de las operaciones administrativas, operativas y comerciales de Avon se ha hecho un énfasis muy especial en la protección de la información de la empresa, que bajo una gestión menos centralizada impone controles y manejos especiales. Uno de los retos identificado por la empresa es la implementación del teletrabajo sin afectar la productividad en términos de eficiencia y de costos. “Los nuevos protocolos han impactado la operación, lo que obliga a generar procesos más eficientes, mediante la automatización remota, que permitan mitigar de alguna manera los costos”, concluyó el gerente de Abastecimiento de Avon.

Gerente de Procurement para AVON, Área AndinaGerente de Procurement para AVON, Área AndinaEn el área administrativa es donde las empresas han visto los mayores beneficios de las tecnologías digitales. “En este campo los cambios han sido muy grandes; hoy, las comunicaciones se facilitan mucho y la conectividad posibilita el teletrabajo, aunque cuando se combinan las reuniones presenciales con las remotas, las cosas son un poco más complejas”, destacó María Paula Ruiz, enfatizando, además, en la necesidad de integrar en las comunicaciones los componentes de la cultura de interacción y organizacional de las empresas, en caso de que se tuviera que adoptar el modelo remoto como regla general.

Oscar Silva, Gerente de Procurement en UNILEVER Middle AmericasOscar Silva, Gerente de Procurement en UNILEVER Middle AmericasEn el caso de Unilever, una experiencia de casi una década en la aplicación del teletrabajo ha demostrado sus beneficios en un momento como el que se vive hoy. “En todos los países donde operamos usamos regularmente esta modalidad de trabajo, y a partir de mediados de marzo todo el equipo administrativo comenzó a laborar desde los hogares”, dijo Oscar Silva, gerente de compras para la región Andina y Centroamérica, que comprende los mercados de nueve países latinoamericanos. Ante la realidad del COVID-19, Unilever hizo algunos ajustes en el modelo del trabajo remoto, “simplificando las tareas, enfocándose en los temas críticos que requerían acciones rápidas, y promoviendo entre nuestros empleados reuniones virtuales de ‘distensión’, en las que interactúan en un ambiente cordial y personal”.

Preparándonos para un escenario económico incierto

La situación de la economía después de la pandemia es quizá el factor que más incertidumbre crea en estos momentos entre las empresas productoras de bienes de consumo empacados de América Latina. ¿Cómo se afectará la capacidad de compra de los consumidores? ¿Cuánto tiempo tardarán los canales de venta en volver a la normalidad? ¿Qué nuevos hábitos de compra y de consumo surgirán? ¿Hacia dónde deberán las empresas enfocar sus proyectos de inversión en tecnología?

Ante cualquier escenario futuro, se imponen como exigencias para las firmas fabricantes de bienes de consumo empacados la necesidad de adaptar su producción y su oferta a los requerimientos de los mercados. “No sabemos cuándo se regresará a la normalidad; pero en cuanto a los empaques, será necesario entregar a los clientes productos que garanticen calidad y desempeño”, dijo en su intervención Gustav Schindler, y “en ese escenario, la optimización de los costos va ser un elemento crítico; será necesario encontrar la manera de ofrecer mejor valor al consumidor”.

Esa capacidad de atender las exigencias de los clientes y las nuevas condiciones del mercado demandan de las empresas versatilidad para responder a cambios imprevistos. “Una lección clara es la necesidad de considerar la flexibilidad al momento de hacer inversiones en bienes de capital; adquirir máquinas que puedan ser más flexibles y hacer varias cosas; en caso de que una se encuentre detenida porque no está elaborando un producto, debe poder destinarse a fabricar otro”, señaló María Paula Ruiz, destacando, además, la oportunidad que se abre para atender a un público que, aunque con ingresos disminuidos, busca en las compras una recompensa, algo que lo anime en alguna medida frente a la situación que atravesamos.

Para Jorge Hernán Cano, el hecho incontrovertible de que nos encontramos ante una economía impactada obligará a las empresas a adaptarse a las nuevas tendencias del mercado. “La incertidumbre dificulta pronosticar cómo será la demanda futura; siempre ha sido difícil ser asertivos en este tema, y con la nueva dinámica, lo es aún más”, afirmó en su intervención. “Mientras tanto, las decisiones de inversión quedarán en espera hasta saber con mayor certeza cómo se comportará la demanda y habrá que determinar si dichas decisiones se deben orientar a otras líneas o áreas”.

Corren vientos de cambio en América Latina para la industria del empaque en la post-pandemia, un sector que continuará avanzando para reforzar su papel esencial en el bienestar general, con una posición firme de responsabilidad social y ambiental.        

Más en Inteligencia de Negocios