Se detiene en México norma sobre etiquetado frontal de alimentos y bebidas no alcohólicas

Una acción interpuesta por la Confederación Nacional de Cámaras Industriales (CONCAMIN) suspendió el avance de la norma, que entra ahora en proceso de revisión y reformulación.

Photo 1556767576 5ec41e3239ea
Foro por Franki Chamaki en Unsplash

Aduciendo dudas razonables sobre la transparencia y la legalidad del proceso mediante el cual se discutió y aprobó la norma NOM-051, los empresarios reunidos en CONCAMIN recusaron la medida que obligaba a los productores de alimentos y bebidas no alcohólicas a incluir en sus empaques información clara y visible sobre la presencia de calorías, grasas saturadas, azúcares y sodio en cantidades que podrían comprometer la salud de los consumidores.

Desde el momento de la aprobación de la norma sobre etiquetado frontal, los empresarios habían manifestado su inconformidad porque en la promulgación de los nuevos lineamientos no se habían tomado en consideración la evidencia científica, los estudios, ni los compromisos internacionales. “Es fundamental que todas las políticas públicas se desarrollen de manera legítima en estricto apego a los principios de transparencia e inclusión… Creemos que la norma aprobada, no permitiría a los consumidores tener la información adecuada para tomar las mejores decisiones para su alimentación”, se señala en el comunicado conjunto por CONCAMIN y  por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) anunciando la determinación adoptada del Juzgado Séptimo de Distrito en Materia Administrativa el pasado 26 de febrero.

Loe empresarios reunidos en las dos entidades consideran que la suspensión a que obliga la disposición legal servirá para continuar un diálogo más abierto y participativo en el que las autoridades, los  expertos y la sociedad en su conjunto participen en la construcción de una nueva norma de etiquetado que favorezca a los consumidores y les garantice la veracidad de la información nutricional, para que tomen decisiones informadas que se traduzcan en mejores hábitos alimentación y en el aseguramiento de sus condiciones de salud.

En el comunicado emitido por CONCAMIN y el CCE se reitera el compromiso del sector empresarial con un etiquetado que cumpla con la necesidad de advertir con veracidad sobre los contenidos de calorías, grasas saturadas, azúcares y sodio; informe sobre sus contenidos específicos; incentive la reformulación y la reducción del tamaño de las porciones; se base en evidencia científica; y sea consistente con los marcos jurídicos nacional e internacional.

Fuentes: Confederación Nacional de Cámaras Industriales (CONCAMIN) y el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Más en Inteligencia de Negocios