Productos farmacéuticos: Lo malo, lo bueno y lo feo

Aunque las confusiones en el etiquetado y en el llenado llevan a retiros de productos del mercado, el empaque merece crédito por mejorar los resultados de los pacientes.

Aunque los errores en el etiquetado y el llenado llevan a retiros, el envase merece el crédito por el mejoramiento de los resultados con los pacientes.
Aunque los errores en el etiquetado y el llenado llevan a retiros, el envase merece el crédito por el mejoramiento de los resultados con los pacientes.

A pesar de que los errores en etiquetado y  llenado terminan en retiros de las medicinas, el envase debe tener crédito por los resultados con los pacientes.

Durante el mes de agosto pasado, una variedad amplia de productos, desde medicamentos homeopáticos y un microestent hasta geles orales para bebés y analgésicos para niños, fueron identificados en la lista en línea de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de retiros voluntarios, remociones de productos del mercado y alertas de seguridad.

La FDA señaló una confusión en el etiquetado en el caso de las tabletas de hidroclorotiazida de Accord Healthcare utilizadas para tratar la presión arterial alta y las enfermedades cardíacas. En el caso del Advil pediátrico de Pfizer se citaron marcas de medición incorrectas. Como hemos señalado anteriormente, agosto (el 27 en particular) no fue precisamente un mes de buenas noticias para los productos farmacéuticos.

El último día de agosto, un lote de tabletas montelukast sódico de Camber Pharmaceuticals fue retirado voluntariamente porque sus frascos sellados estaban etiquetados como tales, pero en cambio contenían un medicamento diferente: comprimidos de potasio Losartán.

En el momento del anuncio, la FDA dijo que Camber Pharmaceuticals no había recibido informes de eventos adversos asociados con el retiro del mercado, pero la agencia hizo notar lo siguiente: "Esta confusión de tabletas puede presentar un riesgo de seguridad ya que tomar Losartán cuando no se prescribe tiene el potencial de causar disfunción renal, niveles elevados de potasio y presión arterial baja. Este riesgo es especialmente alto para las mujeres embarazadas que toman el medicamento para la alergia y el asma montelukast porque el Losartán, que está indicado para tratar la presión arterial alta, podría lesionar o matar al feto". Esas son las malas noticias.

Las buenas noticias son: La agencia mostró una lista de 244 medicamentos aprobados durante agosto, con el "etiquetado" señalado como la clasificación de presentación principal. En junio, la FDA aprobó Epidiolex, el primer medicamento que contiene cannabidiol (CBD). El organismo también sigue trabajando para abordar las cuestiones relacionadas con el uso indebido de opioides. El progreso en estos frentes ejemplifica las buenas noticias en la industria farmacéutica.

También es una buena noticia que los profesionales médicos tengan un número cada vez mayor de productos farmacéuticos y biológicos nuevos y en desarrollo con los cuales tratar a los pacientes. Sin embargo, esos avances nos llevan a algunas noticias feas: El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció a finales de agosto una acusación de 43 cargos en la corte federal de Cleveland acusando a "dos ciudadanos chinos de operar una conspiración que fabricaba y enviaba análogos mortales del fentanilo y 250 otras drogas a por lo menos 25 países y 37 estados". La acusación también sostiene que las drogas vendidas por el grupo condujeron directamente a las sobredosis mortales de dos personas en Akron, Ohio".

Dentro de la acusación, el Departamento de Justicia se refirió a la organización de tráfico de drogas de Zheng (Zheng DTO), señalando que "Zheng DTO usó co-conspiradores en otros países, incluido Estados Unidos, para recibir, reempacar y redistribuir los cargamentos de droga, ocultando de esta manera su origen chino".

En el titular del boletín electrónico del 5 de septiembre "Weekly News" de la Asociación para la Seguridad de las Medicinas (The Partnership for Safe Medicines), que encabeza un reportaje sobre ese tema se leía: "Los falsificadores extranjeros se jactan diciendo que: Podemos hacer medicamentos falsos contra el cáncer". El sitio web de The Partnership for Safe Medicines está repleto de noticias sobre medicamentos falsificados, un flagelo que parece ir escalando junto con el creciente valor financiero de las terapias avanzadas.

Esto nos lleva de vuelta al "círculo completo" de las buenas noticias sobre los envases farmacéuticos, pues los proveedores desarrollan continuamente tecnologías y materiales para combatir las cada vez más sofisticadas operaciones de falsificación a nivel mundial. Por ejemplo, el BitSecure Mobile de Schreiner MediPharm, que se acaba de anunciar el 5 de septiembre, es una función de seguridad para la detección digital de falsificaciones (que se muestra en la foto adjunta) cuyo objetivo es ayudar a combatir el comercio ilegal de medicamentos adulterados.

Schreiner MediPharm lanzó BitSecure Mobile, una solución digital de detección de la falsificación.Schreiner MediPharm lanzó BitSecure Mobile, una solución digital de detección de la falsificación.

Los informes negativos tienden a captar la atención de los medios de comunicación, lo que a su vez atrae la atención de los consumidores y pacientes. Tal vez pueda hacerse una analogía que simule el espíritu de una nueva temporada de fútbol entre la industria farmacéutica y los jugadores en la línea ofensiva de otro equipo. Por lo general, solo los errores ocasionales del jugador que corre por línea son los que se gritan y hacen evidentes. La gran mayoría de las veces, sin embargo, su trabajo ayuda a avanzar al equipo. Para los pacientes, el progreso de la comunidad farmacéutica y el papel que desempeña el empaque en él son excelentes noticias.

Más en Empaque