Avances tecnológicos para el distanciamiento social

A medida que se les permita a más fabricantes reanudar la producción en medio de la pandemia de COVID-19, tener a sus trabajadores distanciados será clave para mantenerlos saludables. Aquí algunas innovaciones para ayudar a lograrlo.

El Kinexon SafeTag portable le advierte al usuario, de forma audible y visual, cuando la distancia física con otro empleado se ha visto comprometida.
El Kinexon SafeTag portable le advierte al usuario, de forma audible y visual, cuando la distancia física con otro empleado se ha visto comprometida.
Industrias Kinexon

A medida que los países se vuelven a abrir en distintos grados y tratan de volver a la normalidad, más fábricas están trayendo de vuelta a sus trabajadores. Los expertos en salud han argumentado que las precauciones deben continuar, de lo contrario, corremos el riesgo de que los casos de coronavirus aumenten nuevamente. Sin pruebas generalizadas en los países, los fabricantes se apoyan en gran medida a sus propios dispositivos para garantizar la seguridad de sus empleados a medida que vuelven a funcionar.

Afortunadamente, no faltan ideas innovadoras. Varias compañías han estado desarrollando nuevas tecnologías para ayudar, y también enfatizando cómo las viejas tecnologías podrían adaptarse a la nueva realidad. El distanciamiento social podría estar con nosotros durante mucho tiempo. La distancia entre dos personas, así como la duración de su proximidad, influyen significativamente en el riesgo de infección. Pero, ¿cuál es la mejor manera de asegurarse de que los trabajadores de la fábrica mantengan una distancia física entre ellos?

Siemens considera que los sistemas de localización en tiempo real (RTLS, por su sigla en inglés) son una tecnología útil para mantener una cierta distancia entre los empleados, y también una que será de beneficio a largo plazo una vez que el distanciamiento social ya no sea un requisito.

RTLS es similar a la tecnología de radiofrecuencia (RFID, por su sigla en inglés) pero usa etiquetas activas, lo que significa que tienen una fuente de energía incluida que les permite transmitir señales por sí mismas. La señal del transmisor se mueve hacia al menos tres antenas llamadas puertas de entrada. Dependiendo de cuánto tiempo tarda la señal en llegar a las antenas, la triangulación permite que la tecnología descubra dónde está el dispositivo.

RFID, por otro lado, usa etiquetas pasivas. Tiene que moverse cerca de una antena RFID, dentro de un par de pulgadas, por lo general, para obtener información de la etiqueta. La RFID se usa mejor cuando se sabe dónde está algo, pero no se sabe qué es, explica Jeff Snyder, gerente de producto para identificación industrial en Siemens Industry. Por ejemplo: "Usted tiene una materia prima que acaba de ser entregada a una máquina de procesamiento, y desea asegurarse de que sea el material correcto antes de introducirlo en el proceso", explicó. "RFID puede verificar que es el material correcto".

RTLS es más adecuado cuando sabes lo que estás buscando, pero no sabes dónde está, señala Snyder. Tal vez esté haciendo aspas de turbina en una instalación grande, donde viajan de una estación de CNC a otra. Una forma de rastrear esas aspas a medida que avanzan en el proceso es con RTLS.

"Una gran ventaja de RTLS es que su resolución de ubicación se reduce a un pie", dijo Snyder. "Si tiene productos urgentes, también puede ayudarlo a comprender dónde están los retrasos".

RTLS puede rastrear una carretilla elevadora con mucha precisión, por ejemplo, permitiéndole optimizar rutas para ese montacargas. Con RTLS, puede identificar dónde está una palet en todo momento. "¿Qué pasa si ponemos etiquetas RTLS en las personas para controlar su movimiento?" se pregunta Snyder. "Eso suena como un distanciamiento social".

El distanciamiento social, por supuesto, ocupa un lugar destacado en la lista de lo que las fábricas tendrán que mantener si van a tener seguros a sus empleados. "Tienen que descubrir cómo solucionar los problemas de distanciamiento social", dice Snyder. "Parte de eso es saber dónde se llevarán a cabo".

Hay varias preguntas que deben responderse en el camino: ¿Cómo monitoreamos las interacciones? ¿Fue un encuentro rápido en el pasillo o se detuvieron y charlaron durante 15 minutos? ¿Tengo operaciones que inherentemente acercan demasiado a las personas? ¿Cómo puedo hacer cambios y tener alguna idea de que son buenos cambios?

Siemens aboga por que los empleados usen transpondedores RTLS —en sus chalecos de seguridad, por ejemplo— para ayudar a responder estas y otras preguntas. "Habrá concentraciones de la violación del distanciamiento social. Tal vez hay un pasillo que causa problemas. Tal vez haya una persona que está tratando de establecer la liga de bolos para la próxima temporada", dice Snyder. “Hay cosas que pueden abordarse rápida y fácilmente a través del análisis de puntos críticos. Los cambios que los clientes pueden hacer una vez que tienen datos procesables serán bastante simples en muchos casos ".

Los transpondedores permitirán determinar las distancias hasta a un pie, asegurando que los empleados mantengan distancias sociales seguras. Las etiquetas se pueden configurar para iniciar un temporizador cuando los empleados se acerquen a 6 pies entre sí, y una compañía puede decidir cuánto tiempo dura ese temporizador antes de llamarlo una falta al protocolo.

El software de monitoreo RTLS también crea un historial de movimientos de los empleados, por lo que puede usarse para el rastreo de contactos si un empleado se enferma. "Puedes ver todas las violaciones de distancias que tuvo esa identificación de etiqueta", dice Snyder.

La información de ubicación de RTLS también permite que los movimientos de los empleados sean analizados y optimizados, incluso en los cambios de turno, donde las transiciones podrían necesitar ser optimizadas.

En última instancia, es una inversión inteligente, sostiene Snyder, porque una vez que la pandemia haya pasado, la tecnología ya estará en funcionamiento para una amplia variedad de otros usos en toda la instalación. "Una vez que realice esta inversión en el hardware RTLS, puede usarlo para otras cosas", dice. "No es un uso único.

Advertencias de pulsera

Otro jugador en la localización en tiempo real también aboga por la tecnología para las medidas de distanciamiento social. En este caso, el proveedor alemán Kinexon Industries ha desarrollado Kinexon SafeZone, el elemento central es una pulsera que advierte activamente al usuario tan pronto como la distancia física mínima a otra persona se ve comprometida. Es un sistema industrial a gran escala que no requiere infraestructura. El software opcional también ayuda a las empresas a rastrear cadenas de infección y a tomar medidas estratégicas.

SafeZone viene en dos versiones. Una versión básica para la advertencia en tiempo real consiste en Kinexon SafeTag, un dispositivo portátil con un sensor ultra preciso que advierte al usuario, de forma audible y visual, cuando la distancia física se ha visto comprometida y la duración del contacto excede un tiempo específico. Utiliza tecnología de banda ultra ancha (UWB).

La versión extendida para el seguimiento compatible con la protección de datos permite el almacenamiento de datos relevantes relacionados con eventos críticos de contacto, lo que permite el análisis. Los posibles casos de infección se pueden identificar rápidamente utilizando las ID de sensor relevantes.

"Queremos ayudarles a los clientes a asegurar trabajos y proteger la salud de sus empleados", dice Alexander Hüttenbrink, cofundador y director gerente de Kinexon. "En lugar de cuarentenas estrictas, lo que en última instancia significa puntos muertos en la empresa, habilitamos estrategias de prevención al mantener distancias mínimas y rastrear con precisión las cadenas de infección".

Códigos de barras portátiles

Manteniéndose en la línea de los dispositivos portátiles, ProGlove ha actualizado su familia Mark de escáneres de códigos de barras portátiles y la aplicación ProGlove Connect para Androide para permitir la detección de proximidad para los trabajadores de las líneas de producción.

"Nuestros clientes clave están compartiendo con nosotros los desafíos que enfrentan al repensar y modificar para reiniciar las operaciones", dice Andreas Koenig, CEO de ProGlove. “Enfrentamos desafíos similares cuando revisamos nuestros propios procesos para seguridad y eficiencia. Es nuestra tendencia natural, como humanos, querer volver a hacer las cosas como las hacíamos antes. Sin embargo, no es posible. El distanciamiento social adecuado ahora es clave para un regreso exitoso al trabajo”.

La nueva aplicación ProGlove Connect Proximity proporciona una capa adicional de comentarios en un dispositivo Android solo o cuando se combina con un escáner de código de barras ProGlove Mark que descansa en la mano del empleado. Los trabajadores que se acercan entre sí son alertados a través de sonidos de audio, luz LED óptica y señales de vibración háptica. Esto es importante en un entorno de taller ocupado o ruidoso donde una alerta de Androide sola en un bolsillo podría pasarse por alto fácilmente.

“Probamos esta actualización internamente y funciona de maravilla. Ahora lo estamos implementando en nuestra propia línea de montaje ", señala Konstantin Brunnbauer, vicepresidente de producción de ProGlove. “Para mi equipo, es fácil querer volver a caer en viejos patrones de trabajar juntos. Pero con este recordatorio adicional, podemos mantener una distancia segura”.

Más en Sensores