La avanzada de los bioplásticos y su presente y futuro en empaques sostenibles

Aunque los niveles de producción de bioplásticos hoy no son suficientes para desplazar de su liderazgo a los plásticos de origen no renovable, sí se ve una tendencia global hacia la aplicación de biomateriales en empaques que avanza a un ritmo importante.


Puntos clave:  

  • De acuerdo con European Bioplastics y el Nova Institut, la producción mundial de bioplásticos pasará de 2,4 millones de toneladas en 2021 a 7,5 millones en 2026. Su principal uso se dedica a la producción de empaques, 48% del total del mercado en 2021.
  • Un proyecto de investigación muy importante denominado PRESERVE, que nació en Europa en enero de 2021, tiene como objetivo reducir el uso de materiales vírgenes de origen fósil y reemplazarlos en los empaques para alimentos por plásticos y cartón biobasados.
  • Como parte de la meta para el año 2030 de eliminar el plástico virgen basado en petróleo de su cadena de suministro global del PET, Suntory dio a conocer la creación del prototipo de botella hecha completamente a partir de materiales de base vegetal para su popular bebida Orangina en Europa, y para su agua mineral Tennensui.

Contenido relacionado con este episodio:


   Lea la transcripción abajo:

¡Hola! Bienvenidos a una nueva edición de Cinco Minutos con Mundo PMMI.

Hoy comenzaré planteando un interrogante que cruza la mente de muchos profesionales de nuestra industria por estos días y es: ¿Cómo los bioplásticos podrían llegar a dominar en un mediano plazo el mercado de los empaques?

Aunque los niveles de producción de los bioplásticos en la actualidad no son suficientes para desplazar de su liderazgo a los plásticos de origen no renovable, sí se ve claramente una tendencia global hacia la aplicación de biomateriales en nuestra industria, y una tendencia que avanza a un ritmo importante.

Estadísticas recientes de algunas de las autoridades mundiales más importantes en este campo, como European Bioplastics en cooperación con el Nova Institut en Alemania, indican cómo en los próximos 5 años la producción de los bioplásticos en el mundo tendrá una tasa de crecimiento del 200%.

En menos de una década, la producción de bioplásticos dará un salto triple alcanzando por primera vez una participación de 2% en el mercado global de producción de plásticos. 

¿Parece una cifra pequeña?  Sí, pero como indica European Bioplastics, cuando se considera que la producción mundial de bioplásticos pasará de 2,4 millones de toneladas en 2021 a 7,5 millones en 2026, y que su principal uso se dedica justamente a la producción de empaques (es decir 48% del total del mercado global de producción de plásticos en 2021), se comienza a ver el panorama con otros ojos.

Y no son casos aislados los que mueven la rueda de los bioplásticos y sus aplicaciones en empaques en el mundo. Un proyecto de investigación muy importante conocido como PRESERVE –que nació en Europa en enero de 2021—, tiene como objetivo justamente reducir el uso de materiales vírgenes de origen fósil y reemplazarlos en los empaques para alimentos mediante la utilización de plásticos y cartón biobasados. PRESERVE tiene el ambicioso propósito de reemplazar en hasta 60% los materiales que actualmente se utilizan en este mercado por materiales de base biológica.

Este Consorcio PRESERVE, formado por 26 entidades socias de 10 países, promete muy positivos resultados en este propósito de desarrollar empaques de base biológica, mejorando aquellas propiedades de barrera que limitan actualmente su aplicación; limitaciones relacionadas –por ejemplo—con las propiedades de adhesión, de laminación o de recubrimiento.

El proyecto, que recibe fondos del programa de innovación e investigación de la Unión Europea, Horizon 2020, avanza muy rápidamente, y uno de sus principales logros ha sido la definición de especificaciones para diez aplicaciones de empaques biobasados de uso común en los mercados.

Los participantes del Consorcio PRESERVE trabajan, por ejemplo, en el desarrollo de recubrimientos y adhesivos base biológica para obtener mejores propiedades en los empaques, y en el suprarreciclaje (upcycling en inglés) de materiales y mezclas, mediante tratamientos de radiación en casos como el del ácido poliláctico (PLA), el polietileno tereftalato (PET) y el polietileno lineal de baja densidad (PELBD).

La hoja de ruta completa de PRESERVE contempla además programas de biodegradación, compostabilidad y reciclaje de materiales.

El coordinador del proyecto, el Dr. Aldo Ramírez, informó recientemente sobre el avance de las actividades de PRESERVE, resumiéndolas como muy positivas e informando que en los próximos meses se anunciarán resultados. Los mantendremos informados al respecto.

Y esta cruzada por la implementación y uso de los bioplásticos se extiende por todo el mundo. En Suecia, la compañía UniCup Scandinavia AB obtuvo recientemente un premio del concurso mundial WorldStar 2021 de la World Packaging Organization en la categoría “Materiales y Componentes", por su tapa llamada Liplid®. Esta es una tapa producida completamente a partir de fibra de celulosa de abetos y pinos, por tanto es completamente reciclable y biodegradable en ambientes marinos y en la tierra. Liplid® contribuye a resolver un problema medioambiental mayor si observamos cómo miles de estas tapas terminan desechadas en la naturaleza.

Esta es una solución bastante funcional ya que la tapa se ajusta perfectamente dentro del envase para que el usuario beba desde el borde de la taza --en vez de beber desde la tapa-- evitando así derrames o quemaduras con las bebidas calientes.  Liplid® destaca como una alternativa funcional y sostenible frente a las tapas de plástico de origen fósil para envases de bebidas que hoy dominan el mercado.

Y un anuncio del 3 de diciembre pasado por parte del Grupo Suntory despertó grandes expectativas justamente sobre el uso de bioplásticos en empaques. Como parte de la meta para el año 2030 de eliminar el plástico virgen basado en petróleo de su cadena de suministro global del PET, Suntory dio a conocer la creación del prototipo de botella hecha completamente a partir de materiales de base vegetal para su popular bebida Orangina en Europa; y para su agua mineral Tennensui, una de las más vendidas en Japón.

De acuerdo con Suntory este prototipo de botella se fabrica mediante una tecnología llamada Bio-TCat 8 de la compañía estadounidense Anellotech, para producir un polímero grado p-Xileno 100% biobasado.

Las dos empresas –Suntory y Anellotech— explican cómo este PET biobasado se produce con 2 materias primas: 70% de ácido tereftálico (PTA), y 30% de monoetilenglicol (MEG). Esta nueva tecnología consiste en un p-Xileno basado en plantas derivado de residuos de madera que ha sido convertido en ácido tereftálico, y un monoetilenglicol pre-existente, también basado en plantas, y hecho de la melaza que Suntory había estado usando para su marca Tennensui en Japón, desde hace ya 8 años.

Podemos decir, entonces, que es bastante prometedor el panorama global para los bioplásticos en su potencial de convertirse en una alternativa frente los materiales producidos a partir de recursos fósiles para los empaques.   Y tener una aproximación de ciclo de vida con biomateriales innovadores parece ser un camino esencial para descubrir nuevas posibilidades en empaques plásticos.

Es todo por hora. Hasta un próximo episodio de 5 Minutos con Mundo PMMI.